La Prialé fue un infierno

Desde las nueve de la mañana de ayer, miles de conductores que se dirigían de Lima a Huachipa por la autopista Ramiro Prialé vivieron un verdadero infierno, soportando una larga cola de vehículos, pues el desperfecto mecánico de un camión a la salida de la ruta, en el inicio del puente Huachipa, causó una gran congestión de varias horas.

| 09 agosto 2009 12:08 AM | Actualidad | 1.3k Lecturas
La Prialé fue un infierno
Las autoridades del MTC no reaccionaron frente al embotellamiento vivido ayer.
Camión malogrado originó embotellamiento vehicular en puente Huachipa. Autoridades brillan por su ausencia y se comprobó mal manejo del orden vial.

Más datos

DETALLE

El problema tiene entre sus responsables al Ministerio de Transportes y Comunicaciones que dispuso que la vía Ramiro Prialé sea de un solo sentido en sus dos vías durante los fines de semana y feriados, para evitar congestionamientos, pero la medida no dio resultados, pues bastó un escollo adicional -un vehículo malogrado- para desatar un embotellamiento realmente impresionante.
1370

Las filas de vehículos, ligeros y pesados que pugnaban por cruzar el puente sin éxito alguno, se extendían a lo largo de 400 metros y el congestionamiento afectó a miles de transportistas. Las autoridades no se acercaron a brindar auxilio mecánico ni la policía envió con prontitud personal para solucionar la emergenci y la pesada unidad de transporte de carga no podía ser retirada de la vía para dar paso a los demás vehículos, sino hasta luego de más de 4 horas.

Las quejas de los conductores no tardaron en hacerse presentes, pues la mayoría de vehículos particulares que transitan la vía los fines de semana transportan a familias que optan por disfrutar de un paisaje natural y calmado en la zona este de la ciudad, sin embargo la pesadilla de la congestión malogró la jornada de descanso.

Desde el lugar de los hechos, Graciela Alcandré, quien viajaba junto a sus dos hijas, relató a LA PRIMERA que para cruzar un tramo de un kilómetro de largo demoró más de hora y media, debiendo además soportar las emisiones tóxicas de los vehículos pesados a su alrededor.

En el caso de Enrique Gonzales, otro chofer en plena congestión, la situación fue igual de molesta. “Los niños no entienden, se asustan cuando los demás conductores empiezan a tocar el claxon, lloran y ya imaginarán lo que es estar así y atrapado en la congestión tanto tiempo”, señaló, tras criticar a las autoridades, debido a que brillaron por su ausencia.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD