El misterio de las señales de radio provenientes del espacio se aclara… un poco

Se trata de uno de los misterios celestes que intriga más a los astrónomos desde su aparición; emisiones de radio muy breves, de sólo algunos milisegundos, que no están asociadas a ningún otro fenómeno. No son emisiones gama ni rayos equis de alguna fuente luminosa o de eventos celestes identificados. La señal es generalmente aislada y viene desde muy lejos, mucho más allá de nuestra galaxia. No obstante, no es única. Algunos científicos estiman que podría haber alrededor de cinco a diez mil manifestaciones por día aunque únicamente se han identificado hasta ahora solamente dieciocho.

| 09 enero 2017 01:01 PM | Ciencia y tecnología | 1.5k Lecturas
El misterio de las señales de radio provenientes del espacio se aclara… un poco
Por: Alan Cachay

Más datos

Una de las explosiones de radio rápidas provendría de una galaxia enana situada a dos millones y medio de años luz de la tierra.
1505

Vienen verdaderamente desde muy lejos

Desde su descubrimiento en el año 2007 por astrónomos del radiotelescopio de la ciudad de Parkes en Australia, las explosiones de radio rápidas (representadas por las siglas FRB por su denominación en inglés fast radio burst) han generado numerosas teorías. Pero los científicos no han llegado aún a reunir suficientes indicios para llegar a una explicación enteramente satisfactoria de este enigma de la astronomía contemporánea. Inclusive no se sabe todavía si todas las FRB tienen el mismo origen o si existen varias tipos diferentes. Hay, sin embargo, fuertes presunciones a favor de un origen intergaláctico, lo que implica fenómenos particularmente poderosos.

Debido al hecho de su brevedad y del desconocimiento de su origen, no había sido posible identificar el punto de nacimiento de estas manifestaciones pues cada vez eran percibidas mucho después de que tuvieran lugar y los registros eran demasiado tardíos como para tomar la acción de orientar las antenas capaces de identificar el lugar exacto de proveniencia en la dirección correcta. No obstante esto, en febrero del 2016 un estudio que anunciaba haber localizado de una de las fuentes pero fue desestimada luego.

El año pasado, una etapa importante fue superada con la publicación de una investigación que revelaba el descubrimiento de una FRB que se repetía. La sorpresa fue grande: si una fuente de explosiones de radio rápidas emite de manera más o menos regular, eso podría descartar algunas teorías sobre su origen. Por ejemplo, la de un cataclismo cósmico que genere ondas de radio tan enormes que no tendrían ninguna razón para volver a producirse.

En el interior de una galaxia enana.

Hoy, el hallazgo de esta emisión repetitiva y la fuente de donde nace acaban de ser anunciados en un estudio internacional que se publicó recientemente en la revista Nature (junto con dos estudios más relacionados y que serán publicados después en el Astrophisical Journal). El fenómeno cósmico ha sido bautizado por los especialistas como FRB 121102.

Las antenas del Karl V. Jansky Very Large Array (VLA), una red de radiotelescopios instalada en Nuevo México, se dirigió hacia FRB 121102 durante 83 horas a lo largo de seis meses y pudo registrar nueve explosiones.

El hecho de que la emisión de radio se repita fue de gran utilidad. Usando la información del VLA, los astrónomos pudieron dirigir varios otros radiotelescopios en diferentes lugares del mundo en su dirección y esa permitió descubrir bastante con bastante exactitud el lugar del cielo de donde provenía.

Ahora sabemos que esta particular explosión llega de una galaxia enana ubicada a dos millones y medio de años luz de distancia de la Tierra” explica Shami Chatterjee, de la Universidad de Cornell, uno de los coautores del estudio que presentó, el miércoles por la noche, los trabajos de su equipo durante el coloquio de la Sociedad Americana de Astronomía que se desarrolla esta semana en Grapevine (Texas, Estados Unidos). La galaxia en cuestión representa menos del 1% de la masa de nuestra Vía Láctea.

¿Estrellas magnéticas o agujeros negros gigantes?

Si bien los avances divulgados hasta hoy representan un gran paso, no aportan todavía una respuesta definitiva acerca de la naturaleza de las FRB. Y sobre esta interrogante, dos teorías tienen la mayor aceptación:

La primera las califica de magnestrellas, una clase de estrellas compuesta de neutrones que se forman en el corazón de las explosiones cósmicas que son las supernovas y que tienen características masivas en característica magnética. La naturaleza de la galaxia anfitriona es también un indicio: en esta galaxia enana, estrellas gigantes mucho más masivas que las de nuestra Vía Láctea podrían nacer y al final de sus días, colapsando, podrían dar vida a magnestrellas generando nuevas explosiones de radio rápidas.

La segunda teoría sitúa a estos explosiones cerca del corazón de las galaxias, en eso que llamamos el núcleo activo. Allí, un agujero negro súper masivo va vaporizando burbujas de gas interestelares, y esta actividad sería también susceptible de emitir FRB.

Para decidir entre estos dos escenarios (o proponer uno nuevo), conocer el origen del la explosión recurrente es muy imperante. “Si podemos encontrar una periodicidad en la llegada de las explosiones, entonces tendremos fuertes pruebas de que son originarias de una estrella de neutrones en rotación”, detalla Andrew Seymour, uno de los autores del estudio y que trabaja en el famoso radiotelescopio de Arecibo (Puerto Rico). “Pero por el momento no hay motivo evidente para decirnos cuándo tendremos estos acontecimientos”, agrega.

Será necesario entonces esperar para conocer el origen o los orígenes de las FRB, pues como remarca Bryan Butler, del National Radio Astronomy Oservatory (Estados Unidos): “Debemos conservar la esperanza de que esta explosión sea la única que se repita pues podría ser físicamente diferente de las otras”. Pero algunos autores del estudio parecen inclinarse por la hipótesis de que sólo existe un único tipo de explosión.

Hay todavía mucho trabajo por hacer para desnudar el misterio que rodea las explosiones de radio rápidas”, reconoce Victoria Kasp,i profesora de física en la Universidad de McGill (Canadá), quien también participó en el estudio. “Pero identificar la galaxia anfitriona de esta FRB de repeticiones es un gran paso hacia la solución del rompecabezas”. Especialmente porque conocer la distancia de estas explosiones y su proveniencia exacta podrá aportar datos invaluables sobre la naturaleza del medio interestelar que estas ondas de radio han atravesado.

Alan Cachay

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Alan Cachay
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital