Amor a Distancia

Debo admitir que esta semana fue arduo escoger una película sobre la cual escribir. Finalmente, decidí concentrarme en las comedias románticas que se han amontonado en la cartelera.

Por Diario La Primera | 24 set 2010 |    
Amor a Distancia
Por fin llega a la cartelera una comedia romántica que sí tiene gracia y una pareja que nos importa.

Más datos

CALIFICACIÓN: ****

“Amor a Distancia” es el primer largometraje de ficción de Nanette Burstein, autora de aclamados documentales como “On the Ropes” (ganadora en Sundance y nominada al Oscar como Mejor Documental), “The Kid Stays in the Picture” y “American Teen”.

El viernes pasado adelanté un breve comentario sobre “Cartas a Julieta”, que lleva varias fechas deleitando a un público poco o nada exigente. Me pregunto si ese público es el mismo que sale contento después de ver “Amor a Distancia”, de lejos la mejor comedia romántica en lo que va del año. Aparentemente no es incompatible gustar de dos películas del mismo género, pero tengo la impresión de que la actriz Drew Barrymore y la directora Nanette Burstein sí tomaron en consideración la inteligencia de los espectadores, o al menos la de ellas mismas. El punto es que “Amor a la Distancia” es mucho más honesta que otras cintas con características similares, es adulta pero no cínica, y tiene algo serio que decir sobre las relaciones humanas en el mundo moderno.

El guión del primerizo Geoff La Tulippe trata las dificultades de una pareja de jóvenes novios, ninguno de ellos ha conquistado la ansiada estabilidad económica y profesional, por lo que deben mantener una relación a distancia, ya que Erin (Drew Barrymore) está forjándose una carrera en San Francisco, mientras que Garrett (Justin Long) reside en Nueva York. El primer acierto del filme es establecer un ambiente realista alrededor de los personajes, ya que los novios son trabajadores que aspiran a una vida mejor. La crisis económica, el desempleo, los compromisos que se asumen en la oficina, en suma, todo lo que forma parte de la rutina y que no tiene nada de “romántico”, son aspectos fundamentales para convencernos de que Erin y Garrett podrían ser conocidos nuestros.

Aunque los elementos dramáticos están subyugados a un enfoque cómico y optimista, Nanette Burstein tampoco quiere pintarnos un mundo color de rosa donde el amor lo supera todo, incluso la distancia. Esas son pamplinas que encontraríamos en cualquier comercial de telecomunicaciones. Muy distinto es el caso de Erin y Garrett; ellos necesitan mucha más ayuda de la que puedan ofrecerles las cámaras de Internet y los mensajes por celular. Así llegamos a uno de los grandes atractivos del filme: el hecho de ser una de las primeras historias de amor que solo podría existir en la era digital, aunque aquí los avances tecnológicos fracasan en su propósito de acercar a las personas. Este aprendizaje es doloroso para la pareja protagónica, por allí caen algunas sentidas lágrimas, y tampoco faltan borracheras melancólicas, emociones complejas que forman parte de la experiencia humana, arco que “Amor a Distancia” explora con entusiasmo.

Claudio Cordero

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.