La de 2016, una Navidad triste

En las redes sociales, en los medios de comunicación, por las calles y en muchísimas familias hay una percepción generalizada de que 2016 ha sido un año devastador. Claro que hay excepciones en lo personal para algunos, pero tanto en lo económico como en lo político y social, ha habido diversos sacudones que hacen que las personas cada vez más expresen su descontento y desánimo: “2016, vete de una buena vez”.

| 28 diciembre 2016 11:12 AM | Actualidad | 2.9k Lecturas
La de 2016, una Navidad triste
2016, vete de una buena vez
Por: Mariana Del Rosal
2951

El dinero, ¿no es todo?

Golpeados por la crisis económica y las medidas de Maduro, el pueblo de Venezuela pasó una Navidad sin las tradicionales iluminaciones y decoraciones, y sin poder siquiera disfrutar de las tradicionales comidas navideñas, inalcanzables por la inflación que no cede.

Es cierto que para los creyentes, la Navidad debería tener un significado espiritual que excede los bienes materiales. Pero también es verdad que nada nos quita el dolor al ver la expresión de desilusión de un niño al que sus padres no han podido obsequiar con aquel juguete que esperó todo el año. Es cierto que las fiestas no deberían ser solamente una vorágine consumista, pero cuando ni siquiera se puede disfrutar de la compañía de toda la familia porque muchos de sus integrantes han emigrado huyendo de la crisis, es inevitable que aún la Navidad del optimista se torne triste.

Temor por lo que vendrá

El inesperado triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales en los Estados Unidos ha sido un balde de agua fría, no solamente para los norteamericanos opositores, sino para gran parte del mundo, que ve horrorizado el retroceso que podría implicar para las políticas internacionales, las negociaciones de paz, los acuerdos climáticos y muchas otras decisiones que, indirectamente, también los afectan.

La Primera

Las familias latinas que viven en suelo estadounidense por estos días se encuentran a la defensiva, atentos a las próximas medidas que, si se cumple lo que Trump prometió en campaña, podrían separarlas y dejarlas desprotegidas.

Además de la amenaza terrorista, más vigente que nunca con los recientes atentados en Europa, esta es otra de las razones que ha instalado en el imaginario popular la idea de 2016 como un año trágico.

La angustia de la época

Todas las Navidades suelen ser tristes para algunas personas. Diciembre es el mes del año con mayor tasa de suicidios, por más que muchos se tapen en los medios para evitar el “efecto contagio”. Lo cierto es que cuanto más se publicita la fecha como un momento para disfrutar de la compañía de nuestros seres queridos, más en evidencia quedan las faltas, las ausencias (transitorias o permanentes), las sillas vacías alrededor de la mesa.

Fin de año es vivido por muchos como un momento de balance, donde se sopesan los objetivos cumplidos y los que quedaron por cumplir. A veces nos ponemos demasiada presión y después no somos capaces de tolerarla.

Valorar los pequeños logros y rodearnos de las personas cercanas (aún cuando haya otros que nos falten) sería tal vez la clave para evitar la tristeza en época de fiestas.

Mariana del Rosal

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Mariana Del Rosal
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital