Tejen para recordar a los desaparecidos

Por primera vez en Lima se realizó ayer una tejida colectiva, que busca elaborar una chalina gigante en honor a los peruanos desaparecidos durante la época de violencia interna.

Por Diario La Primera | 18 jul 2010 |    
Tejen para recordar a los desaparecidos
No los olvidan, pero el Estado aún no resarce a los deudos de las víctimas.

Más datos

DETALLE

Para el psicoanalista Jorge Bruce, es importante estas sesiones de tejido porque se crean “espacios de reparación colectiva”. El Perú es el segundo país con mayor número de desaparecidos en América Latina. En nuestro país existen registros de 15 mil personas desaparecidas durante la época de violencia interna. Sólo Guatemala nos supera con 40 mil.

Decenas de personas cuyos familiares desaparecieron durante la época de violencia interna por la que atravesó nuestro país (1980-2000) participaron ayer del evento llamado “Tejido-tón”, convocado por la Coordinadora Nacional de Organizaciones Afectadas por la Violencia Política del Perú (Conavip), la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (Anfasep) y el Colectivo Desvela.

Los familiares, quienes llegaron a Lima esta semana desde diversas regiones para demandar al gobierno que entregue las prometidas reparaciones individuales, tejieron cada uno un fragmento de una chalina gigante, denominada “Chalina de la Esperanza”. En esa prenda quedan inscritos los nombres de sus desaparecidos. Es la primera vez que una tejida colectiva se realiza en Lima, donde existe un gran número de desplazados por la violencia interna, actividades similares se han realizado antes en Huamanga y Huanta (Ayacucho).

En ese evento, que se realizó en el local de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, también participaron limeños que expresaron su solidaridad tejiendo fragmentos de la “Chalina de la Solidaridad”, que será unida a la “Chalina de la Esperanza” para conformar una prenda kilométrica que será expuesta en el parque El Olivar de San Isidro en noviembre próximo.

“Las personas que tienen un desaparecido comienzan a tejer y al final bordan el nombre del ser querido que un día dejaron de ver. Cada persona elige el color de lana que le gusta y el punto que quiere. La idea es acompañarlos en su dolor”, indicó la periodista Paola Ugaz, integrante del Colectivo Desvela. “En muchos casos de desapariciones la justicia tarda y a veces ni siquiera llega, por eso en esta chalina rendimos honor a nuestros familiares para que nunca sean olvidados”, señaló Daniel Roca, presidente de la Conavip.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.