Cómo comenzar a hacer ejercicio: La fortaleza mental

Diariamente nos encontramos con cualquier deseo, siempre empezamos con las mejores ganas que se le puede sacar, como por ejemplo cuando decidimos inscribirnos en un gimnasio o hacer ejercicio para mejorar nuestro físico y nuestra salud tanto mental como física.

| 12 noviembre 2017 01:11 AM | Ciencia y Salud | 1.5k Lecturas
Cómo comenzar a hacer ejercicio: La fortaleza mental
Solemos dejar a un lado ese deseo que quizás con muchas ganas se desea.
Por: Claudio Quiñonez

Más datos

La fortaleza mental tiene un papel muy importante a la hora de empezar a ejercitarse.
1585

Sin embargo, en muchos casos al empezar la jornada de ejercicios vemos lo difícil que se puede volver y el tiempo, dedicación, dolor y esfuerzo que requiere empezar a notar cambios por lo cual solemos dejar a un lado ese deseo que quizás con muchas ganas se desea, pero que aún así por falta de tiempo o fortaleza no se persigue.

Existen muchas maneras de conseguir las ganas y el interés, sacar el tiempo para empezar poco a poco a generar musculatura y mejor condición física, pero mucha gente sin saber de ellas simplemente se rinden frente al primer dolor o problema que se presenta ante ellos, para la gente que en algún momento empezó a hacer ejercicio en un gimnasio, la primera experiencia siempre es la más dolorosa, los músculos se atrofian por la falta de ejercicio que durante tanto tiempo no tuvieron y el dolor es bastante pronunciado, ese dolor es el principal motivo por el que muchos se rinden al comienzo de este trabajo, porque aunque no lo parezca es un arduo trabajo y requiere dedicación también.

La fortaleza mental tiene un papel muy importante a la hora de empezar a ejercitarse, ya que a veces no basta con tener ganas, a veces también se necesita fortaleza no solo física, sino mental, ganas de seguir adelante y poco a poco evolucionar o mejorar el cuerpo y su condición.

Unos tips para mejorar poco a poco nuestra mente y condición física son:

-No ver el ejercicio como una obligación, la mejor forma es aceptarlo y disfrutarlo volviéndolo dinámico.

-No enfocarse solo en ir al gimnasio, es mejor y más agradable cuando cambias el ambiente donde se hace ejercicio, varialo, ve al parque, sube la montaña, haz ejercicio con amigos.

Al aplicar muchas alternativas a la hora de ejercitarse hará del ejercicio no una obligación sino un disfrute y costumbre sana en la vida de cualquier persona.

Para concluir con este tema, es de suma importancia darle prioridad al dinamismo a la hora de ejercitarse, esto mejorará las ganas de hacerlo y poco a poco se formará mentalmente la buena costumbre de ejercitarse diariamente aunque sea 30 minutos al día.

La fortaleza mental debería entrenarse con cualquier cotidianidad y buena costumbre que se posea, ser perseverante, tener una buena actitud son cosas clave para la aceptación y desarrollo de cualquier desafío que se presente en la vida, cosa que en la vida siempre se presentará en cualquier momento sin previo aviso.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Fuente: > Claudio Quiñonez
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital