Kike Ferrari, el escritor del metro de Buenos Aires

Enrique Ferrari es un ciudadano argentino de cuarenta y cuatro años de edad. Hincha de River Plate y gran fanático del rock. Es el padre de tres niños, no tiene ningún tipo de formación profesional, trabaja limpiando los suelos del subterráneo de Buenos Aires y gana mucho menos dinero del que es necesario para vivir. Enrique es una es una persona poco menos que normal… y también un escritor excepcional reconocido en el mundo de la literatura.

| 20 enero 2017 02:01 PM | Actualidad | 4.9k Lecturas
Kike Ferrari, el escritor del metro de Buenos Aires
Kike Ferrari, el escritor del metro de Buenos Aires
Por: Alan Cachay
4904

Este hombre que a lo largo de su vida ha desempeñado oficios simples y ha sabido ser desde panadero hasta vendedor y también un entusiasta ilegal en tierras estadounidenses, cultivó su talento literario alimentándolo con el amor por lectura que experimentó desde su primer recuerdo. “Este regalo es importante, esto nos diferencia de los monos”, le dijo su padre cuando le obsequió su primera novela, Sandokán, del italiano Emilio Salgari, a la edad de ocho años.

Desde ese temprano recuerdo, Ferrari asegura que supo que consagraría su vida a la escritura. O se crearía otra para hacerlo. Y ha cumplido su promesa. Hoy podría decirse que Kike, como lo llaman todos quienes lo conocen, tiene una vida para escribir y otra para las labores mundanas. “Escribo cuando puedo y donde puedo. Aunque mi obsesión diurna es encontrar un momento para dormir”, admite en una entrevista, muy trasnochado a causa de las existencias paralelas de trabajador del metro bonaerense y escritor que lleva.

La Primera

Comenzó su ministerio literario en el año 2004 con “Operación Bukowski”, su opera prima. Desde ese momento Kike cuenta en su autoría con cinco novelas, dos libros de cuentos, varios ensayos y diez antologías. También ha sido distinguido con casi diez premios literarios en España y Francia. Paradójicamente, siendo tan valorado en el extranjero, las editoriales argentinas lo tienen fuera de su universo. Inexplicable. “No pienso en la literatura en términos de carrera, aunque a las once de la noche menos cuarto, quince minutos antes de ir a baldear los pisos, sueño con ganarme un premio internacional de literatura o que Spielberg quiera filmar uno de mis libros”, confiesa.

Alan Cachay

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Alan Cachay
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital