El cuervo: Guía para un asesino

Edgar Allan Poe no tiene la culpa de las adaptaciones cinematográficas de sus obras. Sin embargo sus historias han alimentado el imaginario visual acerca del cine de terror y el reguero de sangre que usualmente se pinta en las pantallas.

| 27 julio 2012 12:07 AM | Cine | 2.2k Lecturas
El cuervo: Guía para un asesino

Más datos

FICHA TÉCNICA

Título Original: The raven
Género: Suspenso
Director: James McTeigue
Protagonistas: JohnCusack, Luke Evans, AliceEve, Brendan Gleeson, Oliver Jackson- Cohen, Kevin R. McNally.

2277

La versión de James Mcteigue, a pesar de su esfuerzo, no convence. La trama puede ser atractiva: un admirador obsesionado de las obras de Poe se convierte en un asesino en serie por lo que un policía de Baltimore involucra al mismísimo escritor para tratar de encontrar al asesino auscultando la mente del asesino. Entonces la ficción de los cuentos se entrelaza con la realidad ya que el asesino reproduce al milímetro las obras macabras del escritor para planificar y realizar sus asesinatos.



Pero James Mcteigue, no es Jonathan Demme en “El silencio de los inocentes” (1991) ni Paul Verhoeven de “Instinto Básico”(1992), cuyos argumentos se asemejanm muy de lejos. El resultado es un film pobre y lleno de lugares comunes, inclusive en el tratamiento de la luz. La luz sirve para crear atmósferas dramáticas no para dejar al espectador a oscuras tratando de adivinar qué se mueve entre las sombras y la bruma en el Baltimore de finales del siglo XIX.

La tenue luz apenas deja ver la sangre de utilería ni los cadáveres con cortes de cuello o seccionados por el péndulo en dos mitades.

John Cusack interpreta a un Poe pasmado antes que al Poe sufriente por los recuerdos y el alcohol. Está decorando la historia al igual que una imprenta o un bosque nuboso. Roger Corman habría hecho maravillas son estos elementos.

El suspenso se diluye a medida que avanza el relato. El corte veloz de los planos, como para acelerar la acción no funciona para despertar a un espectadpr cansado y con el cuello adolorido. Pero aún así, entretiene pero no asusta.


Por: Ronald Portocarrero

Loading...


En este artículo: | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD