Alivio espiritual en épocas de declaración de impuestos

Por Monica Karal

Mientras los norteamericanos se apresuran a presentar sus declaraciones de impuestos este mes, muchos de nosotros sentimos que necesitamos tomar un descanso. Al pensar cómo llenar los formularios y calcular los valores, puede ser tentador distorsionar un poco las cifras para aferrarnos a unos pocos dólares ganados con esfuerzo, especialmente cuando algunas personas parecen que logran quedarse con ellos.

| 02 mayo 2017 11:05 AM | Ciencia y Salud | 3.7k Lecturas
Alivio espiritual en épocas de declaración de impuestos
Pagar impuestos
3730

Pero un amigo a quien respeto profundamente me mostró que hay otra forma de mirar este asunto. Una vez me dijo que siempre declara todos sus ingresos con la intención específica de pagar la parte que le corresponde de los impuestos. Tiene una ocupación no convencional, con ingresos impredecibles y, sin embargo, vive en la abundancia.

Cuando pensé en lo que me dijo, vi que tenía sentido. En lugar de sentirnos resentidos por “la voracidad de los impuestos”, podemos afirmar en oración que los funcionarios electos pueden expresar la inteligencia y honestidad que les pertenecen por ser hijos de la Mente divina, Dios. Esta es una forma efectiva de contribuir a asegurar la gestión honesta de los ingresos de los contribuyentes. La Biblia expresa este reconocimiento de la sabiduría y la guía de Dios: “Alégrense y gócense las naciones, porque juzgarás los pueblos con equidad, y pastorearás las naciones en la tierra” (Salmos 67:4). Muchos individuos de la Biblia percibieron continuamente esta influencia divina para el bien, como lo atestigua el siguiente pasaje: “Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder... porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas... Tú eres excelso sobre todos... En tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos” (1 Crónicas 29:11, 12).

Cuando miramos la vida desde este punto de vista espiritual, es más fácil ver que la guía de Jesús puede cambiar nuestra actitud respecto a demandas colectivas tales como los impuestos. Cuando necesitó dinero para pagar impuestos, dijo a su discípulo Pedro que lo tomara de la boca de un pez (véase Mateo 17:27), dando a entender que es divinamente natural hallar lo que necesitamos. Las épocas de declarar impuestos pueden ser una oportunidad de ver la provisión de Dios para nosotros en términos más espirituales. En lugar de pensar que nuestros ingresos son inciertos, podemos desafiar la forma de pensar limitada con la confianza de que nuestro divino Padre-Madre, a quien la Biblia describe como el Amor mismo, sustenta generosamente a Su creación. Mary Baker Eddy, fundadora del Monitor, escribió: “Dar no nos empobrece en el servicio de nuestro Hacedor, ni retener nos enriquece” (Ciencia y Salud con la Llave de las Escrituras, pág. 79).

Al desarrollar una actividad independiente, me ha dado cuenta de que aplicar estas ideas conduce a un creciente sentido de abundancia en todas las áreas de la vida. He llegado a ver “mis ingresos” como las ideas constructivas y la inspiración que vienen a mí de la Mente infinita por medio de la oración. Esta fuente inagotable jamás puede extinguirse. Al escuchar a estas ideas, he sido guiado a una actividad productiva y a oportunidades cada vez mejores.

Ampliando el abrazo afectuoso de nuestras oraciones para que incluya a todas las naciones y sus contribuyentes, podemos apoyar la integridad de los líderes políticos mediante la oración que reconoce su espiritualidad y su inclinación natural a reflejar la integridad, inteligencia y honestidad de su Creador, la Mente única. Dios está desarrollando un plan bueno para todos los individuos del planeta. El mensaje divino de Dios, el Cristo, está siempre activo en la consciencia humana, y todos hemos sido creados para ser receptivos a esta sabiduría espiritual.

A medida que escuchemos y sigamos el plan de Dios, hallaremos que Él provee todo lo que necesitamos para poner en práctica ese plan. Alineando nuestro pensamiento con el Principio divino, Dios —expresando cualidades tales como honestidad, paciencia, bondad y amor—, experimentamos la protección completa de este Principio que todo lo abarca.

La abundancia de la totalidad de la bondad de Dios es nuestra. Ciencia y Salud afirma que la Vida y el Amor divinos “iluminan y sostienen el universo” (pág. 538). En lugar de sentirnos abrumados por los impuestos, podemos sentirnos plenos de gozo, sabiendo que somos los receptores de ese poder iluminador y sostenedor de la Vida y el Amor divinos.

Monica Karal escribe sobre el vínculo entre el pensamiento, la espiritualidad y la salud. Anteriormente era consejera en un albergue para mujeres, ahora es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana y profesional de la sanación Cristiano-Científica. Contacto: quebec@compub.org Twitter: @SanteQc

© 2017 The Christian Science Monitor. Usado con permiso.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Monica Karal es Comite de Publicacion de la Ciencia Cristiana y profesional de la sanacion Cristiano-Cientifica
Carmen Olivas

Carmen Olivas

Escribo sobre salud, bienestar y su relación con la espiritualidad. Colaboro como Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para Perú.

Comparto artículos desde una perspectiva espiritual.