La bendición y la gratitud: una combinación saludable

Por Wendy Margolese; Muchas culturas en todo el mundo tienen una forma única de bendecir la mesa antes de una comida, ya sea con un plato de pasta italiana o un pad thai.

| 27 noviembre 2015 11:11 AM | Ciencia y Salud | 1.9k Lecturas
La bendición y la gratitud: una combinación saludable
Glow Images. Bendición y gratitud
Wendy Margolese
1978

Como niña de la generación de la posguerra, recuerdo haber bendecido la mesa con mi familia cada noche, un momento para reflexionar no sólo sobre la recompensa presente ante nosotros, sino también sobre otras bendiciones del día.

No obstante, las estadísticas muestran que el ritual de agradecer a Dios antes de la comida tiende en la actualidad a disminuir, y que menos de la mitad de nosotros hoy en día dedica un momento de tranquilidad para expresar gratitud.

Este cambio tiene lugar debido a muchas razones distintas. Me he preguntado si una de las razones de esta reticencia a ofrecer gratitud es el temor de que el bien puede ser limitado en nuestras vidas; o sea, que podemos experimentar salud limitada, ingresos limitados, felicidad limitada.

¿Por qué es importante la gratitud? ¿Cómo puede tener influencia en este sentimiento de limitación?

Podemos preguntar a Robert Emmons, profesor de University of California, Davis, quien es reconocido en la actualidad como experto preeminente en el estudio sobre este tema. Sus estudios han mostrado que centrarse conscientemente en las bendiciones mejora los estados de ánimo, las habilidades para enfrentar problemas y el bienestar físico general.

Emmons dice: "La gratitud es una de las pocas cosas que pueden curar, dinamizar y cambiar las vidas de las personas de manera significativa. Se trata de un cambio en la forma de pensar, no pensar en lo que no tengo, sino en lo que ya tengo".

Mi amiga Carol constató que un enfoque consciente en la bendición mejoró ostensiblemente su salud cuando todos a su alrededor tenían gripe. Ella se despertó una mañana con los síntomas, pero en vez de reaccionar con miedo, comenzó a pensar inmediatamente en todo lo que debía agradecer. Reconoció la siempre presente fuente divina de todo el bien en su vida. Su sentido del bien que Dios da es que este incluye la salud, y que el bien no es limitado ya que la divinidad es, por naturaleza, eterna y lo abarca todo. Muy pronto, se sintió completamente bien, y se dispuso a realizar sus tareas del día.

El otro lado de la moneda es la ingratitud, que bloquea nuestra capacidad de ver lo que ya tenemos. La teóloga y autora Mary Baker Eddy hace la incisiva pregunta: "¿Estamos realmente agradecidos por el bien ya recibido?" Y sigue con esta promesa: "Entonces aprovecharemos de las bendiciones que tenemos, y así estaremos capacitados para recibir más".

Ser agradecido incluso antes de que el bien sea evidente también se ilustra en una historia bien conocida de la Biblia. Cuando Jesús se enfrentó a la tarea de alimentar a una multitud de miles, justo en medio de lo que parecía ser una ausencia total de recursos, él vio lo que no pudieron ver sus discípulos: que ya que Dios es un bien infinito y está presente en todas partes, no podía haber ningún límite a la provisión divina para la multitud.

Jesús dio gracias por lo que tenían y luego instruyó a sus discípulos para que alimentaran a las personas. ¿Recuerdan el final? ¡Sobras abundantes!

Si la verdadera salud, provisión y felicidad provienen de entender que el bien en nuestra vida tiene una fuente constante en lo Divino, entonces podemos y debemos reconocer con frecuencia que el bien es constante e infinito. Y podemos hacer eso incluso cuando la imagen de la salud o la provisión limitadas se presenta ante nosotros.

Si consideramos todos sus beneficios evidentes, ¡podemos decir que es una buena idea practicar la gratitud! Combinarla cada día, aunque sea brevemente, con una actividad que disfrutamos (como las comidas), puede contribuir a hacer de la gratitud una parte más cotidiana de nuestras vidas.

Wendy Margolese escribe sobre la relación entre el pensamiento, la espiritualidad y la salud. Ella es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en Ontario, Canadá. Twitter @wmargolese


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Fuente: > Wendy Margolese escribe sobre la relación entre el pensamiento, la espiritualidad y la salud. Ella es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en Ontario, Canadá. Twitter @wmargolese
Carmen Olivas

Carmen Olivas

Participa como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Perú.

Comparte artículos sobre espiritualidad, bienestar y vida sana.