El Secreto de sus Ojos

Quien escribe estas líneas suele reservar la página de crítica al mejor estreno de la semana. Según este criterio, hay por lo menos tres películas por delante de “El Secreto de sus Ojos” aguardando ser comentadas.

Por Diario La Primera | 01 oct 2010 |    
El Secreto de sus Ojos
Tras una larga espera, la obra cumbre de Juan José Campanella llega a la cartelera peruana. ¿Pero es tan buena como cuentan?

Más datos

CALIFICACIÓN: ★★★

“El Secreto de sus Ojos” le trajo a Argentina su segundo Oscar a la Mejor Película Extranjera –“La Historia Oficial” lo hizo antes en 1987- y es el segundo filme más taquillero en la historia de su país, solo superada por “Nazareno Cruz y el Lobo” (1975).

Sin embargo, estoy haciendo una excepción debido al enorme prestigio del que goza la flamante ganadora del Oscar a la Mejor Película Extranjera. Soy consciente de que mi opinión es minoritaria y, de que a pesar de las objeciones que le ponga, el filme de Juan José Campanella seguramente será recordado como un clásico del cine latinoamericano y mundial. Felizmente no todos pensamos igual, por eso escribir en contra de una obra intocable constituye todo un reto.

Pensé que “El Secreto de sus Ojos” me iba caer más simpática, pese a que nunca me ha gustado Campanella como director. Los lectores que sienten cariño por “El Hijo de la Novia” (2001) o por “Luna de Avellaneda” (2004) pueden desconfiar de mis palabras. Pero en fin, todos me hablaban de un Campanella más clásico y sugerente, un narrador de esos que ya no se encuentran en Hollywood, casi un David Lean o un Carol Reed. También llegó a mis oídos de que Campanella se había transformado en un virtuoso de la imagen, un técnico consumado capaz de dejarnos con la boca abierta ante un plano secuencia, un maestro que domina a su antojo el tiempo y el espacio cinematográfico.

Todo eso era falso. Campanella no ha evolucionado un ápice como realizador, sigue siendo el mismo blandengue; lo que ha mejorado, considerablemente, es el presupuesto de sus películas; ahora sí está en condiciones de demostrarnos lo bueno que es como productor. Se explica que la industria de cine gaucha quiera levantarle un monumento a este hombre: ningún otro compatriota suyo es capaz de obtener resultados tan vistosos, porque encima de trabajar con un presupuesto generoso, Campanella hace parecer a sus producciones aún más fastuosas de lo que en realidad son. Sospecho que si viera “El Secreto de sus Ojos” en idioma extranjero, sin subtítulos en español, mi impresión sería favorable, ya que las imágenes son seductoras, pero la situación cambia cuando debes asociar cada fotograma con un argumento verosímil y con personajes consistentes.

¿Por qué me aburrió tanto “El Secreto de sus Ojos”? La pregunta es de vida o muerte ya que ninguna película que incluya decorados y vestuarios de época, efectos especiales, persecuciones e interrogatorios, despedidas en estaciones de trenes, kilos de látex sobre los rostros de los actores, Ricardo Darín descorazonado y Guillermo Francella con peluca… ninguna obra que posea estos ingredientes tiene excusas para ser aburrida.

El problema es que, desde los primeros minutos, el director quiere hacer una obra maestra recurriendo a los lugares más comunes. A estas alturas, trazar una narración fragmentada no tiene nada de extraordinario, pero Campanella parece deslumbrado con su hallazgo, una y otra vez nos presenta escenas explicativas para que no nos perdamos en su “laberinto” de imágenes y sensaciones. Sospecho que la idea era contraponer la sensibilidad del argentino promedio (encarnado por Darín) con la oscuridad de su historia republicana (nuevamente los años 70), valiéndose para ello de una historia sentimental de amor no confesado, pero también de una intriga criminal al mejor estilo de “Los Ángeles al Desnudo” o “Río Místico”. Pero la mezcla de géneros es fatal cuando no hay una visión personal que la sustente. El resultado es una larga sucesión de diálogos pedantes, de citas culturales que me tienen sin cuidado, de chistes ingeniosos que no tienen cabida en un drama que se pretende misterioso y complejo. ¿Pero qué se puede esperar cuando el héroe es un boy scout del Poder Judicial? ¡Andá Campanella!

Claudio Cordero

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.