Salió el Cristo Morado

La avenida Tacna estuvo abarrotada ayer de miles de fieles que se hicieron presente en la tradicional procesión del Señor de los Milagros, que partió desde la Iglesia de las Nazarenas hasta la Basílica Catedral, lugar donde pernoctó.

| 02 octubre 2011 12:10 AM | Actualidad | 3k Lecturas
Salió el Cristo Morado
Procesión del Señor de los Milagros comenzó ayer por principales calles del centro

Más datos

MINEDU
Capacitarán a líderes de municipios escolares

Las Direcciones Regionales de Educación, Unidades de Gestión Educativa Local y los Consejos Educativos Municipales podrán organizar cursos de capacitación para los integrantes de los Municipios Escolares para mejorar el nivel de la calidad educativa, según la Resolución Viceministerial Nº 0067-2011 del Ministerio de Educación. Todas las instancias podrán contar con el apoyo de instituciones públicas y privadas, así como de Organizaciones No Gubernamentales relacionadas a la temática educativa.
3031

La santa efigie fue cargada en hombros por los feligreses, recorriendo la avenida Emancipación para llegar a la puerta principal de la sede de la Hermandad, ubicada en el jirón Chancay. Allí, el monseñor Pedro Hidalgo Díaz dio unas palabras en tributo al Cristo Moreno.

“Cuántos hombres y mujeres se han sentido a través de ti, amados por Dios. Señor de los Milagros, tu hermandad aquí está presente, compuesta por hombres y mujeres con sus virtudes y con sus pecados pero con todo el amor hacia ti”, rezó Hidalgo.

En la misma sede, el también llamado Cristo de Pachacamilla recibió homenaje de los dirigentes de las 20 cuadrillas, grupos de sahumadoras y cantoras, hermanos honorarios y hermanos en general. La feligresía presenció el izamiento del Pabellón Nacional, tras ello se entonó el Himno Nacional y el nazareno.

Luego, la imagen del Señor de los Milagros fue trasladada por el jirón Callao hasta llegar al Jirón de la Unión, donde recibió otro homenaje. Esta vez de parte del Club de La Unión. Una vez culminado el acto, la santa imagen fue llevada por los jirones Huallaga y Carabaya hasta la puerta de la Catedral de Lima.

Fieles devotos
“La devoción por el Señor de los Milagros me fue inculcada desde muy pequeña por mis padres y vengo a la procesión desde 1987”, reveló a LA PRIMERA una integrante del grupo de las sahumadoras, Nelly Florentini. Para la devota, “su vida implica un milagro, pues he tenido que pasar muchas penurias para seguir viviendo hasta el día de hoy”.

Por su parte, Elizabeth Ara, otra sahumadora, reveló el motivo de su fe por el Señor de los Milagros. “Yo soy huérfano de padre y madre desde 1988. A partir de esa fecha, en mis sueños se me aparecía una persona que me ayudaba a cruzar una avenida, que no podía cruzar porque estaba lisiada. Era él. Estoy segurísima que era él”, contó Ara, quien hace dos años pertenece a las sahumadoras.

“Recién he podido cumplir mi promesa que hice cuando fallecieron mis padres. Ellos eran fieles creyentes, ahora me toca seguir sus pasos”, subrayó.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD