De ratas a “metetes”

Otra vez los petroaudios alborotan a las redacciones, otra vez los petroaudios lanzan voces y cifras y garabatean un Estado corrompido. Esto de los petroaudios o el chuponeo, que es tan viejo, se parece tanto a los vladivideos de los finales de los noventa, con la diferencia de que aún no abren la puerta de Palacio aunque ya la tocan.

Por Diario La Primera | 31 ene 2009 |    
Salen más patroaudios y García cree que no es con él.
García sigue en su afán de sacudirse aún más de su amiguísimo Rómulo León.

Más datos

Alan ya sabe

León y Químper hablan de César Gutiérrez de Petroperú. En esta conversación es un personaje notorio.

—León: ¿Sabes lo que me hizo el pendejo de Gutiérrez?.

—Químper: Sí, sÑ

—León: Estábamos leyendo en El Comercio la información y llego en la parte en la que dice que Petroperú y su socio Plus Petroleum Ferreieners tendrán una regalía y una sociedad de 15-85% … Puta que el noruega volteó y me quedó mirando. “¿Cómo?”, me dice.

—Químper: Nos cagó, ah…

—León: No, sí hermano, va a entrar (Atala) va a entrar ahí, lo voy a meter a Atala. Ya le dije al Presidente. Ya le conté a Alan, ya.

Es posible que el presidente García tema la salida de otros audios, pero lo disimula muy bien. Probablemente espera, seguro de que a él no lo tocará nadie. Es posible que esté seguro de que su voz ranchera no ha sido “chuponeada”, seguro de que los audios no lo comprometen a él.

Entonces, como quien pone el parche, habla de desterrar el “amiguetismo” que fomenta actos de corrupción, y entre líneas parece recriminar a Rómulo y Químper, por bocatanes. “Ya sabemos que hubo dos facinerosos que buscaban meterse en todo, dos bocones metetes, en cuando se enteraban de que había una obra en Madre de Dios decían ‘vamos a llamar a alguien conocido para embarcarlo en este tema y decir que nosotros podemos ayudar y cobrar por eso”, dice.

Luego, García afirma que los nuevos petroaudios son más de lo mismo porque “no aumentan lo que ya se conoce” y que está convencido de que detrás de los audios había un ánimo de destrucción del sistema político.

Así, el mandatario, que no por ser precavido vale por dos, busca asegurarse por todos lados e intenta también castigar a los periodistas que publiquen datos, documentos, audios conseguidos por una fuente de manera ilegal. Burda forma de asegurar que no se publiquen las pruebas de que su gobierno está rodeado de gente experta en faenones y negociados. Tan torpe fue, que tuvo que retroceder, pero esto no significa que no volverá a intentar silenciar a los periodistas.

Y los audios gritan
Mientras tanto, los audios se publican y demuestran la existencia de una red de corrupción dentro del Estado que ni Mauricio Mulder puede negarlo; que los amigos de Rómulo León ganaron adjudicaciones para transportar gas; que el legislador Miguel Guevara, ese aprista que junto a Rafael Yamashiro y Carlos Raffo, boicoteó la comisión petroaudios, es contacto de León. También cayó el biombo que cubría a Alfredo Barnechea, quien cuando García dejó la presidencia y estaba en París lo llamó “reo ausente”, mientras León se ufana no sólo de su vieja amistad con el presidente García sino de que ello le da poder para sacar a funcionarios del Estado.

Cuántas cosas más seguirán revelando los nuevos petroaudios, cuántos negocios y el presidente García seguirá en lo mismo. “Yo espero que la sanción sea drástica, severa y ejemplarizadora porque debemos desterrar absolutamente la corrupción”, dirá otra vez.

Cuándo se jodió la amistad
El periodista Gustavo Gorriti sostuvo hace una semana y unos días que es posible que el presidente García se haya enterado del “chuponeo” en mayo del 2007, y que encolerizado, carajeando a medio mundo con su vozarrón, se hubiera alejado del entorno del empresario dominicano Fortunato Canaán, como para no involucrase demasiado.

Todo es posible. Es posible, por ejemplo, que al haberse enterado del asunto, el mandatario se haya distanciado de su ex ministro de Pesquería, confidente y collera Rómulo León. “Aléjate de mí por un tiempo que no sabes hacerla”, le pudo haber dicho García a León.

—Pero, Alan, pero Alan, nooo. Recuerda nuestra amistad y quien te presentó a Del Castillo.

—Del Castillo, no. Aléjate o te llamo rata —pudo haber sido así la conversación final de los amigos íntimos.

La solución del misterio de los alcances de la amistad de García y León explicará muchas cosas. Algo brusco ha pasado entre ellos para que ahora estén distanciados. Algo ha pasado para que el presidente García intente probar su alejamiento de su gran amigo con cartas y documentos. ¿En qué momento se jodió esa amistad? ¿Será que no se jodió nunca?


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.