En el laboratorio de la vida

Por Elizabeth Santángelo: Hace un tiempo leí algo en Internet: “La vida es como una cámara: solo enfócala en lo que es importante, captura los buenos momentos, saca de lo negativo un aprendizaje revelado, y si las cosas no salen como deseabas intenta una nueva toma”.

| 12 enero 2016 12:01 PM | Ciencia y Salud | 1.8k Lecturas
En el laboratorio de la vida
Glow Images
1887

Hay una realidad que entender por encima de cada circunstancia, así como por encima de la enfermedad, comprender cuál es el verdadero significado de salud. Porque “salud” no es solo ausencia de enfermedad.

Salud es además la capacidad de transformar una situación en una oportunidad para no dejarse vencer por el sufrimiento. Superamos la enfermedad porque no la consideramos una amiga sino un enemigo en acecho.

Los desórdenes mentales, no encuentran eficacia en la recuperación solo confiando en los fármacos como la posible solución al problema.

Actualmente, la medicina convencional está ayudando al paciente a efectuar un cambio en su forma de pensar, un cambio de perspectiva y de expectativas, o sea, ayudando a generar un cambio interior.

Por otra parte, el programa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de Salud Mental, considera el suicidio como consecuencia de una enfermedad prioritaria. El suicidio es la muerte auto-infligida intencionalmente. Es lo que parece a la persona una salida a su crisis o problema que le causa sufrimiento.

En el mundo de la fotografía, aquellas cosas intangibles e invisibles se hacen realidad gracias al proceso de revelado que se efectúa en el laboratorio.

La labor específica de un fotógrafo no es únicamente tomar fotos con su cámara, sino encargarse del trabajo posterior del laboratorio. Allí se procesan las fotografías y cuánto más oscuro sea el recinto, mejor es el resultado de su trabajo. Es el revelador lo que hace que la imagen sea perfecta y nítida y que aparezca a la vista de todos.

La verdadera imagen del ser humano, siempre está a la vista, aunque generalmente esté oculta por los sentidos físicos. En otras palabras: el hombre originalmente es bueno, tiene grandes condiciones que lo hacen un ser único, pero las condiciones humanas, pretenden impedirlo y ocultarlo.

Si cada uno logra comprender esto, la vida puede transformarse en algo ameno y sorprendente cada día. Puede transformarse en una verdadera aventura.

La hora más oscura siempre precede al amanecer, tal como la hora más oscura de un revelado fotográfico precede al momento de mostrar la imagen real a la luz.

La astronomía nos da una explicación y la escritora estadounidense Mary Baker Eddy, lo interpreta de esta manera: “Si los ojos no ven el sol durante una semana, aún creemos que existen la luz y el calor solares. La ciencia (en este caso llamada natural) eleva el pensamiento humano por encima de las teorías más rudimentarias de la mente humana, y echa fuera un temor”.

Tenemos la posibilidad de reconstruir nuestras vidas, dejar que brillen con luz propia, olvidando huellas del pasado, para permitirnos tener paz, sentirnos sanos emocionalmente y además felices.

Esto es la VIDA!!

Elizabeth Santángelo representa al Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en Argentina y escribe sobre salud y su relación con la espiritualidad.

Twitter: @elisantangelo1

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Elizabeth Santángelo representa al Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en Argentina y escribe sobre salud y su relación con la espiritualidad.
Carmen Olivas

Carmen Olivas

Escribo sobre salud, bienestar y su relación con la espiritualidad. Colaboro como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Perú.

Comparto artículos desde una perspectiva espiritual.