Combatiendo la depresión

Antes de tocar una guitarra, es necesario ajustar las cuerdas para obtener el sonido que deseamos, un mecanismo similar es el que utilizaría para recalibrar los patrones neuronales anormales y llevarlos a un estado saludable de estabilidad emocional.

Por Valeria Chuquimez | 11 abr 2018 |    
Combatiendo la depresión

La investigación se está llevando a cabo por un grupo de neurocientíficos australianos, en la Universidad de Monash, quienes planean usar por primera vez electrodos en el cuero cabelludo humano, si bien este tipo de pruebas ya se han estudiado antes, la estimulación nunca había sido tan específica.

Se realizaran una serie de pruebas que se encargarían de monitorear la actividad cerebral y proporcionar estimulación eléctrica personalizada, ya que cada paciente tiene una actividad neuronal distinta.

¿CÓMO FUNCIONA?

La estimulación eléctrica será administrada de manera directa en ciertas zonas del cerebro, la estimulación transcraneal será de corriente alterna (tACS) esta ayudará a normalizar las frecuencias cerebrales, al mismo tiempo se realizarán electroencefalografías que tienen como función monitorear la actividad eléctrica del cerebro durante el proceso.

Quizá nos puede sonar un poco arcaico y hasta doloroso el hecho de transmitir corriente al cerebro de alguien, puede recordarnos a los métodos inhumanos usados anteriormente para calmar a pacientes psiquiátricos, obviamente la diferencia es abismal ya que hay teconología de por medio. La importancia de esta técnica radica en la atención individual que recibirá cada paciente, al adaptar la intensidad de la corriente dependiendo de la lectura de la actividad cerebral de cada caso en particular. Si bien esto hace que el proceso sea un poco tedioso, lo hará también más exitoso.

PONERLO A PRUEBA

Durante los próximos nueve meses, el grupo llevara a cabo ensayos de manera segura y eficaz en 80 personas sanas, luego de un año aproximadamente, los ensayos se harán en personas con depresión.

Actualmente se llevan a cabos estudios parecidos en Alemania y Estados Unidos, estos se centran en la relación que existe entre la frecuencia cerebral que es emitida por las neuronas y los desórdenes mentales.

DIFICULTADES TÉCNICAS

Los descubrimientos hechos hasta ahora han sido emocionantes, sin embargo como se mencionó anteriormente el procedimiento requería de electroencefalografías para verificar la actividad del cerebro durante el procedimiento, he ahí el problema.

Estimular el cerebro mientras su actividad es registrada con las EEG es un desafío, debido a que la máquina de EEG además de monitorear el cerebro, también registra la corriente del estimulador, lo que hace que la actividad cerebral sea confusa y la lectura de la EEG sea inexacta.

La solución se encontró, y es la creación de un software y hardware específicamente diseñado para reducir esta falla en la lectura. Adicional a esto investigadores de la Universidad de Manchester en Reino Unido, también han desarrollado algoritmos que pueden eliminar parcialmente esta falla y continúan probando estos en experimentos de laboratorio.

LOS BENEFICIARIOS

Debemos aceptar el contexto en el que vivimos, una sociedad que se preocupa demasiado poco por la salud mental o bien subestima los desórdenes mentales. No es nada común escuchar a un padre decir que su hijo “necesita ir al psicólogo” porque si nos duele el estómago o la cabeza, vamos al doctor, si nos duelen las muelas, vamos al odontólogo, pero si nuestros pensamientos o emociones nos perturban ¿Vamos al psicólogo? Es importante saber que ir al psicólogo no es estar loco, es cuidar de nuestra salud. ¡Difundamos esa cultura!


    Valeria Chuquimez

    Valeria Chuquimez

    Redactora de contenidos
    Valeria Chuquimez comparte 35 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.