Fiesta por los 50

Yo también soy de los que no gustan mucho de ponerse terno y corbata; pero hago el esfuerzo si hay que celebrar, por ejemplo, el cumpleaños de la Revolución Cubana (uno de enero de 1959). En terno y corbata entonces llego a la casa del embajador de Cuba en el Perú, Luis Delfín Pérez, porque ahí hay una fiesta.

| 20 diciembre 2008 12:12 AM | Cajón desastre | 621 Lecturas
Fiesta por los 50
Los poetas Antonio Cisneros, Arturo Corcuera, Reynaldo Naranjo e Hildebrando Pérez.
621

Me recibe el sonido de una canción maravillosa y bellas mujeres (las mujeres y la música de Cuba, las más bellas de mundo). El prejuicio puede empujar a ciertas personas a pensar que una recepción por el día de Cuba es exclusivo para los que creen en su revolución. No. Nada de eso. Además, este país maravilloso que es Cuba consigue amigos mientras el miserable de Bush consigue enemigos. Hacia 1950, Cuba tenía relaciones bilaterales con 40 países; ahora, a pesar de la campaña en contra, tiene amistad con 186 países y hace poco acaba de ingresar al Grupo de Río. Pero volvamos a la fiesta.

Esta reunión ha congregado a casi todo el mundo. Ahí está el ex ministro de Salud, Hernán Garrido-Lecca, más delgado que nunca pero picando un bocadito y otro bocadito más; sí, el popular “chalina colorida”. Está Marco Arrunátegui, el ex candidato presidencial (no recuerdo por qué partido), a quien le llovieron tantas denuncias que si nos ponemos a mencionarlas malogramos la fiesta. Mejor vamos a otro lado. Ahí está Javier Diez Canseco sacándose una foto con el tribuno Javier Valle-Riestra; ahí se ve a Rolando Breña, con su inmensa sonrisa, orgulloso de su columna sobre los zapatos voladores antibush; por ahí anda otro y otro y otro político, cuyos nombres dejo que se me escapen. Hay tanta alegría en esta recepción que veo sonreír al pétreo Alberto Moreno de Patria Roja.

Por ahí anda también Gustavo Espinoza Montesinos corriendo para una foto con el gran comandante-guerrillero-poeta-embajador Tomás Borge, mirada seria y frente siempre en alto. Hasta las cámaras fotográficas admiran a Borge.

De pronto llega Ollanta Humala y captura la atención de la gente pero él también quiere una foto con Borge. Clic, clic.

Me dicen que el premier Yehude Simon ha llegado ya y los fotógrafos se preparan para el encuentro Ollanta-Simon; pero el líder opositor y el premier no se saludan, aunque están cerca y la radio, que siempre está cerca de uno, anuncia un próximo encuentro aún sin fecha entre los dos. La gente espera que el embajador Delfín hable. Mas Yehude habla primero: agradezco en nombre del Perú la solidaridad de Cuba tras el terremoto del sur chico. Del Perú hacia Cuba hay cariño y solidaridad. Continuaremos fortaleciendo la cooperación, para lo cual viajaremos junto con algunos ministros al país caribeño. García lo oiga.

Esta tarde el sol está demasiado alegre y calienta tanto bajo el enorme toldo colocado sobre el jardín, dicen que por un efecto invernadero en pequeño, que voy por el séptimo jugo de naranja con hielo. ¿No había trago? Pero claro que sí hay trago: el ron cubano en todas sus facetas y marcas; el vino en su punto; el mojito, grato y fresquísimo trago de ron, harto limón, azúcar, agua, hielo y hierbabuena; y muchos etcéteras.

El embajador es breve y claro: Con mucho orgullo la revolución cumple 50 años y existen personas a quienes no les gusta nuestra revolución; pero hay muchas personas más que la quieren. A pesar de todo, inclusive de los tres huracanes, Cuba va bien. Tiene ahora una economía sólida y consigue más amigos… El embajador lanza algunas cifras de crecimiento (más de tres por ciento pese a sufrir diez mil millones de dólares ven daños) y dice otras cosas más y termina con un: “¡Viva Cuba!, y el eco de la gente es impresionante.

Vaya los poetas
Esta fiesta también es un encuentro de poetas. Tan elegantes y felices se ven estos hombres de letras que a uno le dan ganas de juntarlos para hacerles una foto, y eso justamente es lo que hacemos. Antonio Cisneros, Arturo Corcuera, Hildebrando Pérez, Reynaldo Naranjo. Quisimos llamar a otros vates pero estaban en otra cosa, riendo, hablando, comiendo. Winston Orrillo, por ejemplo, conversaba tan concentrado que no lo molestamos.

Antonio Cisneros siempre directo-punzante-irónico-poeta; Arturo Corcuera anuncia para el 2009 un libro sobre el amor desde de la visión de alguien que goza y se deleita y no sufre o llora, y me regala un poema (pero no de aquel libro); Hildebrando Pérez, feliz con el homenaje a César Vallejo en la revista Martí, dice que el próximo homenajeado será (adivinen) Antonio Cisneros y otro más (ya se sabrá); y Reynaldo Naranjo, siempre sonriente, sigue en lo suyo que es el maravilloso juego con las palabras. Me cuentan que Naranjo fue un gran titulero del diario Expreso, y cuentan otras cosas pero lo dejamos ahÑ

La gente empieza a irse, la música sigue y yo leo el poema-regalo de Corcuera. Es sobre los zapatos voladores antibush, y le digo que hay que publicarlo en LA PRIMERA. Luego nos reímos pensando si Alan García tendría la misma agilidad que su aliado Bush para esquivar un zapatazo.

Por Paco Moreno

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD