Por qué suenan las cacerolas

El sur se ha levantado hoy para seguir protestando. Es una pena. Hubiese sido genial que se hubiese levantado para decir que la reconstrucción sí avanza. Pero está en pie de lucha con la frente en alto esperando el cumplimiento de promesas gubernamentales.

| 15 agosto 2009 12:08 AM | Cajón desastre | 720 Lecturas
Por qué suenan las cacerolas
Escuche el ruido de la calle, señor presidente.
Suenan por ti, García, para que oigas las voces del sur, y no sólo las de tus amigos.
720

Hace dos años, en la temprana noche de aquel 15 de agosto, un sismo remeció casi todo el país y dejó en escombros a varias ciudades. Fue una tragedia gigantesca: miles de damnificados, muertos, desaparecidos, llanto, pena y dolor, tristeza, destrucción.

Un día después, cuando la noticia daba varias vueltas al mundo, el presidente Alan García, con esa seguridad que tiene para prometer cosas, dijo que la reconstrucción del sur sería rápida y que todo sería mejor para los damnificados.

Desde entonces, las palabras del presidente han ido a parar a un cauce insospechado. Nadie sabe qué piensa ahora de sus promesas, pero todos sabemos que García es muy capo en eso de lavarse las manos y en eso de señalar que el culpable es el otro. Para salvarse el presidente García sería capaz de hacer como el protagonista del chiste aquel que, pescado en falta en un velorio, le echa la culpa al muerto

Sin embargo, a García nadie le cree ya, pues, los cacerolazos seguirán sonando hoy en señal de que el sur está de pie y exige que cumpla su palabra empeñada.

Un reportera de este diario, Sandra Martel, está en Pisco y ha visto rostros de niños tristes que viven aún en carpas también tristes; madres gestantes preocupadas porque los hospitales no están en las mejores condiciones; escolares nada felices que en clases se dan cuenta que el colegio necesita ayuda; fieles sin santuario del Señor de Luren.

La reportera ha visto calles e incluso plazuelas en la misma situación caótica que hace dos años; ha visto asentamientos humanos que gritan de impotencia con la esperanza de que el grito se oiga hasta Palacio, pero Palacio está sordo.

Ha visto que la cosa en el sur está peor que hace dos años, porque, hace dos años, días después de la tragedia, había la ilusión de que todo podía reconstruirse; pero ahora el sur tiene la sensación de que ha sido mecido por el gobierno. Los pobladores han visto solo fracasos y más fracasos, como el del Julio Favre, ex jefe del Forsur, que ahora cree que los ciudadanos no comprenden el trabajo que él hizo por ellos.

Han visto el fracaso del Ministerio de Vivienda que, según denuncias, fomenta junto a otras carteras, supuestas campañas sociales con “regalitos” incluidos para acallar las protestas, cuando lo que deben hacer es trabajar en serio para que ese plan de reconstrucción dé sus frutos

Los ciudadanos del sur no saben qué han hecho las autoridades con las donaciones que llegaron al país desde diversos puntos del mundo. ¿Qué han hecho con la solidaridad? El Perú quiere saber en qué se han gastado o se gastan los millones de las donaciones nacionales e internacionales. Presidente García, usted tiene mucho que decir.

Paco Moreno
pmoreno@diariolaprimeraperu.com

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario