El cine chileno mira al Oscar

La semana pasada volvimos la mirada a Santiago de Chile a propósito de la muerte de Raúl Ruiz, tal vez el cineasta chileno más internacionalmente conocido. Y recordamos también momentos intensos en la construcción de las nuevas cinematografías de Latinoamérica a partir de la década del sesenta que tuvo un punto de quiebre en el Festival de cine de Viña del Mar en 1959, organizado por Aldo Francia, un médico que al ver “Ladrón de bicicletas” (1948) de Vittorio de Sicca, obra clásica del neorrealismo italiano, se le prendio la mecha del cine y decide ser cineasta. Sus películas más renombradas fueron “Valparaíso, mi amor (1969) y “Ya no basta con rezar” (1972).

| 03 setiembre 2011 12:09 AM | Cine | 1.3k Lecturas
El cine chileno mira al Oscar 1352

También es necesario destacar los aportes de las universidades en el desarrollo e impulso al cine chileno, desde la creación del Departamento de cine Experimental de la U. de Chile en 1961 y la creación del Instituto Fílmico de la Pontificia Universidad Católica en 1962. Desde entonces surgen cineastas de la talla de Álvaro Covacivich: “Revolución de las Flores” (1967)• Miguel Littin: “Chacal de Nahuel Toro” (1970)• Helvio Soto: “Caliche Sangriento” (1969)• Silvio Caiozzi :“Julio Comienza en Julio” (1979) y “La Luna en el Espejo”• Gustavo Graef-Marino: “Johnny Cien Pesos” (1993)• Cristián Galaz: “El Chacotero Sentimental” (1999)• Marcelo Ferrari: “Sub-Terra” (2003)

Señalando que la brutal dictadura de Pinochet puso punto final a la expansión del cine chileno y de la cultura en general. En el exilio, Miguel Littín y Elvio Soto desarrollaron una importante carrera.

En la época actual, el cine chileno ha cobrado nuevos bríos y las salas de cine exhiben con enorme afluencia de público la película “Violeta se fue a los cielos” de Andrés Wood, que ha logrado más de 200 mil espectadores en sus primeras tres semanas en cartelera.

Ahora, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes ha dado a conocer tres películas que podrían representar a Chile en la temporada de los festivales internacionales de cine y particularmente el Oscar y los Goya españoles..

“Violeta se fue a los cielos”, se perfila como una fuerte posibilidad para correr por las estatuillas. Andrés Wood ya tiene experiencia, habiendo resultado ganador del Goya a la Mejor Película Extranjera de Habla Hispana el 2009 con “La buena vida”, luego de una nominación el 2005 con “Machuca”.

También otra película tiene las condiciones para ser seleccionada: “Post Mortem”, de Pablo Larraín, que llegó a ser parte de la selección del Festival de Venecia 2010. La cinta ganó cinco premios en La Habana, tres en Guadalajara y fue Mejor Película en Cartagena, además de haber sido estrenada comercialmente en Francia, Holanda y próximamente en Gran Bretaña, entre otros países.

Luego está “Ulises”, la ópera prima de Óscar Godoy que viene de ganar la competencia chilena en el Santiago Festival Internacional de Cine

Y en la última semana la cartelera de Santiago sumó nuevos estrenos además de los anteriormente mencionados, como “La espera” y “La muerte de Pinochet”.

Si bien nunca una película chilena ha podido postular al Oscar, la suerte en los premios Goya ha sido mejor. Este año “La vida de los peces”, de Matías Bize, también fue ganadora de un premio Goya. En el último Festival de cine de Lima se pudo ver esta película.


Ronald Portocarrero
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD