El presidente quisiera que los reporteros que van a Palacio sean como su nueva contralora.

El presidente García ha inaugurado la mirada de desprecio 2009. Vilma Escalante, redactora de la sección política de este diario, relata que el mandatario, en su afán de no responderle, la miró sobre el hombro, giró su cabeza rápidamente y luego le dio la espalda, que debe ser como si alguien te cerrara el portón de una playa de estacionamiento en la cara. (Dicen de tantos encuentros y desencuentros, Vilma Escalante escribiría el libro “Alan y yo”).

| 24 enero 2009 12:01 AM | Cajón desastre | 1.1k Lecturas
El presidente quisiera que los reporteros que van a Palacio sean como su nueva contralora
Se niega a responder sobre su contralora controlada.
1148

¿Y por qué se portó así el presidente García, si es tan amistoso y sonriente con los amigos? Ocurre que Vilma Escalante le había preguntado sobre su amiga o la amiga de su amigo Rafael Rey: Ingrid Soraya Suárez, la contralora general de la República, la que firmaba documentos oficiales en el Ministerio de la Producción como ingeniera sin serlo. (Hay más, ver página iniciales)

La amiga de Rey es muy amiga de varios integrantes del Opus Dei. En el 2004, junto a José Lavandera del Opus, fundó la empresa Amerinco que quiso hacer un faenón con el Ministerio de la Producción cuando Soraya Suárez ya pertenecía al gabinete de asesores del Ministerio; pero el faenón no pasó por una alerta de conflicto de intereses. (En ese gabinete de asesores estuvo también Gonzalo López de Romaña, muy conocido y respetado en el Opus Dei). Cuidado, el Opus parece haber llegado a la Contraloría.

Sólo para recordar, de 120 postulantes a la Contraloría, Soraya fue la única candidata propuesta por un partido: Renovación Nacional y como eso era contraponerse a la lista de requisitos, el premier Yehude Simon aclaró el asunto con algo así como: Soraya no fue propuesta por un partido político sino por Rafael Rey, seguro dando por sentado que el soltero maduro es también partidariamente casto.

Por estas cosas, la nueva contralora se parece tanto al anterior, don Genaro Matute, quien llegó a ser jefe del ente fiscalizador sin tener título profesional. Se parecerán aún más cuando Soraya no fiscalice al entorno cercano al gobierno y, por presiones y amenazas, termine anunciando a la prensa que ha descubierto que cierto alcalde de un distrito remoto ha infringido las normas porque no tenía sello el contrato para la construcción de unas banquitas en una remota plaza pública.

Nunca cambian
Mirándolo en perspectiva, el debate en la comisión permanente del Congreso para elegir a Matute fue de película y muy parecido a la sesión para elegir a Soraya Suárez, quien va camino a ser la contralora controlada.

Viaje en el tiempo. Es el 25 de octubre de 2001 y la cosa está caliente. Se ha reunido la comisión permanente y la oposición quiere impedir la elección de Matute como nuevo contralor.

En esta sesión, los cuestionamientos a Matute son básicamente tres: carecer de título profesional (tenía uno de carácter profesional que le había dado ESAN); su amistad con el entonces presidente Alejandro Toledo, tan amigable él; y ser un candidato no elegido por consenso con la oposición, igual que Soraya.

Barba Caballero, amiguísimo de Rey, dice: “Si Lourdes Flores o Alan García hubiesen sido elegidos presidentes, hoy estaríamos, sin ninguna duda, eligiendo a un representante de la oposición como Contralor General de la República.” Gran visionario el querido Barba.

A su vez, el médico aprista Víctor Velarde argumenta: “El señor Matute no cumple con los requisitos legales para ejercitar el delicadísimo cargo de Contralor General de la República. Por lo tanto, vamos a pedir la revisión de la propuesta pertinente y que la oposición presente otra propuesta”. Vaya un aprista pensante. Meche Cabanillas, ¿por qué no sigue sus pasos?

Del Castillo
Plato fuerte. El legislador Jorge del Castillo, “Tío George” para sus sobrinos, da cátedra en la sesión. Mirada de desprecio para acá; mirada de desprecio para allá. Alza y baja la voz. Hace alarde de su sapiencia de cómo se eligen a los contralores de Francia, Colombia y pone énfasis en el caso argentino y pide un contralor de consenso con la oposición. “En Argentina, la oposición (…) puede proponer el candidato a contralor”, dice.

Luego ataca la constitución del 93 con saña. “Ésta es la Constitución fujimorista, que permite la elección a cargo de la Comisión Permanente, mediante votación simple. Así eligió Fujimori a sus amigos, a sus incondicionales…” ¿Dónde estuvo Del Castillo cuando estaban debatiendo la elección de Soraya? ¿Dónde está ahora?

Tenemos nueva contralora, una nueva versión de aquella historia. De modo que es como si nada hubiese pasado. Da lo mismo porque en realidad nunca hemos tenido un contralor auténtico o ¿sí? (Con Valentín Paniagua, dicen por ahí). Los presidentes de la República son los primeros beneficiados con los contralores que tenemos. ¿Recuerdan a García prometiendo en las elecciones que el nuevo contralor sería propuesto por la oposición? Hay que apuntar las promesas de García, para saber que va a hacer todo lo contrario.

Paco Moreno

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD