Mafia atenta contra área ecológica en La Libertad

A espaldas de cientos de alumnos de CESCA, CICEX, Computronic, la Universidad Peruana de Ciencias e Informática y otros institutos, Jorge Pazos Holder, propietario de ese conglomerado educativo, pretende traficar con cientos de hectáreas de un bosque ubicado en La Libertad.

| 24 agosto 2011 12:08 AM | Actualidad | 5.3k Lecturas
Mafia atenta contra área ecológica en La Libertad

Más datos

Los alumnos de CESCA, CICEX, Computronic, la Universidad Peruana de Ciencias e Informática y otros institutos no saben a qué tipo de empresario entregan mensualmente su dinero y le confían su porvenir.

Academias investigadas

- CESCA, CICEX, Computronic y otros institutos educativos están siendo investigados por mandato del Ministerio Público ante una denuncia por Lavado de Activos.

- Los padres de familia, los alumnos y los propios docentes de estos centros educativos deberían estar alertas.

- Este sería el mayor caso de lavado de dinero descubierto en los últimos años.

Riqueza natural

- El oasis de Cañoncillo está rodeado de dunas de formas caprichosas.

- Tiene un bosque de algarrobos con unas 100,000 plantas.

- Ese bosque constituye el hábitat de una sorprendente fauna silvestre.
5346

Una mafia encabezada por el cuestionado empresario Jorge Pazos Holder, intenta apropiarse de mil 300 hectáreas correspondientes al Bosque de Cañoncillo, ubicado en La Libertad, y declarado por el Estado como Área de Conservación Privada por su enorme valor ecológico.

Las maniobras de este personaje se iniciaron hace siete años para adueñarse de esta gigantesca extensión de terreno que desde 1980 pertenece a la Cooperativa Agraria de Usuarios Tecapa (C.A.U. Tecapa) y funciona en el distrito de San José, provincia de Pacasmayo.

Pazos Holder se hace pasar por un exitoso empresario que brinda educación a cientos de alumnos de bajos recursos económicos, pero oculta sus oscuras actividades delictivas como el tráfico de tierras y otros delitos por los que está siendo investigado por el Ministerio Público.

Los alumnos de CESCA, CICEX. Computronic, la Universidad Peruana de Ciencias e Informática y otros institutos no saben a qué tipo de empresario entregan mensualmente su dinero y le confían su porvenir.



ÁREA PROTEGIDA
La enorme extensión de terreno que pretende apoderarse ese personaje es conocida como el Bosque de Cañoncillo, una maravilla de la naturaleza que está ubicada en medio del desierto y puede ser considerado como un gran oasis rico en fauna y flora.

El 2004, el Ministerio de Agricultura declaró a la zona como Área de Conservación Privada para asegurar los procesos ecológicos evolutivos, así como para evitar la extinción de la flora y fauna silvestre, especialmente el algarrobo.

La resolución ministerial 0804-2004-AG encargó al entonces Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA) la emisión del Certificado de Área de Conservación Privada, así como la inscripción de las condiciones especiales de uso del predio en los registros públicos correspondientes.

El certificado emitido por el Estado le importó poco o nada a Pazos Holder. De ese modo, urdió la manera de apropiarse de esa enorme extensión del valioso terreno y convenció a un trabajador suyo, José Noé Pasapera Paredes, para que sea el brazo ejecutor de toda la maniobra.

FALSIFICACIÓN
En agosto de 2004 parecía que había logrado su objetivo. Se presentó ante el registrador público llevando un contrato de compra venta suscrito por su persona y Artemio Carrasco Goicochea, en supuesta representación del CAU Tecapa, mediante el cual se transferían las mil 310 hectáreas de la cooperativa a cambio de la absurda suma de 80 mil soles, es decir, a 62 soles la hectárea.

El contrato era falsificado y nunca había sido firmado por Carrasco Goicochea que no podía moverse de su cama a causa de una grave enfermedad que causó su muerte poco tiempo después, como luego manifestó su esposa.

En complicidad con su empleado Pasapera Paredes, Pazos Holder había falsificado el documento, pensando que Carrasco Goicochea era directivo del CAU Tecapa, pero se equivocó. Carrasco Goicochea no tenía ningún tipo de representatividad porque había sido destituido de la directiva 14 años antes.

El empresario educativo interpuso una demanda de otorgamiento de escritura pública contra Tecapa, sobre la venta del “Bosque del Cañoncillo”. Allí recién los socios de la cooperativa se enteraron de la maniobra y reaccionaron.

El presidente de la junta directiva, Sixto Armando Ventura Reyes, presentó una demanda penal por Delito contra la Fe Pública en la modalidad de falsificación de documentos ante el Ministerio Público en contra del empresario educativo y Pasapera Paredes.

Finalmente, el Juzgado Penal de Pacasmayo encontró culpables a los acusados y los sentenció a un año de prisión suspendida.

SEGUNDO INTENTO
Pazos Holder no quedó conforme y volvió a intentar la toma poco tiempo después. Tamaña extensión de terreno no se le podía escapar de las manos y en agosto de 2006 armó una nueva triquiñuela en complicidad con otro personaje.

Esta vez estableció una alianza con el propio gerente general de la CAU Tecapa, Jimmy Marco Quiroz Moncada, quien traicionó a toda la junta directiva y los socios, fraguando otros documentos.

La intención era hacer reconocer el anterior contrato suscrito en el 2004 cuando ya el propio Poder Judicial había determinado que era nulo e, incluso, había condenado a los responsables del fraude, es decir Pazos Holder y su empleado.

Quiroz Moncada falsificó tres actas de asamblea general en las que, supuestamente, los socios aprobaban la transferencia y le encargaban la representación legal para la suscripción de los documentos correspondientes a la transacción. Sin embargo, la verdad es que esas reuniones nunca se efectuaron.

MÁS MANIOBRAS
Las actas falsas fueron legalizadas por el notario público César Torres Gonzales, que las suscribió sin tener los libros a la vista, como lo denuncia el actual presidente de administración de la CAU Tecapa en la nueva acusación que presentó ante la Fiscalía Provincial de Pacasamayo.

“Nunca ha habido ni la menor intención de vender nuestro predio“, afirma Ventura Reyes en el documento que presentó ante el Ministerio Público.

Pero eso no es todo, Pazos Holder logró bloquear la ficha registral en la que está inscrita el terreno de El Cañoncillo, por una sospechosa documentación remitida por el Notario de Lima, Jaime Murguía Cavero.

Pazos Holder y Quiroz Moncada están procesados por Delito contra la Fe Pública en la modalidad de falsificación de documentos.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD