La cara de la indiferencia

Agua potable, vías de acceso, muros de contención y mejoras para su posta médica, son los principales pedidos que reclaman con urgencia los pobladores del asentamiento humano Ciudad de Gosen, zona conocida como Ticlio Chico, en Villa María del Triunfo.

Por Diario La Primera | 06 ago 2012 |    
La cara de la indiferencia
Otra vez el golpe del invierno.
TICLIO CHICO DE V.M.T. SE MUERE DE FRÍO Y RECLAMAN AGUA Y DESAGÜE

Más datos

ESPERANZA

Ticlio Chico ha crecido en número de habitantes, pero no en calidad de vida. La esperanza de los pobladores está en que el actual gobierno, con cuatro años de trabajo por delante, se acuerde de ellos.

Según los habitantes de esta zona de Lima, el lugar fue fundado aproximadamente hace 30 años y desde entonces están a la espera de que las autoridades les den una solución a sus problemas. El frío, dicen, es un gran problema, pero la indiferencia de los anteriores gobiernos lo es más.

AGUA Y DESAGÜE
Los moradores de las zonas más altas de este asentamiento consideran que además del acceso a servicios de salud, el contar con agua y desagüe también es de suma importancia porque les permitiría alimentarse y asearse sin riesgos de contaminación, por lo que estas acciones representan para ellos un lujo del que no pueden gozar en medio de los cerros helados y olvidados.

Debido a la falta de apoyo de los anteriores gobiernos, deben bajar al llano para recoger el agua que les durará al menos tres días. Quienes tienen depósitos pueden evitar el viaje al menos por una semana, pero otrosdeben subir a diario la quebrada con 3 ó 4 baldes a cuestas.

“El agua no llega. No tenemos desagüe tampoco, debemos utilizar silos, pero tenemos miedo porque eso puede provocar enfermedades. Nos dijeron que iban a hacer las conexiones gratuitas, pero hasta ahora nada”, indicó Haidé Santollo Flores, una de las moradoras del cerro.

VÍAS DE ACCESO
Ticlio Chico literalmente está aislado pues ningún vehículo puede subir. Los caminos son trochas lodosas por donde los habitantes se desplazan con temor. Escalar o transitar las pequeñas calles empapadas por las lluvias es un grave riesgo que algunos niños, de los más de 1500 que viven en esta zona, ya han sufrido.

Según explican, levantar sus casas de material noble es casi un sueño pues, pese a tener en algunos casos los medios necesarios, llevar los materiales necesarios para ello es imposible porque ningún vehículo puede llegar. Cargar ladrillos, fierros, cementos, etc., hasta la cima es una tarea irrealizable.

“No podemos traer nada porque los camiones no suben. Las únicas vías de ingreso al cerro son las escaleras que hace tiempo construyó la Municipalidad de Lima, pero nada más. No podemos tener pista sin tener muros de contención, y eso recién lo están haciendo” explicó otro vecino de la zona.

MEJORAS EN SALUD
El frío en el cerro es inclemente y por ello tanto niños como adultos mayores, suelen enfermarse. Los males respiratorios son cosa común aquí, sin embargo, la única posta médica con la que cuentan, no tiene los implementos para afrontar las emergencias.

En el centro de salud solo hay un doctor de medicina general, pero ningún especialista como pediatras o neumólogos, algo que necesitan con urgencia. Los niños reciben algunos medicamentos, pero nada que los sane prolongadamente.

“El galeno del establecimiento hace lo que puede, pero solo de lunes a sábado, de 8:00 a.m. a 2:00 p.m. Los domingos las puertas están cerradas y una emergencia puede ser fatal”, sostuvieron.


Roger Chuquín
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.