Poco impresionado por la prensa

Por Wendy Margolese

El ciclo de 24 horas de las noticias hace que sea difícil apartarse del frenesí multimedia que se alimenta incesantemente de las opiniones de los expertos políticos, o de los más recientes riesgos para la salud a nivel global. Actualmente abunda la confusión entre lo que es cierto y lo que no lo es, ¡a tal extremo que surgen neologismos tales como “hechos alternativos”!

| 10 marzo 2017 11:03 AM | Ciencia y Salud | 3.9k Lecturas
Poco impresionado por la prensa
Impresionado por las noticias
3954

Al desconcierto se le suman nuestros actuales grises y fríos días, y los expertos en salud mental nos advierten que todos estos factores pueden tener consecuencias significativas sobre nuestra salud física y mental.

Si bien he leído algunos consejos útiles de promotores de la salud mental que aconsejan apartarse un poco del abrumador flujo de noticias en busca de titulares alentadores, también he visto que es importante acercarse a las personas que quizás se sientan vulnerables en medio de este tumulto.

La reformadora cristiana Mary Baker Eddy reconoció que los medios de comunicación pueden afectar nuestra salud. Ella escribe en su obra principal: “La prensa sin darse cuenta propaga muchos pesares y enfermedades entre la familia humana. Esto lo hace al dar nombres a las enfermedades y al publicar largas descripciones que reflejan nítidamente imágenes de enfermedad en el pensamiento. [...] La descripción minuciosa de una enfermedad les cuesta a muchos el bienestar de sus días terrenales” (p. 196).

Para contrarrestar la prensa sensacionalista de su época, en 1908 ella fundó un periódico internacional, el Christian Science Monitor al cual otorgó el siguiente propósito singular: “no hacer daño a nadie, sino bendecir a toda la humanidad”. ¡Su emprendimiento progresó al punto de recibir premios! El Monitor no “trata superficialmente problemas globales graves”, declara la Nieman Foundation at Harvard, sino que “presenta ideas no convencionales respecto a asuntos que van desde la crisis en Alepo hasta el calentamiento global”. Comprender los hechos es uno de los principios que guían a este medio de prensa.

Discernir intuitivamente es mirar más allá de las noticias perturbadoras, o lo que es aún más importante, más allá de los pensamientos perturbadores. A través de los siglos, muchos buscadores de la verdad en el mundo han acudido a la Biblia en busca de ideas para enfrentar situaciones problemáticas.

Tuve la oportunidad de ayudar a una amiga que se sentía abrumada por el bombardeo diario de las noticias, que le parecían demasiado negativas y con poca esperanza para el futuro. No podía dormir y se sentía muy deprimida. Recurriendo a la Biblia para aclarar mi pensamiento, como hago habitualmente cuando necesito inspiración, compartí con ella esta promesa: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová. Pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis” (Jer. 29:11).

Esta promesa de esperanza no es adoptar la actitud simplista de ignorar los problemas pensando que todo va a estar bien. En mi entendimiento de Dios como Amor divino (véase 1 Juan 4:16), reconozco que nadie puede estar fuera de Su bondad y gobierno.

Eddy se refiere a la relación del hombre con un Dios que es amor de la siguiente forma: “Dios ha dotado al hombre con derechos inalienables, entre los cuales están el gobierno de sí mismo, la razón y la conciencia. El hombre se gobierna a sí mismo debidamente sólo cuando es guiado correctamente y gobernado por su Hacedor, la Verdad y el Amor divinos” (Ciencia y Salud, p. 106).

Mi amiga y yo estuvimos de acuerdo en que necesitábamos mirar los asuntos internacionales a través de la lente del gobierno de Dios. Razonando que podíamos ejercer nuestra libertad de gobernarnos a nosotros mismos (no dejándonos atrapar por la agitación causada por los medios) y nuestra libertad “de conciencia” (nuestra brújula moral apuntando a la Verdad), pudimos obtener una perspectiva equilibrada al contemplar las situaciones desde un punto de vista espiritualmente inspirado.

A pesar de las continuas noticias internacionales que a veces parecían ser caóticas, mi amiga recuperó su bienestar habitual, la depresión desapareció y volvió a dormir normalmente. Estaba aprendiendo a mirar el mundo a través de la perspectiva firme del control de Dios. El compartir opiniones acerca de las noticias con amigos y colegas se tornó más positivo, y tuvo el placer de citar a veces titulares del Monitor. Sus conversaciones sobre los asuntos internacionales pasaron a estar menos dominadas por la ira.

Cada lector —aun un “cazanoticias”— puede vigilar su dieta de noticias y procurar fuentes que aporten honestidad y claridad, consuelo y reconciliación a los problemas que enfrenta la humanidad. Reconocer que hay un solo poder en control de nuestras vidas puede traernos una gran paz mental.

Wendy Margolese escribe acerca de la relación entre el pensamiento, la espiritualidad y la salud. Representa al Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en Ontario, Canadá. Twitter: @wmargolese

Artículo publicado originalmente en Metroland Media Simcoe County, @SimcoeNews


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Fuente: > Wendy Margolese escribe acerca de la relacion entre el pensamiento, la espiritualidad y la salud. Representa al Comite de Publicacion de la Ciencia Cristiana en Ontario, Canada. Twitter: @wmargolese
Carmen Olivas

Carmen Olivas

Participa como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Perú.

Comparte artículos sobre espiritualidad, bienestar y vida sana.