Antonio y Melanie. Amor latino

El amor tiene sus misterios, sus caminos, sus propias redes, pero siempre parte de lo que los ojos ven, de la intuición del placer y de la urgencia de la compañía. En el caso de la pareja formada por el español Antonio Banderas y la norteamericana Melanie Griffith, que se conocieron en el rodaje de una película realizada en USA y dirigida por Fernando Trueba (Two much-1995), cuentan que ambos ya sabían que se produciría el choque de la pasión, incluso antes de conocerse. Pero uno no se enamora por fotos. El atractivo físico sólo se produce cuando se está cerca de la piel, cuando aparecen las miradas, los gestos, los perfumes y las rosas.

Por Diario La Primera | 01 ago 2010 |    
Antonio y Melanie Amor latino

Más datos

La crisis de los 50 años es crucial para un hombre como Banderas. Pero se supera con el amor y el trabajo con excelencia.

Ahora llevan juntos 14 años y los une su propia pasión, una hija y sus carreras. Banderas supo insertarse en la complicada industria cinematográfica norteamericana. Cuando da el salto al otro lado del atlántico, Antonio era ya una estrella conocida, particularmente por su colaboración con Pedro Almodóvar, con quien hizo desde “Laberinto de pasiones” (1982), pasando por “Matador” (1985), “La ley del deseo” (1986) y sobre todo la oscarizada “Mujeres al borde de un ataque de nervios” (1987), a la que siguió “Átame” (1989). Pronto el cine norteamericano vio en él a un filón de enorme atractivo para la taquilla. Empezó con una película de poco vuelo, pero que Banderas convirtió en un éxito: La popularidad que fue alcanzando y su confianza en sí mismo le llevaron a intentar establecerse en Estados Unidos. Cumplidos los treinta años, Antonio Banderas supo ir poco a poco abriéndose paso en el complejo entramado del cine estadounidense, carrera que inició como uno de los protagonistas de “Los reyes del mambo tocan canciones de amor” (1991), de Arnold Glimcher. Luego vendrían sus apariciones en “Philadelphia” (1993), dirigida por Jonathan Demme y protagonizada por Tom Hanks, que fue un gran éxito en taquilla, y luego “Entrevista con el vampiro” (1994), de Neil Jordan, donde comparte roles con Tom Cruice. Un año después haría la película de Trueba, donde se produce el encuentro con Melanie. Pero su éxito más rutilante sería “La máscara del Zorro” (1998), de Martín Campbell.

Banderas estuvo casado antes con la española Ana Leza en 1988, de la que se divorció en 1996, para estar con la norteamericana.

Como se sabe, Melanie Griffith es hija de la actriz Tippi Hedren, protagonista de “Los pájaros” (The Birds, 1963), de Alfred Hitchcock. Inevitablemente la actuación tuvo una poderosa atracción para ella, que la llevó a estudiar con Stella Adler y se casó muy joven con Don Jonson, la estrella de Miami Vice.

Hubo un tiempo de vida alocada con drogas y alcohol que la llevaron a hacer terapias.

En 1975 inició su carrera artística con “Night Moves”, de Arthur Penn, y fue en 1984 cuando alcanzó cierta repercusión por “Doble de cuerpo” (Body Doble), de Brian De Palma.

En 1988 obtuvo una nominación al Oscar por “Armas de mujer”, de Mike Nichols, con la que consiguió su única nominación al Oscar. Sus trabajos más reconocidos en la década de los 90 son “La hoguera de las vanidades”, de Brian De Palma, “Two Much”, de Fernando Trueba, y “Celebrity”, de Woody Allen.

Desde entonces, y ya con Antonio, la pareja ha intervenido en algunos proyectos juntos. Trabajaron en la primera película dirigida por Antonio, “Locos en Alabama” (1999). Antonio ha declarado que, “quizá lo que más me gustaría sería convertirme en un director; encontrar mi camino y mi personalidad como tal, definirme. Es un sueño”.

Ronald Portocarrero
Redacción

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.