Por la boca muere

El demócrata Del Castillo estaría muy alegre si LA PRIMERA fuera clausurada. Bailaría de alegría y emoción, felicidad y gloria, y esto sería tan mediático que resucitaría “Jorgito del Zoncillo”, ese personaje cuyo recuerdo asoma cada vez que el ex premier abre la boca.

Por Diario La Primera | 27 jun 2009 |    
Por la boca muere
Intolerante, quiere acallar a LA PRIMERA.
Del Castillo se sacó la careta y quedó un dictadorcito de tira cómica.
Del Castillo no es ningún Zoncillo, por cierto, aunque las apariencias digan lo contrario. Es un aprista sin mística, derechizado y negociante, cuyo único ideal es el poder, el poder para el dinero.

Casi, casi, en el mismo tono que el presidente García usó cuando pidió que la Sunat actuara en el caso del Canal 5, Del Castillo pidió el Congreso que el ente fiscalizador averigüe las cuentas de nuestro matutino porque no entiende cómo podemos vivir después de que él y toda la maquinaria oficial decidieran discriminarnos con la publicidad de Estado y de sus empresarios amigos.

El intolerante por la boca muere, por más que reclame, cual letanía, su pasado de oposición democrática a la dictadura fujimorista. Como no puede imaginar que exista un diario exitoso cuyas únicas armas sean la independencia y la crítica, sin el favor del poder ni el del dinero, quiere que la Sunat lo intervenga.

Este aprista en algo se parece al premier Yehude Simon, por ejemplo, en esas ganas de ocupar el lugar que el presidente García desprestigia cada día más. Quiere ser presidente de República porque sabe que para serlo no se necesita gran cosa y se gana bien, sobre todo se gana bien.

Volvamos con Del Castillo, aunque García sea mi tema favorito. El ex premier vive con la ilusión de que algún día llegará el momento en que a él le digan: señor presidente y a su hijo, Miguelito, el hombrecito de TV, señor alcalde, y si para eso hay que callar a LA PRIMERA, pues allá va, cual resoplante búfalo.

Se parece a Simon en la ambición de poder y en la fidelidad al presidente García. Aunque, hay que ser francos, nadie como Simon para ser el escudero de un mandatario que, a golpe de errores, ha bajado tanto en las encuestas que puede irse del gobierno debiendo puntos.

Hablando de Simon, a quien siempre le gusta irse por la tangente. En plena interpelación sobre los responsables de Bagua y la intervención del Canal 5, sugirió que todo los políticos levanten su secreto bancario, medida para la pantalla, por cierto, que le cayó como un golpe de Kina a Del Castillo.

Sin embargo, Del Castillo sabe que si él levantara su secreto bancario no pasaría nada. Otra cosa sería si los familiares cercanos del ex premier y su entorno de amigos hicieran lo propio. Otra cosa sería. Uy, ahí sí, quizá, Del Castillo, el hombre que cree mandar a la Sunat, estaría en aprietos, graves aprietos.

Paco Moreno
pmoreno@diariolaprimeraperu.com

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.