¿Puede Dios ‘arreglar’ la violencia?

Por Eric Nelson: En lugar de preguntarnos si Dios es capaz de impedir la violencia por armas de fuego, a mí me ayuda pensar si se trata de algo de lo cual él es consciente o que siquiera permitiría.

| 05 abril 2016 11:04 AM | Ciencia y Salud | 6.9k Lecturas
¿Puede Dios ‘arreglar’ la violencia?
Glow Images
Eric Nelson
6901

Una portada del New York Daily News fue, cuando menos, provocadora.

El titular decía: “Dios no va a arreglar esto” (“God Isn’t Fixing This”), en referencia al tiroteo masivo en San Bernardino, California, y a la reticencia de los políticos a responder de otra manera que no sean las oraciones por las víctimas. El texto continúa así: “Mientras dejan a una última tanda de estadounidenses inocentes sobre charcos de sangre, los cobardes que podrían terminar realmente con el flagelo de las armas de fuego siguen escondiéndose detrás de lugares comunes sin sentido”.

Es ciertamente una dura acusación, no solo contra los políticos, sino también contra la oración. Aun así, esto hizo que me preguntara si yo, una persona que ora, podría hacer alguna otra cosa para ponerle fin a la epidemia de la violencia por armas de fuego.

Como no soy un político, obviamente no estoy en condiciones de proponer una nueva ley. Y sinceramente, no sé si tengo lo que hace falta para evaluar con exactitud si tal ley sería realmente la mejor solución. Sin embargo, sí tengo la capacidad de ver algo que he estado haciendo durante décadas y preguntarme si puedo hacerlo mejor.

“Para que la oración sea poderosa, tiene que hacerse correctamente”, sugiere el columnista Kyle Wingfield en el sitio web de The Atlanta Journal-Constitution, señalando al tipo de oración que vemos en la Biblia, la cual exige una entrega total e incondicional a la voluntad de Dios. “Tal vez, si más personas lo hiciéramos correctamente más a menudo, más no creyentes se reconfortarían más al oír las palabras que les ofrecemos”.

Esto resulta muy lógico, siempre y cuando al hablar de entregarnos a la voluntad de Dios no tengamos ninguna incertidumbre sobre el desenlace de la situación, sino que confiemos profundamente en la bondad de Dios y en que él cuida con firmeza de su creación. Este es el Dios que, según el Nuevo Testamento, “nunca cambia ni varía como una sombra en movimiento” (Santiago 1:17); el Dios que, por lo que llegué a comprender, no es el “hombre del cielo” proverbial, sino un principio divino siempre presente y completamente benigno.

Tal entrega también podría implicar abandonar cualquier idea sobre el modo en que este principio divino funciona. Por ejemplo, en vez de arribar a conclusiones apresuradas respecto a si Dios es personalmente responsable por alguna tragedia de mi vida, a mí me ayuda pensar si se trata de algo de lo cual él es consciente siquiera, algo que en su infinita sabiduría y gracia permitiría siquiera.

Si bien no tengo estadísticas que me respalden, en general he visto que en la medida en que libero de toda culpa al Todopoderoso, puedo recuperarme más rápida y completamente y menos adversidades experimento para salir adelante. Así, el “arreglo” no consiste tanto en que Dios “haga algo”, sino más en que yo esté dispuesto a ver lo que él ya está haciendo y el progreso y la sanación que él ya está inspirando.

Aunque fue duro leerlas, le daré crédito al Daily News por invocar, aun de manera brusca o tal vez involuntaria, las palabras de una líder religiosa, alentándome a pensar más profundamente en mi respuesta a la violencia: “No son las banalidades humanas, sino las bienaventuranzas divinas las que reflejan la luz y el poder espirituales que sanan a los enfermos”, escribe Mary Baker Eddy. Se trata de una promesa que sin dudas incluye no solo a quienes padecen enfermedades físicas y mentales, sino también a los violentos, lo cual abre el camino para que todos experimentemos una paz más grande y permanente.

Eric Nelson escribe sobre la conexión entre la consciencia y la salud desde la perspectiva de la Ciencia Cristiana, desde Northern California, EE. UU. Twitter: @NorCalCS


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Fuente: > Eric Nelson escribe sobre la conexión entre la consciencia y la salud desde la perspectiva de la Ciencia Cristiana, desde Northern California, EE. UU. Twitter: @NorCalCS
Carmen Olivas

Carmen Olivas

Participa como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Perú.

Comparte artículos sobre espiritualidad, bienestar y vida sana.