Salud mental después de atentados terroristas

Por LEIDE LESSA: Estoy trabajando en mi oficina, cuando un colega llega a la puerta y dice: “¡Un avión se estrelló contra una de las torres del World Trade Center!” En seguida, otro avión choca contra la segunda torre gemela… Los dos aviones habían salido de mi ciudad, Boston.

| 22 marzo 2016 03:03 PM | Ciencia y Salud | 5.3k Lecturas
Salud mental después de atentados terroristas
Glow Images.
Leide Lessa
5396

Lo que pasó después, todos ya lo saben, pues forma parte de la historia de los EEUU y del mundo como uno de los peores ataques terroristas. Por eso, conozco la atmósfera después de un ataque terrorista, y la importancia de mantenerse tranquilo y confiar en el poder divino para sentirse protegido y sin miedo.

Cuando hay un ataque terrorista, se crean iniciativas para ayudar a los familiares de las víctimas, pero poco se hace a favor del resto de la comunidad. Por el contrario, las constantes noticias, fotos, comentarios y medidas de prevención hacen que la población reviva los momentos constantemente. Además, las medidas de precaución, el aumento visible de policías y seguridad en general, crea en la sociedad tensión, miedo y para algunos, incluso desesperación de salir a la calle o la impresión de que algo parecido les pueda pasar.

Muchas cosas están pasando en el mundo: los recientes ataques terroristas en Francia y Dinamarca; la muerte inexplicada del fiscal Alberto Nisman, en Argentina; el horror que pasa Nigeria por el grupo terrorista Boro Haram; los jóvenes y otros miles de desaparecidos en México y la constante tensión por los carteles del narcotráfico; los periodistas estadounidenses asesinados por el Estado Islámico, en Siria; los ataques aéreos de Egipto contra ISIS en Libia.

¿Cómo podemos encontrar salud mental, tranquilidad y paz interior en medio de todo eso?

El primer paso es mantener la calma. En mi caso, lo logro recurriendo a lo que considero como el único poder sobre mí y sobre todos: la consciencia divina. Busco conectarme con la Mente divina que es la fuente del orden, de la armonía y de la paz. A eso lo llamo oración.

En ese proceso mental, al aceptar pensamientos de orden, no temo el desorden; al establecer la armonía como un derecho mío y de todos, reconozco que todos podemos ser guiados a hacer el bien y a sentir la protección divina; al aceptar la vida, no temo la muerte.

Podemos y debemos vivir decididos a no sentir temor, sino más amor… Más amor a la vida, más amor hacia los demás. El Amor universal trasciende los límites de las fronteras, razas y épocas; gana todas las batallas.

Un estudio de la Unidad de Investigación en Emergencia y Desastres, de

la Universidad de Oviedo, España, afirma que, como los trastornos mentales postraumáticos afectan la calidad de vida de las personas, “luchar contra ese impacto, para eliminarlo o minimizarlo es una tarea en la que todos los profesionales sanitarios debemos implicarnos”.

Pero, yo diría que todos tenemos que “enlistarnos mentalmente” para eliminar ese impacto.

Nuestra actitud mental puede promover una atmósfera de tranquilidad, en vez de temor, promoviendo la paz y no el problema. Unos pasos prácticos pueden ser:

- Ahondar e ir más allá de la apariencia del problema

- Hablar sobre el asunto sin discutir, enojarse o entristecerse

- Esforzarse siempre por aprender algo acerca de lo que está pasando

- Tener confianza de que las cosas pueden cambiar para mejor

- Sentirse protegido por el Amor divino y universal, pensando constantemente lo mismo sobre los demás en nuestra comunidad y en todo el mundo.

Quizás uno se pregunte cómo y por qué vencer el miedo. Mary Baker Eddy, investigadora sobre el efecto que el pensamiento tiene sobre la salud, escribió que “Si un hombre no vence el temor, el temor lo vence a él, en cualquier dirección que sea”. Por eso, es esencial para la salud mental y el control emocional, principalmente ante la violencia, vencer el miedo. Eddy también sugiere cómo podemos vencer ese temor: “La comprensión, aun en cierto grado, del Todopoder divino, destruye el temor, y planta los pies en la senda verdadera…”

Muchos han encontrado esa senda. Cristiana Mesquita es periodista desde hace más de 30 años, y por más de una década trabajó en áreas de conflicto en Bosnia, Medio Oriente, Afganistán, Iraq y varios países de Latinoamérica. Vivió en Inglaterra, EEUU y hoy está en Brasil, desde donde trabaja para la agencia estadounidense de noticias Associated Press (AP). Aún en situaciones de mucha tensión, logra mantener su tranquilidad interior, con prudencia. Me dijo que sólo así ha podido coordinar bien su equipo en situaciones de peligro.

A pesar de haber perdido una gran amiga fotógrafa en Afganistán y un amigo periodista en Gaza, Cristiana mantiene su compromiso con el periodismo y su convicción de que es necesario mantener la calma para poder evaluar los acontecimientos y ponerlos en contexto. Por más mala que sea la situación, no permite que interfiera en su trabajo. Para explicarse, me dijo: “Es como andar en bicicleta. Uno a veces se cae, pero se levanta, se vuelve a subir a la bicicleta y sigue su camino”.

¡Qué buena forma de pensar! Dondequiera que estemos, ya sea en los EEUU, en Latinoamérica, en Europa, África o Medio Oriente, podemos vivir con prudencia, pero sin miedo, al esforzarnos por mantener nuestra salud mental y control emocional, conectándonos con el Amor universal. Así contribuimos a que haya una atmósfera mental mundial más apacible y saludable.

Leide Lessa es maestra y conferenciante de la Ciencia Cristiana y escribe sobre salud, bienestar y consciencia. Twitter: @leidelessa Facebook: Leide Lessa


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Fuente: > Leide Lessa es maestra y conferenciante de la Ciencia Cristiana y escribe sobre salud, bienestar y consciencia. Twitter: @leidelessa
Carmen Olivas

Carmen Olivas

Participa como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Perú.

Comparte artículos sobre espiritualidad, bienestar y vida sana.