Peligro de desalojo

Ante la amenaza de desalojo para el proyecto de construcción de la vía expresa Línea Amarilla, los pobladores de 16 asentamientos humanos ubicados en la margen izquierda del río Rímac señalaron que solo muertos saldrán de sus casas, que con tanto sacrificio levantaron a lo largo de 50 años, y advirtieron que se podría producir un “baguazo” en Lima si se persiste en sacarlos del lugar.

Por Diario La Primera | 12 set 2010 |    
Peligro de desalojo
Llevan décadas en la zona y tendrán que dejarla.
Pobladores del margen izquierdo del río Rímac advierten que defenderán viviendas con sus vidas, ante pretensión de sacarlos para ejecutar proyecto Línea Amarilla.

Más datos

DETALLE

LA PRIMERA buscó la versión directa de los ejecutivos a cargo del programa Línea Amarilla, para comprobar si habrá desalojo o saber qué pasará con los posesionarios de las viviendas (muchas sin título de propiedad) de los asentamientos humanos Primero de Mayo y Dos de Mayo, sin embargo nos indicaron que la próxima semana podrían darnos una respuesta.

Son 200 mil familias, las que viven en la avenida Morales Duárez, entre el Cercado de Lima y el Callao, y que constituyeron los primeros pueblos jóvenes del centro capitalino. Un gran porcentaje de estas familias poseen títulos de propiedad mientras que otros son posesionarios de zonas como Primero de Mayo, José Gálvez, Chabuca Granda, Daniel Alcides Carrión, Tres de mayo, 9 de octubre y Villa María del Perpetuo Socorro entre otros.

Jenny Rubio, presidenta de la Asociación Vecinal Central de la Margen Izquierda del río Rímac, considero la intención de desalojarlos como un atentado y una falta de respeto por no haber efectuado una consulta. “Culpo de esta situación tanto al Municipio de Lima como a la empresa brasileña Constructora Oas Srl, ganadora de la buena pro de la licitación convocada por el concejo metropolitano”, afirma.

También detalla que, para tratar de acallarlos, han querido comprar conciencias: “proponen entregar 200 dólares por metro cuadrado a los que tienen titulo de propiedad y cinco mil dólares a los posesionarios, lo que es poco si se tiene en cuenta los esfuerzos de tantos años para levantar nuestras viviendas, muchas de las cuales son de material noble y cuentan con dos y hasta tres pisos. Acá se paga arbitrios y autoevalúo; no somos informales” refirió la dirigente, señalando numerosas viviendas en la zona que próximamente podría ser desalojada.

Sin ayuda
“Nunca ninguna autoridad ha venido a ayudarnos, algunos aparecían cuando había crecida del río y punto y ahora nos quieren botar; dicen que nos darán terrenos de 34 metros cuadrados en otro lugar. ¿Dónde está el derecho a la vivienda consagrado en la constitución?” se pregunta Rosa Quispe, fundadora del programa del Vaso de Leche en la zona.

También la ex regidora de Lima y defensora de las mujeres maltratadas, Rosa Dueñas, quien administra una casa de refugio en un asentamiento humano, calificó como un abuso el posible desalojo. “Con el esfuerzo de los pobladores se han levantado campos deportivos, locales comunales y refuerzos en las riberas del río, mientras que los alcaldes nos han tenido abandonados y sin preocuparse por nuestro nivel de vida, incluso hay un relleno para basura en plena comunidad, sin embargo no han tenido consideración para pedir nuestra opinión. No permitiremos que nos saquen de acá”, puntualizó.

Que cambien ordenanza
Los pobladores piden al alcalde Luis Castañeda que modifique la ordenanza municipal que permite el desalojo. Asimismo esperan la respuesta de una queja, en ese sentido, presentada a la Defensoría del Pueblo.

El proyecto vial Línea Amarilla uniría los puentes Huánuco, Balta, Trujillo y Santa Rosa incluyendo un túnel de tres kilómetros que correría debajo del lecho del Rímac. La empresa brasileña invertiría 575 millones de dólares y en 30 años de administración (cobrando peaje) recaudaría dos mil 500 millones de dólares. La misma empresa será también la concesionaria por 30 años de la operación y mantenimiento de la vía de evitamiento, desde la avenida Javier Prado hasta el intercambio con Eduardo de Habich en San Martín de Porres.

Para Bertha Gómez, presidente de la asociación vecinal central de la margen izquierda del río Rímac–Ademir, el proyecto Línea Amarilla generará un grave problema social, pues asegura que ni la empresa que ejecutaría el proyecto ni la comuna de Lima se han acercado a los vecinos de la zona para indagar sobre su situación.

“Ni la empresa (Lamsac) ni los funcionarios de la Municipalidad de Lima nos han informado, nada de nada. Nunca jamás han venido ha decirnos que sobre nuestras casas se construirá la Línea Amarilla. Nos hemos enterado después sobre este proyecto y hemos empezado a acercarnos a las autoridades porque esta obra no nos ha tomado en cuenta, ha vulnerado nuestros derechos”, asegura.

Denis Merino
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.