Terror en Chosica por gran incendio

Un número aún no precisado de familias damnificadas y cuantiosas pérdidas materiales dejó el incendio de una fábrica de frazadas y colchones, iniciado la noche del viernes, que se propagó a viviendas vecinas y que, hasta el cierre de esta edición, aún intentaban sofocar del todo los bomberos en el asentamiento humano El Ayllu, en la zona de Cajamarquilla, del distrito de Lurigancho–Chosica.

| 17 febrero 2013 12:02 AM | Actualidad | 1.9k Lecturas
Terror en Chosica por gran incendio
Todo indica que la fábrica quemada era clandestina.
Siniestro comenzó cerca de la medianoche de ayer, y dejó gran número de familias damnificadas y daños materiales.
1918

El siniestro aterrorizó a los pobladores de las cercanías, pues las llamas comenzaron a avanzar sobre las casas del entorno de la fábrica.

Una de las afectadas indicó que, además de perder sus pertenencias, no pudo recuperar a sus animales, como conejos, patos y pollos, que críaba y vendía y consumía para su sustento diario, por lo que pidió apoyo solidario para recuperarse de la pérdida.

En tanto, las hermanas Isabel y María Chávez Farfán, refugiadas con otros damnificados en carpas con algunas de las pertenencias que pudieron recuperar, expresaron que el propietario de la fábrica no se ha comunicado hasta el momento con ellas.

“Necesitamos alimento, nos quedamos con ropa puesta y además falta agua por aquí”, expresaron al momento de pedir ayuda.

Otra vecina afirmó que “he tenido que sacar mis electrodomésticos y mis demás cosas porque las paredes de mi casa están a punto de caerse”; mientras que otro habitante del lugar reveló que “es la tercera vez que esta fábrica se incendia”.

TRABAJO DE BOMBEROS
Apenas comenzó el incendio, 25 unidades de la Compañía General del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Perú llegaron para apagar el siniestro y ayudar a los damnificados.

Al respecto, el comandante de los bomberos, Alberto Marticorena, afirmó que el lugar del incendio ocupa un área de entre ocho mil y diez mil metros cuadrados. Agregó que el grado del siniestro llegó al llamado “código 3” y para combatirlo fue necesario usar aguas de las cisternas, pues en el lugar no hay hidrantes ni otras fuentes de agua, ante lo cual fue necesario pedir apoyo a distritos vecinos.

El fuego no se extendió más allá de la periferia del área de la fábrica por la acción de las unidades de bomberos que cubrieron los cuatro costados para evitar su expansión. Con el transcurso de las horas llegaron 20 unidades para reforzar la tarea.

Más tarde, el vicecomandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, Jorge Vera Corrales, estimó que el incendio sería sofocado en dos días, debido a su magnitud y la falta de agua. “Se trata de tres mil metros cuadrados de material celulósico, entre algodón, lana y material reciclado para el relleno de colchones. Una gran cantidad del material está ardiendo”, sostuvo.

SEDAPAL ACLARA
En respuesta a las demandas por falta de agua, la jefa de relaciones públicas del Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima (Sedapal), Cecilia Nieto, afirmó que la zona no es administrada por la empresa estatal, debido a que “no hay redes de agua potable y alcantarillado y recién a fin de año se inicia un proyecto para dar agua a todos los asentamientos humanos, como Nevería, Cajamarquilla y Cerro Camote”.

Explicó que por esta razón no hay hidrantes en la zona de Cajamarquilla. Sin embargo, reveló que como acción de contingencia, fueron activados dos grifos y un pozo de agua en Nevería, a dos kilómetros de la zona. Agregó que Sedapal tiene un convenio con las cisternas que brindan agua para apoyarlas en casos de emergencia.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD