Dulzura mortal: los riesgos del azúcar

Todos adoramos el sabor dulce. Nada más rico que un postre después de comer. Sin embargo, el consumo excesivo de azúcar conlleva graves riesgos para la salud.

| 03 noviembre 2016 04:11 PM | Ciencia y Salud | 5.1k Lecturas
Dulzura mortal: los riesgos del azúcar
El azucar es altamente dañina como la sal o el alcohol mismo.
Por: Mariana Del Rosal

Más datos

Científicos sugieren que los productos de uso frecuente deberían advertir como las bebidas alcohólicas un aviso respecto a su peligrosidad si se consume en exceso.
5198

¿Por qué será que nos gustan tanto las cosas dulces? Sin duda son pocas las personas que pueden resistirse a una tableta de chocolate, una bandeja de galletas caseras o una manzana cubierta con caramelo. La clave está en determinadas sustancias en nuestro cerebro que regulan estos deseos: se las conoce como neurotransmisores.

Gracias a la serotonina, la betaendorfina y la dopamina, el azúcar está ligada al placer, al bienestar y la euforia.

Pero al igual que ocurre con drogas ilegales, el consumo de azúcar provoca adicción, y sería fundamental que redujéramos (o mejor aún, evitáramos) su consumo.

¿Cuáles son las consecuencias de consumir azúcar?

Para empezar, el azúcar se procesa en el organismo en forma de glucosa, es una fuente de energía inmediata que, de no utilizarse, se almacena en forma de grasa y conduce al aumento de peso. Pero además, puede acarrear enfermedades severas como la diabetes tipo II. Al afectar la flora intestinal, el azúcar puede generar gases, diarrea o estreñimiento.

También tiene consecuencias en nuestro estado de ánimo. Si bien consumida en bajas cantidades nos aporta bienestar, en exceso genera ansiedad y hasta puede llevar a la depresión. Aumenta la agresividad y disminuye los períodos de atención, cosa muy notoria en los niños.

Peor aún: las dietas con exceso de azúcar a largo plazo están asociadas con mayores riesgos de Alzheimer, cáncer e infecciones.

¿Cómo disminuir su consumo?

Para empezar, no intentes prescindir de un día para el otro del azúcar: como todas las sustancias adictivas, te generaría un síndrome de abstinencia. Además, corres el riesgo de provocarte una hipoglucemia (una baja repentina de azúcar en sangre).

Procura progresivamente ir disminuyendo su consumo. Presta atención al azúcar “oculta” en alimentos como el kétchup, los refrescos, etc. Para esto es útil acostumbrarse a leer las etiquetas de los alimentos antes de comprarlos. A veces las denominaciones son confusas: jarabe de agave, jarabe de maíz, fructosa, son todos sinónimos de azúcar.

Cuando sientas antojos de algo dulce, escoge alimentos sanos como frutas, yogurt, frutos secos, jugos exprimidos en lugar de procesados, etc. Una dieta equilibrada te ayudará a no caer en el picoteo de dulces comerciales. A la hora de preparar postres, escoge ingredientes como la canela, la nuez moscada, el jengibre o el extracto natural de vainilla, que aportan sabor. Como endulzante, escoge la estevia, alternativa natural a la sacarina.

Otra forma de no sentir antojos repentinos es sustituyendo los hidratos por harinas integrales, y consumiendo grasas saludables para evitar las hipoglucemias.

Con tantos peligros asociados al consumo de azúcar, se la ha empezado a considerar un “veneno blanco”. Sería de esperar que los alimentos llevaran algún tipo de rótulo que advierta a los consumidores sobre la cantidad de azúcar presente en ellos. Hasta tanto, mejor ser consciente de lo que consumes.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Mariana Del Rosal
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital