Talento creador

Cuando tenía 17 años Elías Gutiérrez era un joven ayacuchano amante de la música y al igual que sus padres y abuelos, se iniciaba en el mundo de la orfebrería, pero después de ser acusado falsamente de repartir volantes senderistas y sometido a crueles torturas por malos militares que le dejaron sin poder escuchar, su vida cambió.

| 17 junio 2012 12:06 AM | Actualidad | 1.5k Lecturas
Talento creador
Jhon Oyarce demuestra su arte en exposición hasta hoy en San Miguel.
Artesanos ayacuchanos exponen sus trabajos, fruto de la dedicación y el empeño por vencer la adversidad. Hasta hoy se presentan en Feria de San Miguel.
1558

Tuvo que olvidarse de sus aficiones favoritas: la guitarra y la marinera ayacuchana y dedicarse de lleno a la confección de joyas de piedras semi preciosas y cuarzos convirtiéndose en uno de los mas reconocidos de la región andina.

Ahora junto a otros paisanos, que muestran sus habilidades en artesanías, expone sus trabajos en la Feria Agroindustrial y Artesanal de Ayacucho, que se realiza hasta hoy, Día del Padre, en la cuadra 22 de la Av. La Marina (frente a Plaza San Miguel).

Pese a su discapacidad auditiva, que se volvió completa después de una operación a los oídos, Gutiérrez no se amilanó sino que sacó fuerzas de la adversidad y se matriculó en la Escuela Tecnológica Joaquín López Antay de Huamanga donde perfeccionó su técnica orfebre. Su dedicación a la lectura y a la confección de toda clase de joyas lo hizo merecedor de varias distinciones.

El orfebre que habla perfectamente y entiende leyendo los labios de sus clientes atiende con gran cortesía y con una sonrisa a todo el que se acerca.

FIGURAS DE HUESOS
En otro stand de la feria llama la atención las figuras de helicópteros, aviones, carros, carretas del lejano oeste, barcos piratas, ceniceros y otras piezas fabricadas con huesos de carnero. Su autor es Jhon Oyarce, otro ingenioso huamanguino quien es el único que trabaja con lo que todos desechan después de consumir su carne.

“En Ayacucho todos tenemos sangre de artesanos y músicos. Es así que a los 19 años se me ocurrió reciclar los huesos, lavándolos muy bien con un preparado especial y dándoles forma”, explica el artista.

Entre los ayacuchanos que han llegado con sus trabajos a Lima hay gente de Huamanga, Vilcashuamán, Quinua, Vinchos y Huanta. Están Carlos Sulca y sus clásicos retablos, Faustino Cabrera y sus bellos trabajos en cerámica “inspirados en vivencias de mi tierra”, Jacinta de Alejos y sus deliciosos dulces de balay.

También Zózima Murillo cuyo esposo fue desaparecido en la época de la violencia y cuyos restos nunca encontró. “Quedé con seis hijos, hemos luchado duro para poder tener ahora una panadería con chaplas, guaguas y toda clase de panes en Huamanga y que ahora ofrezco acá en Lima”.


Denis Merino
Redacción

Loading...


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD