Arturo Ripstein y su Emma Bovary

Arturo Risptein es el cineasta mexicano más conocido en el mundo. Su carrera se inicia muy joven. Cuando tenía quince años vio el rodaje de Nazarín (1958) del maestro Luis Buñuel y a partir de ahí se estableció una relación de amistad con el aragonés.

| 01 octubre 2011 12:10 AM | Cine | 2k Lecturas
Arturo Ripstein y su Emma Bovary

Más datos

FILMOGRAFÍA DE ARTURO RIPSTEIN

• Las razones del corazón (2011)
• El Carnaval de Sodoma (2006)
• La virgen de la lujuria (2002)
• Así es la vida (2000)
• La perdición de los hombres (2000)
• El coronel no tiene quien le escriba (1999)
• El evangelio de las maravillas (1998)
• Profundo carmesí (1996)
• La reina de la noche (1994)
• Principio y fin (1993)
• La mujer del puerto (1991)
• Mentiras piadosas (1988)
• El imperio de la fortuna (1985)
• El otro (1984)
• Rastro de muerte (1981)
• La seducción (1980)
• La ilegal (1979)
• La tía Alejandra (1979)
• Cadena perpetua (1978)
• El lugar sin límites (1977)
• La viuda negra (1977)
• El borracho (1976)
• El palacio negro (Lecumberri) (1976)
• La causa (1975)
• Foxtrot (1975)
• El santo oficio (1973)
• El castillo de la pureza (1972)
• Autobiografía (1971)
• El náufrago de la calle de la Providencia (1971)
• La belleza (1970)
• Crimen (1970)
• Exorcismos (1970)
• La hora de los niños (1969)
• Salón independiente (1969)
• Los recuerdos del porvenir (1968)
• Juego peligroso (Jôgo perigoso) (1966)
• Tiempo de morir (1965)
2030

A los 21 años debuta como director con una película en blanco y negro cuyo guion fue escrito por Gabriel García Márquez, “Tiempo de morir” (1965)

Desde entonces no ha cesado de filmar película tras película. Su filmografía alcanza la cifra de 35 películas en cincuenta años de carrera. Su última película “Las razones del corazón” (2011) se estrena en toda España el próximo 7 de octubre. La película es una adaptación de la novela de Gustave Flaubert “Madame Bobary” y el guion fue escrito por Paz Alicia García Diego, su esposa y colaboradora habitual.

Reproducimos a continuación fragmentos de una entrevista que el mexicano concedió al periodista español Carlos Reviriego.

- ¿Qué es “Las razones del corazón”?
- A.R. “En verdad es una película sobre todas las mujeres que han estado al borde del abismo, desde Helena de Troya a Emma Bovary mi vocación de sordidez es clara desde hace años y un adulterio siempre es de algún modo nocturno, siniestro, oculto, complejo, peligroso...”.

-¿Qué le atrajo de la figura literaria de Emma Bovary?
-Es uno de los personajes más intolerables de la literatura. Al releer la novela, me di cuenta de que Emma es en verdad un personaje antipático y despreciable. Paz Alicia Garciadiego le dio un giro de 180 grados para convertirla en Emilia, una mujer de la cual la cámara pudiera enamorarse. El personaje literario me cae mal, pero su forma de perseguir el amor hasta sus últimas consecuencias me despierta ternura. Creo que fue su pacto morboso con la muerte lo que me hipnotizó. Esta mujer de tan pocas luces alcanza frente a la muerte una extraña lucidez y una amarga sabiduría.

- Es un poco claustrofóbica
- Antes que claustrofobia, yo hablaría de claustrofilia. Era perfecto para la historia que los personajes y la cámara no salieran jamás del edificio.

-¿El rigor de la puesta en escena ha dificultado el rodaje?
-No ha sido una película especialmente difícil de hacer. He estado mucho más relajado que de costumbre en el set. En una ocasión dijo Picasso que pintar era facilísimo o imposible, y la verdad es que hacer la película en estos términos ha sido muy fácil. El desafío era hacer una película rigurosa y clara. El verdadero sentido del arte, si es que puedo aspirar a él, es que las cosas fluyan. Yo he intentado encontrar la fluidez maniobrando en espacios cerrados.

- Qué es el amor para Reipstein y para Emilia su personaje en la película
- “Yo creo que el amor es una emoción muy peligrosa. En su primera fase es enormemente antisocial, nada existe salvo yo y el objeto de mis amores. Es una emoción muy extraña. Muy rápidamente el amor se domestica y se vuelve otras cosas. A mí me gustaba esta pasión desenfrenada, delirante de Emilia, que represento de un modo muy esquivo, hasta el punto de que cabe preguntarse si es un amor que existe de verdad. Trato de recoger todas sus contradicciones, y los personajes se transforman unos en otros, trascienden su condición de arquetipos”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD