Verdadera razón de la pérdida de dientes durante el embarazo

Es común escuchar la frase “cada hijo me costó un diente” pero ¿sabemos la verdadera causa de por qué se da la pérdida de dientes en esta etapa? Es muy probable que conozcas a alguien que está pasando o haya pasado por el embarazo o tú hayas pasado por esta etapa.

| 03 julio 2017 12:07 AM | Ciencia y Salud | 2.7k Lecturas
Verdadera razón de la pérdida de dientes durante el embarazo
Verdadera razón de la pérdida de dientes durante el embarazo
Por: Valeria Chuquimez
2787

Como sabemos el embarazo compromete una serie de cambios orgánicos, fisiológicos y sobretodo conductuales. Todos estos cambios pueden comprometer a nuestra salud bucal, provocando una mayor incidencia en caries, gingivitis, enfermedad periodontal y otras patologías bucales, pero trataremos de explicar la verdadera causa de todas estas afecciones, a nivel científico, y brindar una opción para prevenirlas.

CARIES

Empecemos hablando de las caries, ¿la descalcificación que se sufre durante el embarazo nos debilita el esmalte dental? que son en realidad la patología más común en la población en general, a pesar de eso, se ha demostrado que los cambios fisiológicos naturales del embarazo no contribuyen directamente a la formación de caries ya que el calcio que se encuentra en los dientes permanece completamente intacto y los niveles son estables en forma de hidroxiapatita y carece de estructuras vasculares, por lo que no puede ser removido por la circulación en caso de que el feto demande mas calcio. Entonces cuando se observa el aumento de caries en una mujer embarazada, los factores no son a casusa de disminución de calcio, sin embrago estos factores pueden influenciar: el descuido de los hábitos de higiene, cambios en los hábitos dietéticos y horarios, ya que las mujeres embarazadas presentan una menor capacidad gástrica puesto que de cierto modo su estómago tiene menos espacio para expenderse, como consecuencia a esto ellas comen pequeñas cantidades de comida pero más frecuentemente y el comer deshoras puede llegar a ser un habito y generalmente estos alimentos tienen una gran cantidad de hidratos de carbono lo que se adhiere al esmalte dental y causa las caries más fácilmente, la erosión ácida del esmalte también es debida a los vómitos al reflejo gástrico.

GRANULOMA GRAVÍDICO

En segundo plano esta el granulo gravídico, durante el embarazo, hay un aumento importante de progesterona y estrógenos. Estas alteraciones hormonales inducen cambios en la permeabilidad vascular produciendo edema gingival y una respuesta inflamatoria aumentada sobre la placa bacteriana. La microbiota subgingival se modifica habiendo un aumento importante de Prevotella Intermedia, y la enfermedad periodontal preexistente puede aumentar su severidad.

El embarazo en sí mismo no produce alteraciones gingivales, es necesaria la presencia de factores irritantes locales y placa. Entre las alteraciones más frecuentes encontramos agrandamientos gingivales generalizados y o la aparición de épulis o tumor del embarazo.

GINGIVITIS

La gingivitis aparece en un 50-100% de las mujeres gestantes y se debe a las variaciones hormonales que acompañan al embarazo asociadas a una serie de factores locales como por ejemplo: los estrógenos y progestágenos producen un aumento de la vascularización de la encía, una proliferación capilar y un aumento de la permeabilidad que se traduce en una mayor susceptibilidad de los tejidos frente a los irritantes locales, por ejemplo: la placa bacteriana, sarro, caries no tratadas, ausencia de puntos de contacto, mala higiene bucal, etc., a los que sumaríamos los cambios dietéticos y horarios que suele hacer la embarazada que ya mencionamos.

Las alteraciones en las encías como la gingivitis a menudo aparecen en el segundo mes de gestación y suelen ser máximos al octavo mes, tras el cual empiezan a decrecer para disminuir bruscamente con el parto y afectan mayormente a los incisivos que son los dientes anteriores, tanto en las arcadas superior como inferior.

Podemos reconocer esta enfermedad por su característica más resaltante que es el color «rojo encendido» de la encía marginal y de las papilas interdentales, también las encías suelen sangrar al momento del cepillado, si esta enfermedad no es tratada debidamente puede desatar una más seria que es la enfermedad periodontal.

ENFERMEDAD PERIODONTAL

En el periodonto -que es la estructura encargada de dar soporte del diente al hueso- también pueden haber alteraciones que serán más marcadas si previo al embarazo existía ya una enfermedad períodontal. En caso de que la enfermedad no sea tratada debidamente podemos correr el riesgo de que el diente presente movimientos anómalos, la movilidad probablemente esté asociada al grado de enfermedad periodontal y de desmineralización de los procesos alveolares (el calcio puede ser extraído del hueso materno para cubrir las necesidades fetales). En raras ocasiones se producirá un cuadro grave de reabsorción alveolar con intensa movilidad y finalmente se da la pérdida dentaria.

A algunas gestantes puede preocuparles el hecho de recibir algún tratamiento médico ya sea con fármacos o alguna intervención quirúrgica (que es muchas veces necesaria en el caso de la enfermedad periodontal) pueda afectar al feto, pero los recientes estudios demuestran que los tratamientos no quirúrgicos durante el embarazo no están asociados con ninguna complicación con la salud del feto, los profesionales tienen muy en cuenta que al tratar a una persona gestante están ante dos individuos, la madre y el feto, lo cual conllevará a una serie de restricciones en la actitud terapéutica, sobre todo en lo referente a la administración de fármacos y la exposición a las radiaciones ionizantes. Ahora bien, la situación del embarazo no debe constituir para el profesional un “problema” del tratamiento odontológico, especialmente en los casos de urgencia. El principal objetivo en el plan de tratamiento de la gestante es la prevención. Es muy importante concienciar a la paciente de los cambios bucales asociados a su estado de gestación y educarla sobre todo en la higiene dental y la nutrición.

¿CUÁNDO EMPEZAR A PREOCUPARNOS?

La Primera

Los síntomas más comunes de una patología oral son: Mal aliento, encías que duelen al tocarlas o que sangran al cepillarse los dientes, movilidad en los dientes, aparición de llagas, bultos u otros tumores en la boca, encías de color rojo brillante, dolorosas o inflamadas, etc. Sin embargo nunca esta demás una visita al odontólogo, sobre todo cuando se está atravesando una etapa de tantos cambios que nos cuesta entender.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Valeria Chuquimez
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital