El Código del Miedo

Boaz Yakin es un cineasta neoyorkino de origen judío que debutó a mediados de los noventa con un film interesante como “Fresh”(1994) sobre la historia de un niño de 12 años que trafica con drogas y que le deparó la atención de la crítica. Sin embargo, abrirse camino en la industria del cine norteamericano debe ser muy difícil y es necesario dirigir nuevas películas para mantenerse vigente. Ya no interesa la crítica sino la taquilla.

| 20 julio 2012 12:07 AM | Cine | 3.3k Lecturas
El Código del Miedo

Más datos

Ficha Técnica:

Título original: Safe
Género: Acción / Thriller
Clasificación: Apta para todo el público
Director:  Boaz Yakin
Duración: 94 minutos
Actores: Jason Statham, James Hong, Chris Sarandon
3387

Así acaba trabajando con Jason Statham, el nuevo Van Dame del cine clase B. El resultado es un film entretenido para espectadores sin exigencias de ningún tipo.

De todos modos hay un discurso oscuro y violento que trata de emular en alguna medida a “El Profesional”, la película de Luc Besson con Jean Reno y la niña Natalie Portaman, pero sin llegar a su altura.

Luke Wright es un ex agente al que llaman “el basurero” que se dedica a pelear a puños para sobrevivir. Pero matan a su esposa por ajuste de cuentas y entra en un derrotero que casi lo lleva al suicidio de no ser por una niña china secuestrada por la mafia china que le devuelve la esperanza de pelear por alguien – sin saber por qué – y aparecen los esbirros de la mafia rusa y la mafia de policías corruptos de Nueva York entrecruzando disparos y cadáveres por la tenencia de la niña genio que guarda en su memoria un código secreto, que es el botín que se disputan todos.

Disparos a todo dar en las noches oscuras, persecución en automóviles veloces por las calles, bares clandestinos, mujeres que traicionan por dinero, policías que se venden a uno y otro lado – a ver quien da más-, ritmo vertiginoso, dinero, sangre a media luz, etc. etc. hasta el hartazgo.

Imagino que la gente acudirá a la salas a recibir su dosis de adrenalina ficticia, mientras se come una hamburguesa llena de grasa. Y los 27 millones de dólares que costó este mamarracho serán recuperados rápidamente: el cine y la comida chatarra siempre producen dividendos, aunque pueda sobrevenir un infarto anunciado.


Por Ronald Portocarrero

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD