Máquinas que curan males

El ingeniero químico peruano Henry Angulo Cornejo, especializado en bioenergética, ha creado en México, país en el que radica, dos aparatos electrónicos que detectan y alivian determinados males.

| 30 setiembre 2012 12:09 AM | Actualidad | 6.6k Lecturas
Máquinas que curan males
Angulo ha creado una máquina que alivia o cura enfermedades como la depresión, migraña, circulación, alergias, soriasis, glaucoma, sinusitis, asma, artritis reumatoide y otras.
Crea profesional peruano que trabaja en México
6662

Egresado hace cerca de 25 años de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de San Marcos, diplomado en Bioenergética en un centro de estudios superiores de la ex Unión Soviética y con estudios de acupuntura en México, en los últimos años presta servicios de asesoría en el hospital “Centro Medico Nacional 20 de noviembre”.

El centro pertenece al Instituto de Salud para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en la capital mexicana y ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como uno de los principales del mundo.

Una de las máquinas de Angulo, que ha bautizado como DFotonic, fue presentada en el reciente VIII Congreso Mundial de Medicina Tradicional, Alternativa, Complementaria y Cuántica que se efectuó en una universidad limeña y que despertó no solo la curiosidad de los asistentes sino, además, interés por aprender su manejo y utilizarla en el tratamiento de pacientes.

El estudioso refiere que siempre sintió interés por la medicina y hace 20 años él y su hermano Hermes, ingeniero electrónico, proyectaron y crearon la maquina que denomina como bioenergética. Señala que aparatos similares fueron adquiridos en un primer momento por la Federación Peruana de Fútbol y por el Club Universitario de Deportes.

“Se nos ocurrió crear el aparato Siguiendo el método del Dr. Nakatami, un japonés estudioso de la medicina china que en los años 50 registró un total de 24 puntos en el cuerpo humano para la aplicación de terminales iso eléctricos que se conectan a la maquina, reemplazando en forma más efectiva a las agujas de la acupuntura”, explica.

DIAGNOSTICA Y CORRIGE
Bajo la premisa que los humanos somos seres eléctricos, Angulo explica que la maquina diagnostica el nivel energético de órganos como el corazón, pulmones, hígado, bazo, páncreas, intestinos, vesícula y vejiga, y, una vez programada, emite impulsos eléctricos correctivos.

“Nuestra maquina tiene tres funciones curativas. La primera llamada Zapper, creada por la científica australiana Hulda Clark, quien determino que al aplicarse por medio de dos electrodos corriente de nueve voltios al cuerpo se efectúa una desintoxicación iónica que mata parásitos, virus y bacterias”, agrega.

La segunda máquina, utilizada en Rusia, Francia, México y el Perú, es denominada cromoterapia, y usa el infrarrojo por medio de irradiaciones controladas y afirma que esas frecuencias alivian y en muchos casos curan inflamaciones, relajan y regeneran tejidos y curan dolencias como el acne. “La tercera es la electroestimulante que es usada mayormente en rehabilitación física, mal de articulaciones y cartílagos”.

MEDICINA CHINA
También dijo que en sus diagnósticos tiene en cuenta las enseñanzas de la milenaria medicina china, que relaciona el mal a cada órgano con diversas emociones. “Los pulmones con la tristeza, la melancolía; los riñones con el miedo y el hígado con la ira y cólera, entonces, aparte del tratamiento aplicado, tratamos de llegar a lo que causó la enfermedad, con bastante éxito”.

Angulo aclara que su método es parte de la llamada medicina complementaria y que no es excluyente sino que puede complementarse con otros tratamientos. “Particularmente hemos curado migrañas, depresiones, heridas varicosas y otras. En casos como cáncer y sida con pronósticos de vida corta, logramos alargar la vida de algunos pacientes y con una mejor calidad, lo que está documentado”, asegura.


Denis Merino
Redacción

Loading...


En este artículo: | | | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario