La importancia de la compasión en el cuidado de la salud

Por Thomas Mitchinson

En los comienzos de mi práctica de la curación espiritual, fui a visitar a un hombre sin hogar que vivía temporalmente en un motel. Estaba sufriendo de angustia mental extrema e intenso miedo.

| 08 julio 2017 04:07 PM | Ciencia y Salud | 6.6k Lecturas
La importancia de la compasión en el cuidado de la salud 6659

Hablé con él un tiempo, compartiendo ideas que esperaba lo tranquilizarían y consolarían, pero lo único que logré fue que se enojara conmigo sin razón. Cuando me subí al auto para irme, cerró la puerta del vehículo sobre mi pierna.

Mientras empujaba una y otra vez dijo: “Voy a empujar esta puerta hasta romperle la pierna”. Yo simplemente me quedé quieto. Pronto soltó la puerta. Salí del auto y me senté junto a él en el estacionamiento; habló durante más de una hora. Yo lo escuché, y oramos juntos. Se calmó y me dijo que necesitaba a alguien que lo escuchara y orara con él. Cuando me fui, él estaba mucho mejor. Poco después encontró un apartamento que podía pagar y vivió allí feliz durante un buen tiempo. Esa experiencia me enseñó la importancia de la compasión para ayudar a otras personas.

La compasión fue el tema de este año de la Conferencia “El cuidado del espíritu humano”, celebrada en Chicago. Auspiciada por la HealthCare Chaplaincy Network [Red de Capellanes para la Atención de la Salud], los oradores de este año se centraron en el importante papel que cumple la compasión en el cuidado de los pacientes. La conferencia tuvo lugar en el Sheraton Grand Hotel, y asistieron a ella 300 capellanes, enfermeros y trabajadores sociales de hospitales y hospicios, y por videoconferencia, profesionales de todas partes del mundo, desde los Países Bajos y Alemania hasta Etiopía y Kenia.

Según la Red de Capellanes, el 87% de los pacientes considera que la espiritualidad es importante en sus vidas, y una encuesta reveló que el 72% de los pacientes expresó que recibió muy poco o ningún apoyo espiritual de parte del equipo médico. El Dr. Harold Koenig, médico de la Universidad de Duke, sostiene que para remediar esto los pacientes necesitan el cuidado espiritual generalista por parte de médicos, enfermeros, trabajadores sociales, etc., así como la atención de especialistas en cuidados espirituales, es decir, capellanes certificados (con Maestría en Teología o su equivalente en un área pertinente a la capellanía profesional).

Según la Red, “Los capellanes certificados procuran brindar atención espiritual a pacientes de todas las tradiciones religiosas y a aquellos que no pertenecen a ninguna de ellas. Una de las normas éticas específicas de la capellanía profesional es que los capellanes certificados procuran conectar al paciente, la familia o a un miembro del personal, con el marco espiritual de referencia de ellos, no superponer alguna religión específica o tradición espiritual ni hacer proselitismo.

Los oradores de la conferencia de este año pusieron énfasis en la compasión y en el gran valor que la misma tiene en el cuidado de pacientes de hospicios y hospitales. Varios oradores definieron la compasión como la capacidad, no solo de prestar atención a la experiencia de otros, sino de servir. El Dr. Shane Sinclair, coordinador de cuidados espirituales del Centro para el Tratamiento del Cáncer Tom Baker de la Universidad de Calgary, afirma: “La compasión es un verbo, y significa tratar de comprender la experiencia de otra persona y actuar en consecuencia”.

También notó los beneficios para la persona que expresa compasión. Dijo: “Cuando uno ayuda a otras personas, se ayuda a sí mismo. Hay muy pocas evidencias de que se pueda quedarse sin compasión”. La oradora principal y maestra budista Roshi Joan Jiko Halifax estuvo de acuerdo. Pionera en el campo de los cuidados al final de la vida, Halifax dijo: “La fatiga proviene de la distracción; la atención nos da poder y descanso”. Varios oradores hicieron hincapié en que el agotamiento ocupacional puede eliminarse comunicándose compasivamente con los pacientes y sus familias.

Tanto Sinclair como Halifax señalaron que escuchar al paciente es esencial en el cuidado compasivo. Ellos, al igual que otros oradores, señalaron que los pacientes no querían que se les expresara compasión por lástima; la lástima los deprime. En cambio, lo que querían era que durante este tiempo estuviera con ellos una persona que realmente escuchara sus temores, preocupaciones y dolor emocional.

En las sesiones en grupo se abordó el tema de que los profesionales que atienden a los pacientes, entre ellos, los capellanes, los enfermeros y los trabajadores sociales, deben cuidar de sí mismos. Aunque se reconoció que el trabajo en los hospicios y hospitales puede ser duro, Debra Mattison, profesora clínica asistente de la escuela de trabajo social de la Universidad de Michigan, declaró: “En lugar de decir que nuestro trabajo es duro, que ciertamente lo es, tengan presente que es un trabajo sagrado”. Señaló que es importante que los capellanes y los trabajadores sociales, al igual que los enfermeros, vean cuán fortalecedor es su trabajo para ellos mismos y para los demás. Muchos de los integrantes del grupo asintieron con la cabeza.

Los participantes me dijeron que la compasión los ayudaba a reducir el estrés; que su trabajo es una travesía espiritual con el paciente y la familia; y que la compasión naturalmente trae un gran sentido de amor, cuidado, dignidad y gracia a sus esfuerzos, que llega al paciente y a los miembros de su familia.

Mattison pidió a los participantes que llenaran este espacio en blanco: ¿Me gustaría tener un (agregar su ocupación) como yo? Por ejemplo, ¿me gustaría tener un capellán, un enfermero o un trabajador social como yo? De ahí la importancia de tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros.

Después de asistir a esta conferencia me acordé de la frase, "Un diamante es tan solo un trozo de carbón que ha manejado el estrés excepcionalmente bien". Me encantó conocer a estos maravillosos y dedicados capellanes, enfermeros y trabajadores sociales. Cada uno de ellos es un brillante ejemplo de la Regla de Oro de Jesús: “Como queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos”.

Thomas Mitchinson escribe sobre la relación entre el pensamiento, la espiritualidad, la salud y las tendencias en ese campo. También es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en Illinois, EE.UU.

Artículo publicado originalmente en Peoria Journal-Star, @pjstar


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Fuente: > Thomas Mitchinson escribe sobre la relacion entre el pensamiento, la espiritualidad, la salud y las tendencias en ese campo. Representa al Comite de Publicacion de la Ciencia Cristiana en Illinois, EE.UU.
Carmen Olivas

Carmen Olivas

Participa como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Perú.

Comparte artículos sobre espiritualidad, bienestar y vida sana.