La Meche prendida

Camino por la calles en busca de opiniones espontáneas de los policías de a pie. No diré por dónde porque en la Policía se sabe todo y las sanciones son fuertes; además, mis opinantes, obviamente, no quieren que sus nombres sean revelados.

Por Diario La Primera | 21 feb 2009 |    
La Meche prendida
García cree que hizo una gran jugada y que Cabanillas le dará más poder. Ya veremos.

—Mira, la entrada de Cabanillas al Ministerio significa que papá Alan ha vuelto a poner en manos del partido este sector que nunca quiso soltar. Lo de Hernani fue pura finta. ¿Quién crees que sacó a la doctora Pilar Mazzetti (la primera ministra de Interior, ex ministra de Toledo)?

—¿Quién?

—El APRA, pues, no te hagas. El APRA, como todos los partidos en el poder, no quiere soltar el ministerio.

—¿Por qué, tú como policía debes saber?

—La mamadera, pues, no seas inocente. Ya se sabrá que hará Cabanillas —dice el suboficial de aproximadamente 26 años de edad y desaparece en la calle golpeada duramente por el sol.

Fuerte como yo.

—En realidad, yo no sé cómo le irá a la doctora Cabanillas en el Ministerio. Ella ha dicho que va a reorganizar a la Policía y espero que le vaya muy bien en todo, porque esta Policía deja mucho que desear ¿Me estás grabando?

—No, claro que no.

—En realidad, a mí me han dicho que la Policía la maneja una cúpula de oficiales en actividad y en retiro. Me han contado que el ministro o ministra que entra tiene que llevarse bien con ellos, que es un poder muy grande. Dicen que Mazzetti no se llevaba con ellos.

—¿Y Alva Castro?

—Ese sí, pues, incluso esa gente (la cúpula) maneja todo lo que son ascensos, presupuestos, quién se va, quién se queda. Para mejorar a la Policía hay que poner orden a ese nivel.

—¿Tú crees que Meche lo hará?

—Yo confío en que sí, porque ella es mujer como yo: fuerte —dice la señorita policía y se compra un helado y lo disfruta a escondidas.


Soy policía, pero no sé nada

—Sí dice que usted es periodista debería identificarse antes de hacer preguntas tan delicadas.

(Le muestro me carné a este joven uniformado y gruñón y él dice: “Ah, LA PRIMERA, bueno yo no tengo el deber de responder”).

—¿Qué? ¿Sólo hablas para El Comercio?

—¿Cómo?

—Sólo quiero saber ¿cuál es tu opinión sobre el ingreso de Cabanillas al Ministerio del Interior?

—Estoy trabajando, por favor. Yo soy policía. No sé nada.


¿Quién es?

La veterana aprista Mercedes Cabanillas celebró ayer el Día de Fraternidad con el fajín que soñó todos los días desde que dejó el Ministerio de Educación durante ese desastroso primer gobierno de García. Los profesores apristas y sin títulos y sin preparación le debe mucho a Meche. Según denuncias, ella fue una de las principales promotoras de llenar el magisterio con gente aprista que se alucinaba profesor sin serlo. “Si estás conmigo y el APRA, serás maestro”, dicen que fue su lema.

El 3 de octubre de 1968, cuando aún era estudiante universitaria, se enfrentó Constitución en mano a los tanques del general Velasco Alvarado; pero después fue funcionaria del ministerio de Educación de aquella época.


Durísima

En el APRA, afirman que a Meche no le tiembla la mano, que es dura, durísima, recta, adusta. Lo ha demostrado en innumerables ocasiones. Fue ella, por ejemplo, quien le dio la estocada final a Ingrid Suárez, la contralora de Azángaro, después de haberla defendido tanto. Hay versiones que sostienen que si tiene al costado a un “compañero”, que está a punto de caerse y hacerla caer a ella, Meche lo empuja.

En Alfonso Ugarte afirman además que es atrevida y boca floja, pero obediente de García. De mirada perforante, es capaz de alzarle la voz hasta al mismo Yehude Simon en una reunión cualquiera. (Esperamos los consejos de ministros).

El posible que Cabanillas cumpla con el sueño de García: poner mano dura y más dura aún contra la oposición. García hace poco llamó a los policías a no tener miedo a usar sus armas; dijo, sobre el desalojo del bosque de Pómac, por ejemplo, ¿qué son dos muertos si hemos puesto autoridad? Cuidado, Meche, no se ensucie usted con sangre. Cuidado Meche, aclare, deslinde, con ese “traficante de terrenos” que dice ser su ahijado.

Paco Moreno

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.