Obras que matan

Policía detuvo a 886 integrantes de seudo gremios de construcción civil extorsionando a empresarios. En lo que va del año, 20 dirigentes han muerto acribillados.

| 11 diciembre 2011 12:12 AM | Actualidad | 3.2k Lecturas
Obras que matan

Más datos

Comisión de Alto Nivel
El presidente del Consejo de Ministros, Salomón Lerner, recibió en octubre a representantes de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) para debatir un pliego de demandas, donde el principal pedido fue la inmediata creación de una comisión de alto nivel contra la violencia en el sector de construcción civil.

Ajustes de cuentas entre mafias
Luis Palomino Hurtado (a) “Cerebrito” era considerado un “taita” en el mundo del hampa. Fue fundador y cabecilla de la banda criminal más temida de la historia policial del país: “Los Destructores”, con varias muertes en su haber así como asaltos y secuestros.

Sin embargo, a pesar de ser temido por los propios delincuentes, fue asesinado sin miramientos por una de las mafias que extorsionan en las obras de construcción civil en Lima. “Cerebrito” trabajaba extorsionando pero fue victimado por tratar de adjudicarse una obra que le pertenecía a otro seudo sindicato.

3272

En Lima hay más de 2,300 construcciones, una mínima parte de lo que se proyecta para los próximos años, crecimiento que obligará a las autoridades policiales ha reforzar la vigilancia en una actividad en la que este año han sido asesinados 20 dirigentes sindicales, a manos de bandas que buscan apoderarse de las obras.

La División de Protección de Obras Civiles (Diproc) de la PNP ha desarticulado 31 bandas dedicadas a la extorsión desde que fue creada esta sección en febrero de 2010. Al mando del coronel Roberto Munaylla ha logrado controlar el asedio de esas organizaciones a los empresarios pero las extorsiones no siempre son denunciadas.

Dos de las zonas más difíciles de controlar para la Diproc son el Callao y San Martín de Porres, lugares donde se ha registrado la mayor cantidad de muertes.

Para el coronel Munaylla, el Callao “es una zona muy difícil porque las bandas que operan en esa zona se valen de grupos de trabajadores para presionar a los dueños de las obras.

En el año 2010 la policía detuvo a 1,995 delincuentes dedicados a la extorsión en obras y decomisó 213 vehículos, mientras que en el 2011 cayeron 886 integrantes de estas bandas junto a 95 vehículos. Asimismo se recuperó 34 armas de fuego, drogas y dinero.

“Los resultados son buenos, tenemos una labor de inteligencia dentro de las obras y patrullaje continuo pero para un delincuente que sale de la cárcel y no tiene dinero, le resulta más fácil amenazar por teléfono o enviar un correo electrónico amedrentando a los dueños de las obras, diciendo el nombre de sus hijos o en que colegio estudian”, señala el coronel Munaylla en entrevista con LA PRIMERA.

Explicó que muchas bandas delictivas han cambiado de “giro” debido a los avances tecnológicos (cámaras, alarmas silenciosas, etc), por lo que ahora tienen la mira en las obras de construcción.

FALSOS SINDICATOS
La policía está preocupada por la proliferación de seudo-sindicatos que se forman con el único objetivo de exigir puestos de trabajo y dinero a las constructoras. “Los extorsionadores se acercan a los empresarios para hacer sus pedidos bajo amenazas”, sostuvo Munaylla.

El oficial pidió a la Oficina de Registro Sindical del Ministerio de Trabajo información sobre cómo se formalizan los sindicatos y si estos están cumpliendo todos los requisitos de ley. “Sabemos que el integrar un sindicato es un derecho pero lo ideal, ante este panorama, sería que los exigencias fueran más rigurosos para evitar que (los delincuentes) se aprovechen de los gremios formales”, dijo Munaylla.

ALGUNOS CASOS
Herbert Mendoza Tenorio, Luis Quiroz Alguedas (a) “Negro Maldad”, José Nieto Justo José Leandro y Johnatan Cáceres Rivera fueron detenidos el 14 de junio de 2010 cuando extorsionaban al representante legal de la empresa Uzavalle SAC. Todos pertenecían a un “sindicato de construcción civil de Pueblo Libre”.

En octubre de 2010, la Diproc detuvo a una banda cuando extorsionaban a los propietarios de una obra en el balneario de Asia. En poder de los detenidos se encontró dinero y un auto del año que había sido robado a los empresarios.

Ante esta alarmante situación, los afectados demandan que todos los involucrados en el problema, es decir la Cámara Peruana de Comercio (Capeco), el Poder Judicial, el Ministerio de Trabajo y la Policía unan esfuerzos y frenen de una vez el accionar de estas bandas de delincuentes que fingen ser trabajadores para delinquir y que son permanentemente denunciados por la Federación de Trabajadores en Construcción Civil.


Alejandro Arteaga


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD