¿Las ranas venenosas pueden envenenarse a si mismas?

Sabemos que ciertos animales poseen un sistema de defensa letal, y esto pasa con algunas ranas que poseen un método de defensa extremadamente venoso claramente lo lograron gracias a la evolución, pues a través de los años su especie – pequeña y vulnerable ha vivido rodeada por depredadores que solo buscan alimentarse de ellos por lo que han desarrollado una manera de protección y de esta manera dejar que su especie sobreviva, sobrevivencia del más apto, lo llamaba Darwin.

| 24 setiembre 2017 09:09 PM | Ciencia y Salud | 3.1k Lecturas
¿Las ranas venenosas pueden envenenarse a si mismas?
¿Pueden las ranas envenenarse a si mismas?
Por: Valeria Chuquimez

Más datos

Ser tóxico puede ser bueno para la supervivencia.
3161

Mas específicamente el veneno de las ranas contiene neurotoxinas muy potentes, estas dañan a las células del sistema nerviosos del atacante hasta matarlos, pero ¿Ellas mismas pueden envenenarse? ¿Por qué otros animales indefensos tienen este sistema? Estas dos preguntas están muy relacionadas y la respuesta podría ser de mucha ayuda en la industria farmacéutica ya que con la composición de su veneno se podrían fabricar analgésicos o medicamentos contra adicciones.

Investigadores de la universidad de Texas, Austin fueron quienes respondieron estas preguntas, publicando un estudio en la revista Science. Para contestar la primera pregunta ¿Pueden las ranas envenenarse a si mismas? Ellos descubrieron una interesante mutación en el ADN de las ranas que altera los receptores nerviosos del veneno que ellas producen, lo que evita que metabolicen el veneno que ellas producen. El cambio está en sus receptores neuronales modificados, lo que evita que la epibaditina se metabolice con ellos, sin embargo, no todos los animales venenosos cuentan con esta capacidad.

Rebbecca Tarvin, una de las autoras del estudio comenta «Ser tóxico puede ser bueno para la supervivencia, porque te da una ventaja sobre los depredadores» «Así que, ¿por qué no hay más animales tóxicos? Nuestro trabajo muestra que el límite está en si los organismos pueden desarrollar resistencia a sus propias toxinas».

¿Qué tipo de veneno es?

Se trata de un analgésico mortal, un subgrupo de ranas usa una neurotoxina llamada epibatidina, esta sustancia es un analgésico – fármaco que evita sentir el dolor- con una potencia 250 más alta que la morfina, sus altos niveles de acción hacen que sea toxica. Produce hipertensión, parálisis y en algunos casos la muerte. Pero no es efectivo en las ranas que lo poseen ya que su código genético ha mutado para hacerlas resistente a la toxina.

La epibatidina como analgésico a diferencia de la morfina no es aditivo, por lo que sería muy útil en el área de la medicina, actualmente ya se han desarrollado muchos compuestos basados en la epibatidina pero no todos cuentan con autorización para el uso en humanos.

Cecilia Borghese, investigadora en el Centro Waggoner para la Investigación del Alcohol y la Adicción comento «Cada pizca de información que podamos recoger sobre esta interacción nos acerca a diseñar mejores medicamentos»

EFECTO EN LAS NEURONAS

Estas toxinas tienen un alta especificad por las neuronas, por lo que siempre serán sus receptoras, cuando se produce esta unión la señal nerviosa que emite la neurona tras hacer contacto con la toxina podría ser clave para otros descubrimientos. La respuesta que genera la epibaditina es excesiva y continuada lo que hace que el sistema nervioso colapse, por esto su alta capacidad mortal.

PROYECCIONES A FUTURO

Se planea modificar los receptores neurológicos de los humanos, de la misma manera en la que están modificados los receptores de las ranas, y así acceder a esta toxina sin correr el riesgo de mortalidad.

La Primera

En la experimentación se usaron tejidos con 28 especímenes, entre ellas ranas venenosas y no venenosas. Se hizo un mapeo del ADN de todas ellas, y se estudió más específicamente la parte del código genético que está destinado a bloquear los receptores (en caso de las venenosas) y la parte que codifica los receptores normales (en caso de las no venenosas) y se comprobó la diferencia que había entre ellas para construir un árbol genealógico ya que la formación de estos receptores bloqueados se dio por la evolución y adaptación que sufrió la especie viviendo en un ambiente peligroso.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Fuente: > Valeria Chuquimez
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital