¿Hay leyes que sustenten las remisiones espontáneas?

Por Valerie Minard

En 2008, a Claire Haser le diagnosticaron cáncer y le dijeron que era incurable. Si bien anteriormente había utilizado la medicina tradicional, decidió no someterse a la cirugía y la quimioterapia que los médicos le recomendaron. En su lugar, decidió que lo que realmente necesitaba era “cambiar su relación con el temor”. En el proceso hizo un profundo examen de consciencia. Cinco años más tarde, al volver a ver al médico para someterse a unos exámenes no relacionados con este asunto, descubrió que ya no tenía cáncer.

| 12 agosto 2016 10:08 AM | Ciencia y Salud | 6.9k Lecturas
¿Hay leyes que sustenten las remisiones espontáneas?
Glow Images. Remisión cáncer
6985

Algunas personas llaman a esto “milagro”. Otras dicen que es un golpe de fortuna. Los médicos lo llaman “remisión espontánea”. Pero según el Dr. Jeffrey Rediger, instructor de la Facultad de Medicina de Harvard, que también tiene una Maestría en Teología del Seminario Teológico de Princeton, hay una hebra común en este tipo de casos. “En mis estudios de más de 100 personas con evidencia médica de recuperación de enfermedades incurables”, dice Rediger, “la similitud de los casos me hace pensar en la existencia de principios mentales y espirituales identificables asociados a sus recuperaciones... Los milagros solo contradicen lo que sabemos de la naturaleza en este momento”. Rediger piensa que pueden estar asociados a leyes mentales y espirituales que es necesario estudiar en mayor profundidad.

Sin embargo, ciento cincuenta años antes, la investigadora de la salud y teóloga Mary Baker Eddy llegó a la misma conclusión a través de su experiencia personal. Ella tuvo una rápida recuperación de un accidente casi fatal cuando recurrió a la Biblia en busca del entendimiento espiritual que ella creía podía sanarla. Aunque había leído y amado la Biblia toda su vida, después de su curación emprendió un estudio en profundidad que duró tres años, para comprender lo que había sucedido. La Biblia contiene numerosos relatos de personas que fueron sanadas de enfermedades incurables, tales como sordera, ceguera y aun la muerte. Eddy creía que había un Principio divino que Jesús había aplicado en sus curaciones y enseñado a sus discípulos. Esto les permitía sanar reiteradamente a otras personas.

Eddy también comenzó a sanar y a enseñar a sanar a otras personas. Más tarde, en 1875, publicó Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras para explicar este método de curación. Ella redefinió la palabra “milagro” como “Lo que es divinamente natural, pero que tiene que ser aprendido humanamente; un fenómeno de la Ciencia [divina]. ... Los milagros son imposibles en la Ciencia, y aquí la Ciencia está en desacuerdo con las religiones populares. La manifestación científica del poder proviene de la naturaleza divina y no es sobrenatural, ya que la Ciencia es una explicación de la naturaleza”.

Nada estaba más lejos del pensamiento de Karen Walsh que la curación espiritual cuando le diagnosticaron cáncer en 2001. Karen era citotecnóloga que estudiaba la composición celular y la detección del cáncer. Aunque sabía que tendría la mejor atención médica, también sabía que no había cura para su enfermedad. Estaba a punto de casarse y su futuro parecía oscuro.

Sin embargo, meses después, su perspectiva comenzó a cambiar. Aunque no era una persona religiosa, comenzó a leer testimonios de curación en los ejemplares de la revista semanal Christian Science Sentinel que su suegra le había dado. Lo que leyó le dio esperanza. Por eso, de camino a ver a su médico, comenzó a pensar en las ideas que había estado leyendo. “Mis pensamientos se tornaron hacia el amor poderoso e incondicional de Dios”, dijo. “Estaba comenzando a comprender mi relación inquebrantable y pura con Dios”. Semanas después le informaron que el resultado de un examen médico que se le había realizado era negativo.

Milagros, golpes de fortuna, cualquiera sea el nombre que se les dé, merecen tomarse en serio, pues entrañan una gran promesa para quienes necesitan sanarse. Si en efecto señalan hacia leyes divinas que simplemente necesitan comprenderse, quizás sea tiempo de descubrirlas y entender el Principio divino en que se basan.

Valerie Minard escribe habitualmente acerca de la conexión entre la consciencia, la espiritualidad y la salud. Es practicista de la Ciencia Cristiana y Comité de Publicación para Nueva Jersey.

Contacto en Perú: Peru@compub.org

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Valerie Minard escribe habitualmente acerca de la conexión entre la consciencia, la espiritualidad y la salud. Es practicista de la Ciencia Cristiana y Comite de Publicacion para Nueva Jersey.
Carmen Olivas

Carmen Olivas

Escribo sobre salud, bienestar y su relación con la espiritualidad. Colaboro como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Perú.

Comparto artículos desde una perspectiva espiritual.