Vivir solo puede ser bueno para usted

Por Kay Stroud; Hay una tendencia creciente entre los jóvenes de la Generación del Milenio a permanecer solteros y vivir solos.

| 30 noviembre 2015 10:11 AM | Ciencia y Salud | 1.9k Lecturas
Vivir solo puede ser bueno para usted
Glow Images. Vivir solo, puede ser bueno
Kay Stroud
1910

Las modalidades de convivencia similares a las de los personajes de Friends y Sex in the City (Sexo en Nueva York) ahora son comunes para ellos. La mayoría no son solitarios, pero pasan enormes períodos de tiempo en público, apuntándose a todo, desde yoga hasta grupos para preparar mermelada o para jugar.

Parece que el matrimonio se quedó obsoleto para muchos de ellos.

Me gusta la forma en que el experimentado periodista y editor John Yemma resume las posibles razones: “La idea del matrimonio como una cubierta de seguridad, después de todo, es menos convincente si las mujeres y los hombres se sienten emocionalmente y financieramente plenos ellos solos y si la maternidad fuera del matrimonio no es el tabú que antes era” (The Christian Science Monitor).

Así que las cosas han cambiado en cierta medida. Donde nuestras tías solteras antes parecían excéntricas, ahora es el matrimonio el que puede parecer una innovadora excentricidad para muchos de la Generación del Milenio.

Pero no todo son malas noticias, incluso para aquellos que piensan que el matrimonio es bueno. Sin duda, se tiende al progreso si los jóvenes ya no contraen matrimonio de forma automática, en un capricho romántico o sin el debido pensamiento de sus responsabilidades a largo plazo, en lugar de reconocer que un compromiso real es vital para un buen matrimonio.

Casi dos millones de australianos viven solos. Una de cada cuatro personas vive en una casa para una sola persona en todos los grupos de edad en Australia.

“En algunos sectores, esta tendencia se ha relacionado con una disminución en el compromiso con la vida familiar, el aumento de la fragmentación social y un aumento de la soledad. Para otros, vivir solo se ha celebrado como el reflejo de una mayor elección”, según el Instituto Australiano de Estudios de la Familia.

Pero las estadísticas también suponen que las mujeres o los hombres o que viven solos no son necesariamente infelices o enfermos.

A pesar de la considerables investigaciones que descubre los efectos beneficiosos del matrimonio – que informan de un aumento de la salud, la longevidad, la calidad de vida y la riqueza – la cosa que parece importar más es que nos sintamos plenos y completos, ya sea casados o solteros.

Lo que he visto a lo largo de los años es que la plenitud y la totalidad en realidad no provienen de nuestras relaciones o circunstancias humanas, sino que son algo que debemos aportar a ellas.

A través de mi práctica espiritual, he encontrado estas cualidades más fácilmente a partir de una admisión a mí mismo de un orden divino, o principio benevolente, activándonos y guiando poco a poco a cada uno de nosotros a lo que alcanza nuestras necesidades humanas.

Algunas investigaciones científicas prestan su apoyo a esta evaluación de la espiritualidad, jugando un papel crucial en el mantenimiento del bienestar de una persona, no solo en lo que respecta a los aspectos emocionales y mentales de nuestras vidas, sino en los aspectos físicos también.

Así que encontrar tiempo a solas para orar y desarrollar un punto de vista espiritual es de vital importancia para la felicidad, y podemos acceder a ello igualmente si estamos solteros o casados. A los treinta y pocos años, con una familia joven, destiné tiempo para estar sola por la mañana para aprender más sobre mi yo espiritual. Eso causó una gran diferencia para mi autoconfianza y autocontrol. Y todavía lo hago.

Con la práctica, cada uno de nosotros puede expresar de manera más consistente cualidades espirituales tales como el compromiso, la independencia, la integridad, la abundancia, la generosidad, la gratitud, la imparcialidad, y así sucesivamente, pues son la verdadera esencia de nuestra felicidad, nuestra sensación de plenitud e incluso nuestra salud.

Reivindicando regularmente nuestras cualidades espirituales como la expresión del Principio divino, nos encontramos con que no estamos perdiendo el compañerismo por estar solteros ni podemos perder la oportunidad del crecimiento personal por estar casados.

Si pasamos toda o parte de nuestras vidas como solteros o casados, viviendo con otros o solos, no hay límite para la salud que podemos encontrar, o para el amor y la alegría que podemos expresar.

Kay Stroud escribe sobre la relación entre la salud y la espiritualidad, y es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Australia. Twitter; @KayJStroud

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Kay Stroud escribe sobre la relación entre la salud y la espiritualidad, y es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Australia. Twitter; @KayJStroud
Carmen Olivas

Carmen Olivas

Escribo sobre salud, bienestar y su relación con la espiritualidad. Colaboro como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Perú.

Comparto artículos desde una perspectiva espiritual.