El extraordinario poder de perdonar

Thomas Mitchinson; El viernes 10 de julio de 2015 la bandera confederada en los terrenos del edificio del capitolio de Carolina del Sur se bajó para siempre. Fue un evento de significado histórico, algo que parecía casi insólito hace un año.

| 13 noviembre 2015 07:11 AM | Ciencia y Salud | 1.2k Lecturas
El extraordinario poder de perdonar
Glow Images. El poder de perdonar
Thomas Mitchinson

Más datos

“practiquen el perdón en su propia experiencia. Debemos comenzar por algún lado”.
1214

¿Por qué ocurrió? Según algunos comentaristas, fue en gran parte debido a que las familias de las nueve personas que murieron en la Iglesia Metodista Episcopal Africana de Emanuel unas semanas antes perdonaron expresamente al sospechoso, cuya página web contenía fotos de la bandera de batalla confederada. El perdón derribó lo que para tantos fue un símbolo de la opresión y el sufrimiento.

El perdón no es solo una fuerza poderosa para el bien dentro de la sociedad; también puede promover e incluso restaurar la salud. Durante décadas, los científicos y sociólogos, entre ellos el investigador Everett Worthington de la Virginia Commonwealth University, han estudiado el perdón y su poder curativo. Worthington ha definido el perdón como «la sustitución de la hostilidad y los sentimientos negativos por "la compasión, la empatía, o el amor" hacia el ofensor».

Al ver estos estudios la reportera de salud, Melissa Healey, concluyó en un artículo para Los Angeles Times, “…el perdón parece ser un comportamiento que un paciente puede aprender, ejercer y repetir según su necesidad para evitar una enfermedad y preservar la salud”.

Un ejemplo de esto es la experiencia de Margaret Estes Powell, que muestra los beneficios curativos así como los beneficios preventivos del perdón. En una charla titulada Perdón en Beirut, Margaret contó su experiencia a una congregación de la iglesia en Pomfret (Vermont).

Su prima resultó gravemente herida en el atentado terrorista de la Embajada de Estados Unidos en abril de 1983. Margaret vio la devastación en la televisión y llamó al Departamento de Estado para comprobar si su prima estaba bien. Le dijeron que su prima estaba en estado de shock, en estado crítico en un hospital local, y se le había diagnosticado con el riesgo de perder la vista. El esposo de la prima había muerto en la explosión.

A medida que las llamadas llegaban de parte de los familiares y amigos preguntando qué podían hacer, Margaret respondió: “practiquen el perdón en su propia experiencia. Debemos comenzar por algún lado”. Se le pidió que fuera a Beirut para llevar a su prima a casa. Cuando llegó allí, las imágenes de destrucción y los rumores de más ataques eran abrumadores. Pero ella se dirigió al salmo 91 y sus pensamientos pasaron del miedo por su vida al amor por su prima y todas las víctimas.

La actitud compasiva de Margaret evolucionó a una forma de oración. Al dirigir su pensamiento hacia una fuente superior, sintió que el Amor divino incluía tanto al ofensor como a la víctima. Margaret escribió: “Me sentía cada vez más segura del amor de Dios, el amor que no conoce límites. Después de muchas horas vi que este amor tenía que incluir a aquellos que no se me habría ocurrido incluir: los mismos que podrían estar contemplando la destrucción”. Después de llegar a la conclusión de que ellos también eran hijos amados de Dios, sintió una especie de resolución, una paz espiritual. Oró por su prima y ella se recuperó completamente.

Practicar el perdón fue el punto principal de la doctrina de Jesús. Aun cuando fue brutalmente perseguido, oró en voz alta por sus enemigos: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. Esta oración le ayudó a triunfar sobre el maltrato al que se enfrentó sin disminuir su amor por nadie. Esto además puede evidenciar de forma clara que mantener una conciencia llena de amor explicara su capacidad para curar a otros de todo tipo de enfermedades.

Los símbolos del odio, la incomprensión y los prejuicios, así como los efectos de un accidente, acto de terror o enfermedad pueden caer ante el perdón que Jesús nos enseñó, el perdón que reconoce el poder supremo del amor de Dios que incluye a todos.

Thomas Mitchinson escribe sobre la relación entre el pensamiento, la espiritualidad y la salud como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en Illinois, EE.UU. Twitter: @TimMitchinson

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Thomas Mitchinson escribe sobre la relación entre el pensamiento, la espiritualidad y la salud como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en Illinois, EE.UU.
Carmen Olivas

Carmen Olivas

Escribo sobre salud, bienestar y su relación con la espiritualidad. Colaboro como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Perú.

Comparto artículos desde una perspectiva espiritual.