La agresividad de las mujeres es un duro revés al machismo

Cada vez es más evidente la liberación sexual femenina, pero ¿dónde está la masculina? La agresividad de las mujeres en el sexo es un duro revés al machismo.

Cada vez es más evidente el fenómeno de la agresividad sexual femenina, un empoderamiento que se presentó en Europa durante la década de los años 70 y que comenzó con los movimientos feministas. El drama sexual fue brutal y los hombres no supieron, y no saben todavía, cómo reaccionar ante la oleada de mujeres que, como nunca, por fin tenían control sobre su cuerpo.

| 09 octubre 2017 05:10 PM | Actualidad | 3.1k Lecturas
La agresividad de las mujeres es un duro revés al machismo
¿Cómo ser hombre sin ser macho?
Por: Luz Carmen Meraz
3144

Acostumbrarnos a esta nueva realidad de liberación sexual no es fácil. Hay quienes extrañan los roles anteriores, los que todavía no se dan cuenta de que el mundo ha cambiado y aquellos que se niegan a la modernidad erótica.

El poder masculino ya no está en el pene

Los primeros síntomas de este revés al machismo comenzaron a manifestarse con el incremento de casos de impotencia entre los hombres por causas psicológicas. El poder y la dominación masculina está mermado.

La idea del pene acosador y conquistador del hombre está pisoteada. Hoy el varón se siente en serios aprietos porque, ante la avalancha de teorías feministas que han enseñado a la mujer a reivindicarse, el varón tiene que empezar a crear un ser masculino no macho.

¿Cómo ser hombre sin ser macho? ¿Es posible? Estas preguntas todavía están sin respuesta. Los extremos masculinos se convierten en yugo. Y es que, todavía, solo hay de dos: eres macho o mandilón, no hay términos medios. ¡La carga cultural para el varón se ha vuelto inmensa!

El semental contra la mujer liberada

La creencia del macho semental perdura, pero ellas ya cambiaron. Así, la mujer está en plena liberación sexualmente pero, ¿y el hombre?. Si una mujer quiere sexo, no hay manera que el hombre pueda decirle que no. ¡Para eso es el hombre! Suena poco viril que diga que se siente cansado.

Los roles están dados y ellos no saben cómo manejar la situación. Cada vez más mujeres asumen su sexualidad sin tapujos, ahora son ellas las que siempre quieren y los hombres no pueden decir que no.

La cultura masculina se ha hecho a la idea de que el macho está siempre dispuesto y el hombre no sabe cómo reaccionar ante una situación contraria. Eso también es opresión sexual y nadie repara en ello porque ¡son hombres!

El hombre como objeto sexual

Cada vez es menos frecuente que el hombre a la caza de la mujer. Anteriormente tenían que recurrir a una serie de engaños para convencer a la mujer de tener sexo y eso les excitaba.

En esta era, la mujer ya no necesita caer en la trampa. Puede y quiere tener sexo por placer. No es la norma, también hay excepciones, pero la mujer ya no es la ovejita ante el lobo feroz.

En este sentido, ¿qué tiene que hacer el hombre? La respuesta va para ambos géneros. Tanto hombres como mujeres deben asumir su capacidad de decidir lo que quiere, cómo lo quiere y cuando lo quiere. Ellos no deben ser un pene erecto, eso los convierte en objeto.

¿Puede el hombre ser objeto? ¡Por supuesto! Es por ello que resulta fundamental que empiecen a generarse teorías masculinistas donde el hombre se asuma como hombre, no como macho. Es momento de decir no a cualquier estereotipo, tanto para mujeres como para hombres.

Por: @luzcameraz


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital