Cómo afrontar la ansiedad sin el uso de fármacos

El concepto de ansiedad, aunque indica que se trata de un mecanismo defensivo que sirve de alerta a nuestra mente ante situaciones de amenaza. Esto se logra movilizando al organismo y manteniéndolo alerta para actuar rápidamente frente a una situación de riesgo.

| 06 setiembre 2017 02:09 PM | Ciencia y Salud | 2.9k Lecturas
Cómo afrontar la ansiedad sin el uso de fármacos
Cómo afrontar la ansiedad sin el uso de fármacos
Por: Esther Salvador
2961

Es conocido como un problema para muchas personas, pues en caso de presentarse de forma alterada podría causar problemas de salud. Por ello se hace necesario controlar la ansiedad, para evitar dichos problemas.

Laansiedad permite la adaptabilidad del organismo a situaciones adversas, mejora nuestro rendimiento, la capacidad de anticipación y de respuesta. Sin embargo, al tornarse una emoción alterada puede llegar a incapacitarnos. Esto a partir de diversos factores que podrían desequilibrar el mecanismo adaptivo, normal y saludable con el que funciona naturalmente.

Las situaciones o acontecimientos de consecuencias graves, y que además exigen un gran esfuerzo de adaptabilidad, son uno de los factores que podrían alterar el sentimiento de ansiedad. Estos exigen tanto a nuestra mente como a nuestro cuerpo el realizar acciones desde una posición desfavorable, en la que a pesar de estar alerta podríamos fallar y causar un daño mayor.

Por esto se dice que la ansiedad pasa a ser una patología cuando se presenta de forma intensa y con frecuencia.Pues en lugar de actuar como un mecanismo adaptivo y bueno, bloquea nuestras capacidades y nos lleva a tomar decisiones o acciones que tendrán un resultado negativo. Estos sucesosinterfieren de esta forma con nuestra salud física y mental.

Cómo controlar la ansiedad

Dicho esto, cuando la ansiedad se convierte en un problema deben tomarse las medidas necesarias para controlar esta emoción transformada en patología. Esta puede ser tratada de forma natural y sencilla sin necesidad de optar por fármacos o tratamientos especiales que incluso podrían agravar la situación.

Para controlar la ansiedad es necesario saber el significado real de la misma, reconocer que esta debe percibirse como un mecanismo natural saludable. Además, es de gran importancia identificar los síntomas que podrías estar padeciendo a raíz de la ansiedad. Como todo problema de salud, esta suele pasar desapercibida debido al desconocimiento de los síntomas que es capaz de causar, los cuales influyen considerablemente en una vida sana. Algunos síntomas, como el aumento de la temperatura, el insomnio, las molestias digestivas y la taquicardia, podrían fácilmente ser generadores de otros problemas de salud.

Y es que la ansiedad es capaz de generar niveles de estrés que afectan nuestro rendimiento diario, causándonos incluso problemas como el mal aliento. Este puede convertirse en una molestia frecuente debido a la deshidratación que la alteración de la ansiedad produce en nuestra boca.

Dicho esto, a diferencia de otros efectos causados por la ansiedad, existen diversos métodos que responden al problema de cómo eliminar la halitosis o el mal aliento.Pero la realidad es que en lugar de recurrir a tratamientos bucales o remedios naturales que disminuyan el riesgo de padecer de halitosis, lo único que realmente erradicará este problema es eliminar la causa de la sequedad bucal.En este caso, la causa son los niveles de estrés causados por la ansiedad.

Analiza los problemas a su justa medida

De tal forma, para hacer frente a la ansiedadtambién es importante considerar la gravedad del problema cuidadosamente y reinterpretarlo.Al anticipar las consecuencias negativas de cualquier situación, el problema de ansiedad tiende a exagerarlas, lo que deriva en una mala toma de decisiones. Por esto se recomienda ser realistas y razonables con respecto al problema, considerando objetivamente si un resultado negativo afecta de forma directa todo nuestro entorno. Se debe verificar si realmente se trata de lo peor que podría pasar, y si en realidad es un problema que podemos solucionar.Pues en caso de no ser así, no valdría la pena afectar notablemente nuestra salud debido a una situación que tiene fácil solución, o que no puede ser resuelta.

Por esto también se aconseja desviar la atención de dicho problema en cuanto sea posible.Al querer anticiparnos a cualquier hecho y mantenernos alerta, también experimentamos sensaciones de cansancio y desperdiciamos recursos sin necesidad. Esto se resuelve pudiendo interpretar el problema como un desafío que podríamos superar y no como una amenaza que influirá sobre nuestro estado anímico constantemente. Esta reflexión te permitirá afrontar el problema con una mayor motivación, sin aumentar tus niveles de preocupación en todo momento.

Otra forma de hacer frente a la ansiedad es la práctica de técnicas de meditación o relajación. Ejemplos de estos son los ejercicios musculares progresivos, la respiración, la imaginación y la realización de actividades que permitan la calma de tu cuerpo y mente.Estos son capaces de reducir la activación fisiológica, permitiendo un mejor desenvolvimiento de los músculos que influyen con nuestro rendimiento. Esta es la razón por la que se recomienda hacer uso de estas técnicas todos los días, aún si no se sufre de ansiedad.

Pues así, al entrenar nuestra habilidades físicas y mentales dejamos fluir con mayor eficacia nuestro razonamiento, resolviendo más rápidamente cualquier tipo de problema o simplemente afrontando una situación con mejor actitud, lo cual permitirá que la ansiedad se desarrolle como un mecanismo saludable y no como una patología.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


Fuente: > Esther Salvador
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital