El asesino silencioso que nos rodea a diario: Monóxido de carbono

Lake Powell, Arizona, agosto de 2000. Una familia se encontraba de vacaciones en una casa flotante arrendada. Pusieron en marcha el generador de electricidad para poder conectar un aparato de aire acondicionado y un televisor. Aproximadamente 15 minutos después, dos hermanos de 8 y 11 años saltaron desde la cubierta de popa. Inmediatamente debajo de la cubierta estaba situado el tubo de escape del generador.

| 24 julio 2017 11:07 AM | Ciencia y Salud | 4.8k Lecturas
El asesino silencioso que nos rodea a diario: Monóxido de carbono
Relación entre los niveles de COHb en la sangre y la concentración de CO en el aire circundante.
Por: Valeria Chuquimez
4869

En el lapso de dos minutos, los dos hermanos quedaron rendidos a causa de la inhalación del monóxido de carbono del tubo de escape, que había quedado concentrado en el espacio de debajo de la cubierta. Ambos se ahogaron. Estas muertes, junto con otras más que ocurrieron en la década de 1990 y que estaban relacionadas con casas flotantes de diseño similar, hicieron que reconsiderara y rediseñara el montaje de los tubos de escape de los generadores.

El monóxido de carbono (co), un gas incoloro e inodoro, es responsable de más de la mitad de las muertes anuales por envenenamiento en todo el mundo. El CO tiene una afinidad por la hemoglobina unas 250 veces mayor que la del oxígeno. En consecuencia, niveles relativamente bajos de Co pueden tener importantes y trágicos efectos. Cuando el CO se combina con la hemoglobina, el complejo resultante se denomina carboxihemoglobina o COHb.

Algunos procesos naturales generan cierta cantidad de CO, pero los niveles elevados localizados suelen ser el resultado de la actividad humana. Los tubos de escape de motores y estufas constituyen fuentes importantes de CO al ser éste un producto secundario de la combustión in completa de combustibles fósiles. Tan solo en los Estados Unidos, casi 4.000 personas mueren cada año a causa de envenenamiento por CO, ya sea accidental o intencionadamente. Muchas de las muertes accidentales se producen por un aumento no detectado de CO en espacios cerrados, como el que se produce cuando una estufa doméstica no funciona bien o tiene pérdidas e insufla CO dentro de la casa. Sin embargo, también es posible la intoxicación por CO en espacios abiertos, en los que personas desprevenidas pueden inhalar los gases de escape de generadores, motores fuera borda, motores de tractor vehículos recreativos o cortadoras de césped.

Es poco frecuente que los niveles de monóxido de carbono en la atmósfera sean peligrosos, ya que oscilan entre menos de 0,05 partes por millón (ppm) en áreas remotas e inhabitadas y 3 a 4 ppm en algunas ciudades del hemisferio norte. En los Estados Unidos el límite impuesto por el gobierno (por la ocupational Safety and Health Administration, OSHA) para las cantidades de CO en lugares de trabajo es de 50 ppm para personas que trabajen en turnos de ocho horas. La fuerte unión del CO a la hemoglobina implica que la b se puede acumular a lo largo del tiempo si las personas se exponen a una fuente de bajo, pero constante, nivel de CO En un individuo sano, el 19% o menos de la hemoglobina total forma complejo en forma de coHb. Al ser el co un producto del humo del tabaco, muchos fumadores tienen niveles de COHb en un intervalo del 3% al 8% de su hemoglobina total, pudiendo aumentar hasta el 15% en fumadores compulsivos. Los niveles de COHb se equilibran al 50% en las personas que aspiran aire que contiene 570 ppm de CO durante varias horas. Se métodos fiables para relacionar el contenido de CO en la atmósfera con los niveles de coHb en sangre (Fig. 1) En pruebas efectuadas con generadores de casas flotantes como el responsable de muertes de Lake Powell, los niveles de CO subieron hasta 6.000 o 30.000 ppm bajo cubierta, y los niveles de bajaron des un 21% a un 12%. Incluso por encima de la cuenta se detectaron niveles la cubierta de CO de hasta 7.200 ppm, suficientes para provocar la muerte en pocos minutos.

¿DE QUÉ MANERA AFECTA AL ORGANISMO HUMANO LA COHB?

Raramente se observan síntomas de menos del a niveles 10% de la hemoglobina total. Al 15% se empieza a expo el dolor de dolores de cabeza. Entre el 20% y el 30% de dolor de cabeza es muy agudo y suele estar acompañado de nauseas, vértigo, confusión, desorientación y algunos trastornos visuales; estos síntomas suelen desaparecer si se trata al individuo con oxígeno. A niveles de COHb del 30% al 50%, los síntomas neurológicos se hacen más graves y a niveles próximos al 50% se pierde la conciencia y se corre el peligro de caer en coma. Seguidamente puede producirse una parada respiratoria. Si la exposición ha sido prolongada pueden producirse daños permanentes. Niveles superiores al 60% suelen ser mortales. La autopsia de los niños que murieron en Lake Powell reveló que sus niveles de COHb eran del 59% y del 52%.

La unión de CO a la hemoglobina está afectada por muchos factores, entre los que se incluye el ejercicio (Fig. 1) y los cambios en la presión del aire relacionados con la altitud. Al tener los fumadores niveles basales más elevados de COHb, los que se exponen a una fuente de CO suelen presentar síntomas más rápidamente que los no fumadores. Las personas afectadas de enfermedades cardíacas, pulmonares o sanguíneas que reducen la disponibilidad del oxígeno a los tejidos también experimentan os síntomas a niveles más bajos de exposición. Los fetos corren un riesgo elevado de envenenamiento por CO porque la hemoglobina fetal tiene una afinidad ligeramente más elevada por el CO que la adulta. Se han registrado casos en los que el feto ha muerto pero la madre ha sobrevivido.

Puede parecer chocante que la pérdida de la mitad de la hemoglobina en forma de COHb resulte fatal, pues- toque sabemos que personas con diversos tipos de anemia suelen vivir razonablemente bien con la mitad de la cantidad total de hemoglobina. Sin embargo, la unión de CO a la hemoglobina tiene efectos más allá del de eliminar parte de la proteína del total disponible para la unión del oxígeno. También afecta a la afinidad del resto de sub- unidades de la hemoglobina para con el oxígeno. Al unirse CO a una o dos subunidades de un tetrámero de hemoglobina, la afinidad hacia el O2 se incrementa sustancial mente en las restantes subunidades. De este modo, un tetrámero de hemoglobina con dos moléculas de CO unidas puede fijar Oe de modo eficiente en los pulmones pero liberarlo con poca eficiencia en los tejidos. Con ello, los tejidos sufren pronto una privación de oxígeno. El problema se acentúa porque los efectos del CO no se limitan a su interferencia con la función de la hemoglobina. El CO se une a otras proteínas con grupos hemo y a una variedad de metaloproteínas. Todavía no se conocen bien los efectos de estas interacciones, pero pueden ser responsables de algunos los efectos a largo plazo del en agudo pero no mortal por CO.

Cuando se sospecha un envenenamiento por CO, resulta esencial una rápida evacuación de la persona afectada de la fuente de CO, aunque esto no siempre garantiza una recuperación rápida. Cuando se produce el traslado desde un lugar contaminado con CO a una atmósfera exterior normal, el O2 empieza a sustituir el CO de la hemoglobina. Sin embargo, los niveles de COHb descienden lentamente; el tiempo medio es de 2 a 6,5 horas, en función del individuo y de factores ambientales. Si se administra oxígeno al 100% a través de una máscara, la velocidad de recambio puede aumentar hasta cuatro veces; el tiempo medio del intercambio O2-CO puede reducirse a decenas de minutos si se administra oxígeno al 100% a una presión de 3 atm (303 kPa). De este modo, resulta crítico el tratamiento a cargo de un equipo médico competente y bien equipado.

Está altamente recomendada la instalación de detectores de monóxido de carbono en las casas. Se trata de una medida simple y barata que puede evitar una posible tragedia. Al terminar de recopilar los datos para este re- cuadro, adquirimos inmediatamente detectores de CO nuevos para nuestras casas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Fuente: > Valeria Chuquimez
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital