No te rectifiques

Ya sabemos que Alan García no es Octavio Salazar, pero ¿será posible que alguien llame, a manera de orden, al presidente García para que “precise” ante la prensa qué quiso decir con eso que “tampoco hay que presentar (las acciones de los rezagos de Sendero) como si fueran una amenaza contra la democracia total”? En realidad, nadie lo sabe.

Por Diario La Primera | 08 ago 2009 |    
No te rectifiques
A todas luces, es una saludable coincidencia.
Vas bien, García, y ahora reúnete con Ollanta para ver cómo pueden combatir el narcotráfico. La pueden hacer linda.

Lo que sí se conoce, a decir de los analistas e investigadores más serios, es que existe gente cuyo interés mayor es mostrar a Sendero Luminoso como una verdadera amenaza para todo. Crear zozobra y meter miedo, para hacer creer que en cualquier momento Sendero puede estallar un coche-bomba en la cuadra.

No es casualidad, por ejemplo, que cierta prensa, siempre muy atenta a las declaraciones del presidente García, no haya dado ayer un despliegue merecido a las declaraciones del mandatario en su visita a Tacna.

La declaración de García sobre el ataque a un puesto policial a Huanta tuvo menos cobertura que los enredos del ministro Octavio Salazar para aclararse así mismo. ¿Después de las declaraciones de García, el ministro saldrá, otra vez, a “precisar” sus expresiones?

Hay gente interesada en mostrarnos el cuco de Sendero Luminoso armado, pues claro, esa gente, teniendo a Sendero vivo, pueden sindicar impunemente a opositores como cercanos al terrorismo e inventarle cosas y perseguirlos. El rebrote de Sendero favorece a la represión.

Buena voz
Tranquilos. A todas luces es saludable que el presidente García y el líder nacionalista Ollanta Humala hayan coincidido en que los rezagos de Sendero no son una amenaza para el país.

Es tan saludable que los dos, luego de esta coincidencia, pueden sentarse a la mesa para ver de qué manera se puede enfrentar victoriosamente a los remanentes senderistas que se han convertido en brazo armado del narcotráfico.

Juntos, gobierno y oposición, pueden aportar para terminar, por ejemplo, con la perversa complicidad de las autoridades policiales y militares en la introducción masiva de querosene y otros insumos al corazón del Vrae.

El presidente García suscribió ayer un contrato para electrificar la localidad de San José de Secce, (Santillana-Huanta, Ayacucho); lo cual significa la presencia activa del Estado en el pueblo donde el sábado fueron asesinados tres policías y dos mujeres.

¿Acaso hay que esperar ataques para este tipo de acciones?

Paco Moreno
pmoreno@diariolaprimeraperu.com


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.