Auxilio Pastor

Imaginen una improvisada rueda de prensa. Más de veinte periodistas han rodeado al ministro de Justicia, Aurelio Pastor. Todos los hombres y mujeres de prensa quieren lanzarle preguntas como piedras pero todos hablan a la vez y no oye nada, y, de pronto, sale una voz del grupo y aplana las otras voces. ¿Señor, ministro, cambiando de tema, me gustaría que usted nos dijera cuál fue la verdadera razón por la cual el desfile militar por Fiestas Patrias se ha cancelado?

Por Diario La Primera | 01 ago 2009 |    
Auxilio Pastor
García y el ministro despistado que lo servirá incondicionalmente.
Un ministro de Justicia a quien le queda grande el cargo.

Pastor no sabe qué decir. Calla, frunce el ceño, cierra los ojos casi chinos. Pie­nsa rápidamente: ¿Será que el presidente García ha dicho que la influenza AH1N1 no ha sido la causa principal para la cancelación del desfile? ¿Será que algún enemigo dijo que fue cancelada para evitar que el presidente García sea pifiado?

De pronto, con su voz de pito, dice: Es claro, señorita periodista, hay que prevenir a cómo dé lugar el contagio de la gripe AH1N1 que está haciendo tanto daño a nuestros niños y al gobierno…, y la periodista le lanza una repregunta y ¿por qué, señor ministro, si al gobierno le preocupa tanto los contagios, no hace lo posible para suspender los partidos de fútbol o los de vóley o los circos, los conciertos?

Pastor no sabe ya qué decir y calla, como si pidiera auxilio. Quiere oír otras preguntas de otros periodistas para usarlas como salvavidas, pero nada. Está ofuscado, tanto como cuando contradecía, aquella tarde del martes del 28 de julio en la puerta del Congreso, al Presidente de la República, quien minutos antes había anunciado a todo el Perú que el gobierno estaba construyendo un penal en la selva para los corruptos.

Hasta ahí la imaginación, aunque sigue librada a la imaginación la verdadera razón de que el desfile militar por Fiestas Patrias haya sido suspendido. Miremos a Pastor. Es algo muy curioso lo que le está pasando. Nadie duda de su viveza, de su locuacidad, que ha demostrado desde hace décadas, desde cuando era alumno del colegio Santa María de Fátima de Jesús María. Lo ha demostrado en las calles, plazas y en la avenida Alfonso Ugarte. Sin embargo, es demasiado el cargo de ministro para él que en estos tiempos no fue más que un duro hombre de choque del Partido Aprista. Una voz mordedora, como la de Mulder; una voz que sirve para atacar a quien ose criticar; una voz de hombre rudo, búfalo que le dicen, que salta para defender con todo al jefe (en este caso García); un militante apasionado que defiende al partido si el jefe se lo ordena; pero ¿todo esto es suficiente para ser ministro? Nidia Vílchez dice que sí; Javier Velásquez también dice que sí; ¿qué dirá de esto Javier Valle Riestra?

Algo esconde el nombramiento de Pastor en la cartera de Justicia. Pesan sobre él antecedentes graves como el de haber sido acusado de autoría intelectual de asesinatos. Empaña su currículo el haber sido expulsado del Partido Aprista por servir al fujimontesinismo en plena dictadura. Parece que García lo ha puesto en el Ministerio de Justicia porque sabe que Pastor le servirá. El problema está en saber para qué. Tranquilos, todo se sabe. Ya veremos. Por el momento hay que ver cómo queda aquella cárcel que Pastor dice que se está construyendo en Jaén. Se acerca una foto muy curiosa: Pastor y García jalando la pita de la placa de la cárcel que los une.

Paco Moreno
pmoreno@diariolaprimeraperu.com

Referencia
Auxilio Pastor

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.