¿Por qué Pitágoras no comía falafel?

Quizás hayas oído hablar del falafel o quizá no, puesto que es un platillo tradicional de medio oriente y no tiene mucha llegada en occidente, por ejempo en Perú el falafel no es muy conocido. Pero se trata de una albóndiga que puede estar hecha de garbanzo o habas. Hay unas citas históricas en donde se afirma que durante un tiempo, Pitágoras prohibió su consumo ¿A qué se debió esto?

| 23 abril 2017 10:04 PM | Ciencia y tecnología | 3.6k Lecturas
¿Por qué Pitágoras no comía falafel?
¿Por qué Pitágoras no comía falafel?
Por: Valeria Chuquimez
3659

Las habas son un ingrediente del falafel y han sido una fuente importante de alimentación en el Mediterráneo y en el Oriente Medio desde la antigüedad. El matemático y filósofo griego Pitágoras prohibió comer habas a sus seguidores quizás debido a que él creía que las habas eran la causa de que mucha gente sufriese la enfermedad llamada favismo, que podía ser fatal.

ENFERMEDAD DEL FAVISMO

En el favismo los eritrocitos (glóbulos rojos) empiezan a lisarse al cabo de unas 24 a 48 horas de haber comido las habas contaminadas, liberando la hemoglobina que se encontraba en los glóbulos rojos hacia la sangre. Como resultado, se produce ictericia e incluso a veces fallo renal. Pueden observarse síntomas similares tras la ingestión del medicamento antimalárico primaquina, sulfamidas o tras la exposición a ciertos herbicidas. Estos síntomas tienen una base genética: la deficiencia de glucosa 6-fosfato deshidrogenasa (G6PD) que afecta a unos 400 millones de personas en todo el mundo. La mayor parte de los individuos con déficit de G6PD son asintomáticos, es decir no presentan ningún síntoma, solo la combinación de la deficiencia de G6PD con ciertos factores medioambientales al que están expuestos los pacientes producen síntomas clínicos.

INTERVENCIÓN DE LA GLUCOSA EN EL FAVISMO

La glucosa 6-fosfato deshidrogenasa es una enzima encargada de catalizar (es decir acelerar) el primer paso de la ruta de las pentosas fosfato que es un proceso químico encargado de producir NADPH que es una “moneda energética” del organismo similar al ATP y es esencial tanto en reacciones anabólicas como catabólicas. La Primera

Este reductor es de vital importancia para muchas rutas biosintéticas, protege también a las células de las lesiones oxidativas por peróxido de hidrógeno (H_2 O_2) - también llamado “agua oxigenada”- y por radicales libres superóxido que son oxidantes muy reactivos generados como subproductos metabólicos y por la acción de los fármacos tales como la primaquina y de productos naturales tales como la divicina (el ingrediente tóxico de las habas).

Volviendo al tema, durante la destoxificación normal el H_2 O_2 se convierte en H_2 O gracias a la acción del glutatión que es la “versión” reducida de la enzima glutatión peroxidasa. El glutatión oxidado se vuelve a convertir a la forma reducida por la acción de la glutatión reductasa y NADPH. El H_2 O_2 se puede transformar, también, en H_2 O y O_2 por la acción de la catalasa, que también requiere NADPH. Como podemos ver, el NADPH se encuentra presente en la mayoría de procesos químicos que resultan vitales para el organismo.

¿QUÉ RELACIÓN TIENEN TODAS ESTAS REACCIONES QUÍMICAS CON EL FAVISMO?

En los individuos deficientes de G6PD, la producción de NADPH está muy disminuida puesto que las reacciones para producirla no se dan con normalidad y, por tanto, la destoxificación del H_2 O_2 está inhibida, es decir no se produce de manera adecuada dejando el agua oxigenada libre en nuestro organismo, esto causa un daño celular significativo debido a la destoxificación incorrecta consiste en: 1) La peroxidación de los lípidos que conducen a la ruptura de la membrana de los glóbulos rojos 2) En la oxidación de las proteínas y el DNA.

EL FAVISMO EN LOS TIEMPOS DE PITÁGORAS

La distribución geográfica de la deficiencia de G6PD es quizá bastante específica y se presenta en ciertas zonas en particular, como por ejemplo: el África tropical, zonas de Oriente Medio y Sudeste asiático la frecuencia de pacientes con deficiencia de G6PD puede llegar al 25% dentro de una población completa. Debemos tener en cuenta también que estas son, al mismo tiempo, zonas donde la malaria tiene una gran prevalencia. Además de tales observaciones epidemiológicas, los estudios in vitro demuestran que el crecimiento de una parásito de la malaria, el Plasmodium falciparum, este parasito se encuentra inhibido en los glóbulos rojos afectados con el déficit de G6PD. La ventaja es que el parásito es muy sensible al daño oxidativo y muere con un nivel de estrés oxidativo que es tolerante por el huésped humano con déficit de G6PD.

Debido a la ventaja que proporciona esta resistencia a la malaria se compensa la desventaja de una resistencia al daño oxidativo. La selección natural mantiene el genotipo G6PD deficiente en las poblaciones humanas donde la malaria es frecuente. Sólo bajo un gran estrés oxidativo, provocado por drogas, herbicidas o divicina (que es el componente toxico de las habas), la deficiencia de G6PD provoca grandes problemas médicos.

Se cree que un medicamento contra la malaria como la primaquina actúa provocando estrés oxidativo lo que causaría que el organismo exponga al parásito terminando con su vida. Pero lo que resulta irónico es que los fármacos contra la malaria puedan provocar una enfermedad utilizando el mismo mecanismo bioquímico que confiere la resistencia a la malaria. La divicina, que se encuentra en las habas, también actúa como un fármaco antimalaria por lo que la ingestión de habas puede proteger contra la misma.

Volvamos a Pitagoras, el prohibió a sus discípulos el consumo de habas -que tienen un componente que ayuda a evitar la malaria- en una zona donde la malaria se produce con continuidad. Por lo tanto, muchos discípulos de Pitágoras con actividad normal de la G6PD aumentaron de manera inconsciente el riesgo a contraer malaria ¡al no querer comer falafel! Ya que Pitagoras se los había prohibido porque creía que producía Favismo. Actualmente no se tiene registro de una epidemia en masa de fallecimientos de los discípulos de Pitagoras debido a la malaría, pero sí pudo haber muchos contagiados.

No podemos culpar a Pitagoras puesto que en esos tiempos no teníamos el conocimiento de estas reacciones químicas que nos llevan a afirmar que las habas tienen propiedades curativas, pero es algo que deberíamos tener en cuenta en nuestras dietas y aún más si nos vemos expuestos a enfermarnos, sobre todo con Malaria, no seas como Pitagoras, lee un poco.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Fuente: > Valeria Chuquimez
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

Deje un comentario