Navidad, amanecer espiritual

Por María Damiani: La Navidad para muchos es una fiesta de encuentro y su llegada simboliza celebraciones con familiares y amigos. La generosidad, la fraternidad y el afecto son características que se fomentan con esta celebración.

| 24 diciembre 2015 07:12 PM | Ciencia y Salud | 2.6k Lecturas
Navidad, amanecer espiritual
Glow Images.
María Damiani
2649

¿Cuál es su verdadero significado?

Su esencia va más allá de las reuniones y de los regalos, no reside en lo exterior sino en el interior de cada uno. La Navidad es una oportunidad para celebrar el amor, porque se despierta el deseo de compartir, de dar, de obsequiar a nuestros amigos, de transmitir alegrías y de reconocer que todos formamos una gran familia, o sea, somos parte de un todo.

Pero, todo esto no solo puede sentirse una vez al año, sino en cada momento de la vida.

En otros casos, la Navidad parece ser una época en la que se agudiza la sensación de soledad. Muchas personas se enfrentan a ella, tratándose no solo de la situación de verse privadas de compañía externa, sino también de un vacío interior, aún cuando se está rodeado de amigos o se recibe afecto.

¿Cómo se puede mitigar los efectos negativos de la soledad?

Con un cambio de actitud. Estar receptivo a establecer lazos sociales saludables, tener apertura mental y actividades recreativas pueden contribuir, pero el hecho de estar solo en algunos casos ¡puede tener un efecto benéfico!

La soledad restauradora permite reconectarse con uno mismo, y así es más fácil sumergirse en la consciencia divina. Esa soledad puede llevar a establecer un espacio de reflexión y quietud, convirtiéndose en un bálsamo beneficioso para la salud.

“Buscar el silencio, reconciliarse con la soledad y escuchar nuestro interior son algunas de las recomendaciones que se hacen con respecto a cómo podemos aprender a disfrutar de nosotros mismos estando solos”, afirma la psicóloga clínica y terapeuta floral del Centro Psicológico Psicoalwa de Chile, Cecilia Rodríguez Díaz

El silencio se puede también experimentar en Navidad, cuando se lo relaciona con la comunión con lo divino y su fundamento es el Amor universal.

La escritora cristiana Mary Baker Eddy definió la Navidad en su libro Miscelánea: “El verdadero espíritu de la Navidad eleva la medicina hasta la Mente; echa fuera males, sana al enfermo, despierta las facultades dormidas, atrae a todas las condiciones y responde a cada necesidad del hombre”.

Cuando se aprende a sintonizar el estado interior con la fuente infinita del Amor, se logra sanar el cuerpo y calmar la mente.

La Navidad proporciona momentos para ese aprendizaje. El primer paso es el reconocimiento de la realidad espiritual, en la cual la Vida divina ocasionó y sigue ocasionando la venida del Cristo, que se puede entender como la voz inaudible y suave que susurra el bien a la conciencia humana, o como la luz espiritual que ilumina el pensamiento. El sentido espiritual de la Navidad establece el reino de los cielos dentro de nosotros.

¿Porqué no tener siempre dentro de nosotros el sentimiento de alegría y gozo que trae esta época de Navidad? Podemos guardarlo en cada rincón de nuestro corazón.

Abrir el pensamiento al Amor divino trae armonía y curación no solo en Navidad, sino en cualquier época del año.

María Damiani escribe acerca de la salud y el bienestar desde una perspectiva espiritual y es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en España.

Email: spain@compub.org Twitter: @compubespana

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > María Damiani escribe acerca de la salud y el bienestar desde una perspectiva espiritual y es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en España.
Carmen Olivas

Carmen Olivas

Escribo sobre salud, bienestar y su relación con la espiritualidad. Colaboro como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Perú.

Comparto artículos desde una perspectiva espiritual.