Hablan Bieto y Rómulo

Nadie sabe qué piensa Rómulo León sobre Alberto Químper o Alberto Químper sobre Rómulo León; pero es seguro que los dos creen que la justicia peruana es una cojudez. Les llega eso del peso de la ley, creen que la justicia es sólo para los hombres y mujeres de bolsillos huérfanos, para los que están lejos del poder; saben que con ellos no es la cosa, que “todo se arregla, compadrito, todo”.

| 18 julio 2009 12:07 AM | Cajón desastre |2.6k Lecturas
Hablan Bieto y Rómulo
¿De qué hablarían los hombres del faenón si se juntaran violando sus generosos arrestos domiciliarios?
2625  

El ex ministro de Pesquería del primer gobierno de Alan García goza sin derecho de un arresto domiciliario y don Bieto se burla de todas las maneras posibles de ese derecho que la justicia le otorgó por su edad. Los principales acusados en el caso de corrupción de los petroaudios han hecho un gran negociado, pasando de puntillas en el proceso de corrupción más grave de este gobierno, mientras la justicia estaba atenta a otras cosas.

A estos dos señores, sin pelos ni escrúpulos, les gusta tanto el cinismo que, seguramente, todo es posible, se les ha pasado por la mente juntarse en un punto neutral violando sus sendos arrestos domiciliarios. Ellos son capaces de todo.

Imaginen. León y Químper juntos otra vez matándose de la risa de todos, celebrando la hazaña de escaparse. Los dos juntos otra vez hablando como saben hacerlo; o sea, como en el sketch de televisión, pero de verdad.

—Hemos hecho un faenón, hermanito.

—Claro, don Bieto.

—Cómo saliste.

—Pareces nuevo en esto, comparito. Yo salgo dos veces por semana al hipódromo a ver mis caballos; también salgo con mi carro y hasta me paso la luz roja, como en mis mejores tiempos.

—Entonces es verdad lo que dicen, Bieto.

—Claro que es verdad o me quieres quitar el mérito. Yo mismo yo, tú crees que voy estar metido en mi casa como una rata, como un ratón, como un roedor. ¿Tú crees?

—Tranquilo, Bieto, que agarras carne.

—Ay, León, a veces, pareces un gatito —dice y calla. León lo mira y ríe.

—¿De qué te ríes, Rómulo? ¿Está nervioso?

—Nada, lo que pasa es que pareces un ratón en las fotos que te sacaron en el periódico.

—Ah, el fotógrafo ese, ya me las pagará. Pero los que me la tienen jurada son esos tíos de LA PRIMERA. Qué se creen, ah. Bueno, ya, ya, aclara, aclara, cómo es eso de que parezco un ratón.

—¿No has visto las fotos, Bieto? Sales con ese buzo o no sé que vaina, miras por aquí, miras por allá, caminas orondo, gordo, redondo y, cuando te pescan, intentas correr y te metes rápido a tu casa como un ratón a su guarida, y todavía lo miras al fotógrafo desde la puerta. (jajaja).

—“Ta mare”, Rómulo, ¿has venido a burlarte de mí o qué? ¿Si quieres, nos agarramos, ah?

—No, no, viejito, viejito lindo. Disculpa.

—Deja de hablar huevadas y dime cómo va tu caso.

—Bien, bien. Para que yo vuelva al penal está bien verde y si me levantan el arresto domiciliario, no hay problema. Como soy tan suertudo, seguramente, al mes matan a otro personaje de la farándula y mis amigos me sacan de nuevo.

—Sí, pues. Nosotros somos lo máximo, Romulito. Con nosotros la ley es pan comido.

—Pan con queso, Bieto.

—...

Paco Moreno
pmoreno@diariolaprimeraperu.com

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Diario La Primera ha escrito 125390 artículos. Únete a nosotros y escribe el tuyo.