Ladrones de inteligencia

Estudiarán peligros de productos de consumo humano, como juguetes y útiles escolares, que podrían afectar el sistema nervioso de los niños y dañar su desarrollo intelectual

Por Diario La Primera | 08 ago 2010 |    
Ladrones de inteligencia
Escolares son propensos a daños ocasionados por objetos contaminantes.

Más datos

DETALLE

El presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec), Crisólogo Cáceres, saludó la iniciativa de la Digesa y el Grupo Gea, pero también solicitó sanciones más severas en el reglamento a los que comercializan productos con plomo. “Hay aretes que tienen plomo y están penetrando en la piel del niño que están absorbiéndolo desde temprana edad. Es fundamental que haya una erradicación gradual de productos con plomo”, dijo a LA PRIMERA.
La Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) y una organización no gubernamental iniciaron el estudio de químicos nocivos para el consumo humano y alertaron específicamente sobre los riesgos que poseen los productos fabricados con cadmio, mercurio y plomo, considerados “ladrones de inteligencia” por atacar el sistema nervioso central de su blanco preferido: los niños.

Son los menores de edad en etapa escolar, debido a su conducta muchas veces inconsciente, los más vulnerables a este peligro. Además, como es conocido, su sistema defensivo es mucho más débil que el de los adultos.

“El coeficiente intelectual de un niño se desarrolla en los primeros años. Si tiene contacto con estos químicos por vía oral o inhalatoria se va a ver afectado. Un niño es mellado en su desarrollo, en su sistema nervioso central y no va a desarrollarse intelectualmente como debería, ya que su defensa es mínima”, señaló la ingeniera Vilma Morales, coordinadora del área de protección de los recursos naturales flora y fauna de Digesa.

Asimismo, dicho estudio, cuyos resultados a finales de noviembre serán entregados al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), consistirá en analizar el comercio, uso y eliminación de metales pesados en productos de Latinoamérica, tales como juguetes de plástico, útiles escolares, cosméticos, pinturas, pilas, fluorescentes, termómetros, así como equipos eléctricos y electrónicos, y baterías. De esta manera se revelarán los efectos adversos que implican su uso en la salud y el medio ambiente.

Los niños se encuentran en peligro, por ejemplo, cuando ponen en contacto su boca con productos como la plastilina, juguetes de plástico, etc. Por eso, la Digesa y el Grupo Gea recomendaron una vigilancia y control de los juguetes, útiles de escritorio o útiles escolares que puedan contener cadmio, plomo y mercurio.

“No se trata de alarmar a la población. Hay que manejarlos de manera cautelosa, tener cierto cuidado con su uso, de manera diferenciada”, acotó Morales.

Por su parte, Marcos Alegre, director del centro de ecoeficiencia y responsabilidad social del Grupo Gea enfatizó que aparte de los niños, la madre gestante y, obviamente, el feto también están en peligro de contaminación.

“Hay un riesgo en la inteligencia y por eso son bien llamados ladrones de inteligencia. Cualquier dosis de contaminante químico en un niño es más severa. El otro grupo expuesto es el binomio materno infantil, porque, al estar expuesta la madre gestante a pinturas o baterías, el feto puede sufrir severos daños”, señaló el especialista.

Alegre, además, señaló que no sólo hay riesgos en el sistema nervioso sino también en el renal y hepático en los adultos.

“Hay diversas formas de ingreso del plomo al organismo: inhalación en el ambiente, ingestión y hasta simple contacto dérmico”, detalló Marcos Alegre.

Gustavo Alvarado

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.